6 enfermedades de las piernas por mala circulación

En este artículo tratamos las enfermedades de las piernas por mala circulación, es decir, enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos: Arteriosclerosis de las piernas, Claudicación intermitente, Varices, Eritema nudoso, Púrpura de Scholein Henoch y Dermatofibroma.

En el próximo artículo, trataremos las enfermedades oseomusculares de las piernas, las que afectan a los huesos, las articulaciones, los músculos, etc.

Las piernas son una zona importante de nuestro cuerpo porque son las responsables de nuestros movimientos para andar, correr, saltar, desplazarnos y si fallan nos quedaríamos como paralíticos sin poder movernos.

Se componen de huesos como el fémur, la rótula, la tibia y el peroné, las articulaciones de la cadera, rodilla y tobillos, músculos, arterias, venas y nervios que debemos cuidar para que nuestras piernas funcionen bien.

Enfermedades por mala circulación en las piernas

Arteriosclerosis de las piernas

Se produce un endurecimiento de las arterias de las piernas con lesiones degenerativas provocadas por la acción lesiva de las placas de ateroma muchas veces acompañadas de neuropatías con sensibilidad disminuida de las piernas.

Se suele ocasionar por diabetes, obesidad, cifras altas de colesterol, hipertensión arterial y tabaquismo.

Los principales síntomas son dolor, fatiga y ardor o molestia en los músculos de las pantorrillas y de los pies que aparecen con el ejercicio y desaparecen con el reposo.

Si es grave presentan impotencia, dolores y calambres que empeoran por la noche y que mejora cuando se cuelgan las piernas sobre el lado de la cama. La piel se luce oscura y azul y se observan úlceras en las piernas que no sanan.

Al explorar las piernas se puede notar ausencia de pulso, disminución de la presión arterial de la pierna afectada y se auscultan soplos en la auscultación. El pie se vuelve pálido, frío y sudoroso.

Claudicación intermitente

Se trata de un dolor muscular intenso que aparece en las piernas a nivel de las pantorrillas o del muslo durante un paseo o tras ejercicio físico y desaparece al andar.

Se produce en personas mayores como consecuencia de la obstrucción de las arterias que nutren las extremidades provocadas por las lesiones originadas por las placas de ateromas que poco a poco se van agrandando en las paredes de las arterias y disminuyen su diámetro provocando una reducción del flujo sanguíneo al músculo durante el ejercicio.

Varices

Las varices se provocan por la insuficiencia crónica venosa, es decir, son venas hinchadas debido a una debilidad de las paredes vasculares que provocan una acumulación anormal de sangre que hace que las venas se ensanchen y dilaten de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie mucho tiempo.

Las causas de las varices pueden ser válvulas congénitamente defectuosas que impiden el retorno venoso normal por las piernas. También pueden deberse a una tromboflebitis, con trombos que dificultan la circulación venosa y el embarazo.

Los síntomas de las varices son pesadez de las piernas, hinchazón visible, edema, dolor, calambres y acorchamiento. En fases más avanzadas pueden aparecer úlceras venosas e incluso, dermatitis.

Varices: síntomas, causas

Eritema nudoso

Son unas manchas abultadas violetas y dolorosas que aparecen en la región pretibial de ambos miembros inferiores.

Las lesiones comienzan con una tumoraciones planas, duras, dolorosas y calientes de aproximadamente una pulgada de diámetro. Puede acompañarse de fiebre, dolores articulares e inflamación de la zona afectada.

Puede ser consecuencia de una infección tal como: la más común es por estreptococos, clamidia, coccidioidomicosis, hepatitis B, hispoplasmosis, leptospirosis, momonucleosis, micobacterias, micoplasma, sífilis, turalemia, tuberculosis y yersinia.

El eritema nudoso también puede ser provocado por los siguientes medicamentos: antibióticos, sulfonamidas, sulfonas, anticonceptivos orales y progestágenos.

Se trata con antiinflamatorios y analgésicos.

Púrpura de Scholein Henoch

Se trata de una vasculitis de vasos pequeños debida a la inflamación de los vasos sanguíneos. Es una enfermedad autoinmune que dura de 4 a 8 semanas y que cura sola sin tratamiento.

Afecta a los niños y se caracteriza por manchas violáceas en las extremidades inferiores y nalgas que son palpables. Es más frecuente en varones y suele producirse en primavera. Se suele acompañar de los siguientes trastornos:

  • Gastrointestinales como dolor abdominal intenso, que se desencadena tras la ingesta de alimentos debido al edema del intestino.
  • Renales como hematuria aislada o glomerulonefritis rápidamente progresiva con proteinuria. Algunas veces puede desencadenar una insuficiencia renal crónica.
  • Articulares como dolores articulares en las rodillas y tobillos debidos a la inflamación.

Dermatofibroma

Se trata de un nódulo de color rojizo y pardo que va creciendo lentamente y que suele aparecer en las piernas. No suele requerir tratamiento al ser un tumor benigno.

Medidas para combatir las enfermedades de las piernas por mala circulación

1- Alimentación adecuada

2- Evitar el sobrepeso que sobrecarga las piernas y genera varices y problemas de aterosclerosis.

3- Realizar ejercicio físico continuo: la natación, el pedaleo en bicicleta y la gimnasia favorecen la circulación de las piernas y, naturalmente, el sedentarismo las perjudica.

✅ La natación: el deporte estrella para la salud
✅ Los beneficios saludables del senderismo, caminar y andar en bicicleta
El impacto del sedentarismo en la salud

4- El tratamiento de hidroterapia de las piernas cuando se acompaña de cambios térmicos es muy efectiva. El calor y el frío, con ayuda de la actividad relajante del agua, tienen un gran efecto beneficioso sobre las piernas.

5- La compresión elástica de las piernas es eficaz para vencer las varices y ayudar a mejorar la mala circulación de las piernas.

6- No es conveniente calzar zapatos de tacón elevado ni ropa muy ceñida como fajas que comprimen la circulación de las piernas.

7- Es conveniente dormir y descansar con las piernas elevadas ya que ello ayuda a mejorar la mala circulación de las piernas.

8- Los fármacos y plantas medicinales venotónicas son adecuadas para las varices.

Fuentes

Imágenes de Shutterstock: Piernas de mujer y Varices

Comentarios
  1. Nancy
  2. Marazul
    • Paloma Pérez
    • Paloma Pérez del Pozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *