Actividad física, ejercicio físico y deporte no son lo mismo

A menudo utilizamos los términos actividad física, ejercicio físico y deporte indistintamente, como sinónimos unos de otros. Sin embargo, existen diferencias importantes que debemos conocer desde el punto de vista de la salud y el bienestar.

Actividad física

Bajo este término se define cualquier movimiento corporal, siempre que implique la participación activa de nuestros músculos. Por ejemplo, realizar las tareas del hogar, ir a hacer la compra, asearse, desplazarse caminando, subir escaleras…

Todas estas actividades físicas suponen un gasto de energía por encima del llamado metabolismo basal, que es la energía necesaria para realizar las funciones corporales básicas para mantenernos con vida.

A las personas que únicamente realizan este tipo de actividad física se les considera inactivas, por lo que para mantener y mejorar su estado de salud es importante animarlas a realizar algún tipo de ejercicio físico que mejore sus capacidades y funciones corporales.

Ejercicio físico

El ejercicio físico es un tipo específico de actividad física que se realiza con el objetivo de mejorar la forma física y la salud. Para diferenciarse de las actividades físicas y cumplir con su cometido, debe reunir ciertos requisitos, siendo los más importantes:

– Es planificado

Dependiendo del objetivo u objetivos que deseemos alcanzar, los ejercicios físicos deben elegirse y adaptarse cuidadosamente. Perder peso mediante la reducción de la grasa corporal, mejorar la coordinación, aumentar la fuerza, la velocidad, la resistencia cardiovascular… serían algunos de los objetivos que podemos proponernos conseguir mediante la ejecución planificada del ejercicio físico.

– Se realiza regularmente

El ejercicio físico, no puede considerarse como tal si tan sólo se practica de manera puntual, principalmente porque es imposible que de este modo se logren los objetivos propuestos. El mecanismo de adaptación de nuestro cuerpo exige estímulos repetitivos que le fuercen a realizar los cambios perseguidos.

– Requiere una duración e intensidad suficientes

Aunque existen sistemas de entrenamiento de alta intensidad de muy corta duración, podemos decir que, de manera general, el ejercicio físico debe realizarse de manera continuada durante al menos 20 minutos y con una intensidad suficiente. Definir un volumen e intensidad adecuados en cada fase del entrenamiento es parte de la planificación y un aspecto esencial para lograr el éxito. Variables como el tiempo, las repeticiones o las series a realizar de cada ejercicio definen el volumen, mientras que el peso a levantar, la velocidad de ejecución o el tiempo de descanso entre ejercicios nos ayudan a determinar la intensidad de los mismos.

– Es medible

Éste es un aspecto esencial del ejercicio físico. Si queremos lograr un objetivo, debemos poder medirlo. Llevar un registro de nuestro progreso resulta indispensable para adaptar el ejercicio en función del mismo, así como para mantenernos motivados.

actividad física y deporte

Deporte

El deporte tiene como principal objetivo la diversión y la competición. Muchos juegos, incluso algunos con mínimas necesidades de actividad física, como puede ser el ajedrez, son considerados deportes.

La práctica de deportes variados puede tener efectos beneficiosos para la salud y la forma física, pero también puede ocasionar problemas como lesiones, desequilibrios, sobreesfuerzos, etc. Por esta razón, habitualmente los deportistas complementan su práctica con la del ejercicio físico durante los entrenamientos.

Conclusión personal

Personalmente, son ya más de 30 años en los que me esfuerzo por mantener una excelente forma física mediante la práctica cotidiana de una gran variedad de ejercicios. Sin embargo, no me considero deportista, ni siquiera me suelen interesar las competiciones deportivas en general.

Desde mi punto de vista, no es necesario buscar la motivación en la competición y, de hecho, he visto a muchos excelentes deportistas abandonar la práctica deportiva tan pronto como no podían mantener un nivel lo suficientemente alto como para destacar en su disciplina.

Nuestra única pertenencia real, lo único que tenemos desde el mismo momento en que nacemos hasta nuestra muerte, es nuestro cuerpo. El placer de mantenerlo en las mejores condiciones posibles supera con creces el sacrificio necesario en la práctica del ejercicio físico y el mantenimiento de una dieta adecuada.

Es frágil e imperfecto, envejece y se enferma a menudo pero es siempre hermoso, enormemente agradecido y el resultado de nada menos que 3.500 millones de años de evolución. Todos disponemos de un cuerpo del que cuidar y del que sentirnos orgullosos, más increíble que la mejor tecnología desarrollada por el hombre. Allá donde nos encontremos, es siempre nuestro verdadero hogar. ¡Muévelo!, ¡muévete!

Comentarios
  1. Aurea
    • Luis Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *