3 hábitos para llevar una alimentación equilibrada

¿Cómo saber si llevas una alimentación equilibrada? Hoy en día estamos constantemente bombardeados por todo tipo de informaciones sobre alimentación, nutrición y dietas.

Al tener demasiados estímulos y opciones sobre el tema, es normal tener las ideas un tanto confusas sobre qué camino alimentario escoger.

Como nutricionista, mi misión es la de darte todos los recursos y conocimientos para que te transformes en tu propio nutricionista, para que seas capaz de elegir los alimentos más apropiados para ti, crear tus propios menús disfrutando del don de la comida.

Para mí, la palabra dieta significa estilo de vida saludable. Es la base de una vida equilibrada y saludable y es una de las claves para alcanzar tu peso ideal.

Una alimentación equilibrada es una forma de alimentarse que tenga una correcta proporción entre todos los nutrientes necesarios para conseguir un estado nutricional óptimo.

¿Qué es un estado nutricional óptimo?

Un estado nutricional óptimo es aquel estado que permite:

  • Tener un aporte calórico suficiente para llevar a cabo todos los procesos metabólicos y fisiológicos.
  • Suministrar la cantidad suficiente de nutrientes para el correcto funcionamiento del organismo en todas sus funciones
  • Mantener o conseguir el peso ideal.

Para conseguir un estado nutricional óptimo, recuerda estas 3 sencillas reglas:

  1. Prefiere la calidad a la cantidad.
  2. Come de manera variada.
  3. Disfruta la comida.

Pautas para llevar una alimentación equilibrada

Prefiere la calidad a la cantidad

Esta primera regla es la base de una dieta y una alimentación equilibrada. Saber escoger los alimentos que nos aportan todos los nutrientes necesarios para que nos sintamos bien significa escoger alimentos de primera calidad.

No te creas que para ello tienes que hacer la compra en una tienda de productos biológicos o en tiendas muy especializadas difíciles de localizar.

Si eliges hacer la compra en uno de estos sitios mejor, pero puedes encontrar alimentos de calidad en casi todos los supermercados.

Y por comida de calidad me refiero a la elección de comida lo más natural posible. Hoy en día, entrando en cualquier supermercado puedes darte cuenta de que una gran parte de los productos son pre-cocinados, en latas, llenos de conservantes.

Alimentos procesados: alimentos congelados y alimentos en conserva

➡ Alimentos ecológicos y contaminación química de alimentos

¿Sabes por qué? Porque los ritmos de la sociedad en la que vivimos son muy rápidos y por eso, resulta cada vez más complicado encontrar tiempo para cocinar y para preparar una buena comida.

En un contexto así es muy fácil y seductor optar por comida rápida y de menor calidad.

➡ Consejos para cocinar de forma saludable

Mi marido es un experto en la compra de pizzas congeladas, refrescos, lasañas preconizadas y patatas chips. Él justifica sus compras diciendo que no tiene tiempo para cocinar y que, cuando está solo, este tipo de comida le resuelve el problema.

Uno de estos días, mientras él conducía, se encendió la el piloto del depósito del coche. Había que buscar una gasolinera. Estabamos muy cerca una que no tiene muy buena fama sobre la calidad de su gasolina. Mi marido, que es muy atento cuando se trata de cuidar al coche, no paró en aquella gasolinera sino que eligió seguir adelante unos kilómetros más y echar una gasolina de mejor calidad.

¡Qué gracia tiene!

Se preocupa de que el coche tenga la mejor gasolina pero a la hora de escoger la comida para sí mismo, elige la que menos calidad tiene. Para su cuerpo elige la gasolina de peor calidad.

¿Cómo puede ser esto? La respuesta está en la falta de conciencia. Él se da cuenta de que una gasolina mala no va bien para el coche porque puede comprobar de cómo sus prestaciones empeoran.

Pero no es tan consciente de que el tipo de comida procesada que él escoje, también bajan las suyas, porque el cuerpo se acostumbra tanto a lo bueno como a lo malo.

Hasta hace poco, no era consciente que aquellos dolores de cabeza, cansancio, somnolencia eran una consecuencia de la que comía.

➡ Cómo comer con conciencia y saber porqué comes

Elige la mejor gasolina para tu cuerpo comprando comida natural, no refinada ni industrial.

Cuando hablo de elegir calidad no me refiero a tener que comer algo que no te guste. Recuerda que la comida es un placer y te mereces tener este placer en tu vida.

Simplemente aprende un poco sobre los alimentos y sus propiedades, para que siempre sepas qué comprar, qué comer y cómo gestionar los excesos.

Cuida tu cuerpo con una alimentación equilibrada

Cómo incorporar alimentos de calidad en una dieta equilibrada

1- Incorpora carbohidratos complejos de absorción lenta a diario. Te estoy hablando de los cereales integrales – arroz integral, arroz negro, quínoa, mijo, trigo sarraceno, harina integral, pasta integral…

➡ Los múltiples beneficios de los cereales integrales para la salud

➡ Beneficios de 5 tipos de pan elaborados con cereales integrales

2- Evita el consumo de alimentos procesados (comida rápida y/o envasada).

➡ El impacto del consumo de comida basura sobre la salud

3- Deja de comprar bollería y si tienes ganas de un postre dulce de este estilo, hazte un bizcocho con ingredientes naturales.

➡ Ideas para preparar postres saludables

Receta: postre cremoso de arroz índico, plátano, yogur y chocolate

4- Sustituye todo lo que es precocinado. No creas que hace falta mucho tiempo para cocinar. A veces calentar algo precocinado nos lleva más tiempo que prepararnos un plato de pasta con ingredientes naturales.

5- Aumenta el consumo de legumbres: judías, garbanzos, lentejas o azukis.

➡ Las legumbres, un alimento rico en proteínas

6- Toma sólo grasas saludables. Encuentras grasas buenas en aceites vegetales (oliva extra virgen, sésamo, lino), en los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, anacardos y piñones), y en las semillas (chía, cáñamo, girasol, calabaza, sésamo y lino).

➡ La importancia de las grasas en la alimentación

➡ Propiedades y beneficios de los mejores frutos secos

Elimina las grasas saturadas o hidrogenadas que encuentras en las patatas chips, la bollería industrial, los dulces o los crackers.

7- Bebe 2 litros de agua al día (6 y 8 vasos de agua diarios). Cambia los refrescos por agua, agua con limón, tés o infusiones.

➡ Cómo beber agua cada día

➡ ¡Cuidado con los refrescos industriales!

➡ Las mejores infusiones para tu salud y bienestar

Si lo sé, estás a punto de preguntarme, Federica, ¿esto significa que no puedo comer nunca más una pizza congelada o aquellas magdalenas industriales que tanto me gustan?

Tranquilo, si de vez en cuando te comes una pizza congelada, no pasa nada; lo importante es que la regla general sea otra.

Para disfrutar de esas magdalenas, ¿necesitas en serio comértelas todos los días? Contéstame conscientemente. Si te gusta ir al cine, no necesitas ir todos los días para disfrutar de él, ¿verdad? ¿Qué cambia con las magdalenas?

A mí, me encanta beber mojito y no necesito tomármelo todos los días para disfrutarlo. Al revés, si me lo tomara todos los días, quizás ya no me gustara tanto.

Así que te repito: Come de todo eligiendo alimentos de calidad.

Si quieres darte un capricho, hazlo de vez en cuando, disfrútalo y luego vuelve a una alimentación de calidad.

alimentación equilibrada y cocina sana

Come de manera variada

Olvídate de comer sólo pechuguita de pollo a la plancha y ensalada.

Hay que tomar cada día, no sólo raciones de cada grupo de alimentos (hidratos de carbono, proteínas, grasas, fruta y verdura) sino que también tenemos que variarlos. Y esto es así porque ningún alimento en sí contiene todos los nutrientes que necesitamos.

Además, las toxinas y los contaminantes naturales se distribuyen en todos los grupos. Por esto, cuanto más variada sea la alimentación menor será la posibilidad de que se tomen cantidades prejudiciales de estas sustancias.

Inventa menús variados y prueba alimentos nuevos. De esta manera, a parte de disfrutar comiendo puedes disfrutar también de la cocina, convirtiendo este momento del día o la semana en un momento creativo de tu vida.

Disfruta la comida y hazlo con conciencia

Quizá te parezca algo raro pero no lo es. Disfrutar de la comida es fundamental en una alimentación sana, y es una de las claves para alcanzar tu peso ideal y mantenerlo en el tiempo de forma natural, fácil y serena.

Comer es uno de los mayores placeres de la vida y hay que disfrutarlo plenamente.

➡ Cómo se practica el mindfulness para alcanzar el bienestar

Ahora bien, es importante tener en cuenta que:

  • Disfrutar de la comida no significa comer mal.
  • Disfrutar de la comida significa que te gusta esa comida de calidad, tomándola en la cantidad adecuada y siendo consciente de que aparte de disfrutar del placer de comer, al mismo tiempo te estás cuidando.

¿Cuándo puedes disfrutar de la comida? Cuando estás conectado con el momento presente y utilizas los 5 sentidos plenamente.

  • Vive el momento presente y utiliza tus 5 sentidos. Mira la comida, siente su aroma, saborea su sabor y disfruta de su textura.
  • Céntrate en la comida cuando es el momento de hacerlo y el resto del día céntrate en lo que estás haciendo en cada momento.
  • Haz tuyo el paradigma “comer para vivir bien” y deja el “vivir para comer”.
  • Olvídate de la comida cuando no sea momento de comer.
  • Utiliza tus 5 sentidos en vivir plenamente lo que estés haciendo en cada momento.
    • Si estás trabajando, céntrate en el trabajo.
    • Si estás caminando, disfruta de caminar.
    • Si estás charlando con una amiga, disfruta de esa experiencia.

Imágenes de Shutterstock: Frutas y verduras en supermecado y Mujer cortando verdura en la cocina

Comentarios
  1. Norma Ortiz
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *