8 claves para llevar una vida sana

Es de sobra conocido que para llevar una vida sana es conveniente seguir una dieta mediterránea, alejarse de los fritos, del alcohol y del tabaco, hacer deporte… pero podemos cometer muchos errores pensando que estamos haciendo un buen trabajo para cuidar nuestro cuerpo y salud si no tenemos en cuenta algunos puntos.

¿Qué claves debemos tener en cuenta para llevar una vida sana?

1. Lee las etiquetas en el supermercado

Puede parecer una tontería, pero es muy probable que te sorprendas cuando veas la cantidad de grasas, azúcares y calorías de ciertos alimentos procesados que solemos echar al carro de la compra. Ten en cuenta que el cuerpo acumula grasa cuando se ingieren más calorías de las que necesita. Así que, ten cuidado con las calorías de los alimentos que compras así como son su contenido en grasas y azúcares.

Sigue el tablero Etiquetado de los alimentos de Alimenta tu bienestar en Pinterest.

2. Bebidas sin calorías ni azúcar

Esas bebidas con altas concentraciones de azúcar como los refrescos con sabores y limonadas industriales pueden tener hasta 200 calorías por vaso. Bebe siempre agua pura y si quieres darte un capricho, toma un refresco sin azúcar o mucho mejor, una infusión con limón.

3. Salsas calóricas

Hay muchas veces que decimos: hoy he cenado muy bien, he comido una ensalada. Sin embargo, cuando se desgranan las calorías de la ensalada puedes ver que cómo le has añadido una salsa césar -donde el 60% son grasas-, la ensalada pasa a tener alrededor de 800 calorías, o sea, lo mismo que comerte una hamburguesa con patatas fritas en una cadena de hamburguesas.

Así que, mira los ingredientes y calorías de las salsas que compras; muy buenas opciones para aderezar una ensalada son el vinagre, el limón, una cucharada de aceite de oliva, un poco de salsa de soja… huye de las mayonesas, kétchups, salsas de yogur, césar…

También puedes utilizar cualquier tipo de especias para cocinar ya que son muy saludables y una buena alternativa al consumo de sal.

4. Huye de los preparados de carne

Siempre es mejor elegir tanto pescado como carne natural y sin procesar. Si lees las etiquetas de los preparados de carne de la sección de congelados verás que algunos tan sólo llevan un 70% de carne, el resto son azúcares, emulgentes, conservantes y colorantes, además de un porcentaje de grasa muy elevado.

5. Aceite de oliva sí, pero con moderación

El aceite de oliva es muy bueno para la salud ya que tiene grasas monoinsaturadas buenas para cuidar nuestro sistema cardiovascular, pero debe consumirse con moderación. No olvides que es una grasa y que 1 gramo contiene 9 calorías.

Si pretendes mantener un bajo porcentaje de grasa corporal siguiendo una buena alimentación ten en cuenta que al emplear mucho aceite en la cocina puedes arruinar tu objetivo.

Intenta limitar el consumo de aceite diario a 30 gramos. Con una buena sartén antiadherente, un par de gotas y una espátula para el aceite, no se te pegará nada.

6. Haz ejercicio cardiovascular a diario

El andar rápido, correr, andar en bicicleta o practicar la natación son muy buenas opciones para realizar ejercicio a diario y por tu cuenta. Pero también existen otras opciones si quieres hacerlo con una buena rutina de entrenamiento y con garantías de estar haciéndolo bien. Por ejemplo, puedes contratar un entrenador personal en OnlinePersonaltrainer.

7. Sustituye el azúcar por edulcorantes naturales

El azúcar de mesa no es capaz de asimilarlo el cuerpo y va directamente a tus reservas de grasa, además de correr el riesgo de producir diabetes al segregar el cuerpo demasiada insulina por su ingesta.

Una buena opción es cambiarte a la estevia, un edulcorante natural, saludable y encima, 300 veces más potente que el azúcar.

8. Sáltate la dieta una vez a la semana

¿Y porqué no? También hay que disfrutar de vez en cuando, sobre todo si no estás habituado a llevar una alimentación saludable; saltártela al principio una vez por semana puede servirte para evitar la ansiedad y tu ánimo te lo agredecerá ayudando a que puedas seguir una buena alimentación el resto de la semana. Si cambias de una alimentación basada en grasas saturadas y dulces, puede ser duro al principio.

Y tú, ahora que sabes cómo mejorar tu alimentación, ¿a qué esperas para ponerlo en marcha? ¿Darías algún otro consejo que no está en la lista?

Comentarios
  1. German
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *