Alimenta tu bienestar y salud con aloe

Todos, el que más o el que menos, hemos oído hablar de los beneficios del aloe para la salud. Es mucho más conocido por sus propiedades beneficiosas para la piel que por los beneficios que aporta al organismo cuando lo ingerimos.

El aloe contiene una alta cantidad de minerales (calcio, hierro, zinc, cobre, yodo, manganeso, fosforo, magnesio, potasio y sodio) polisacaridos, aminoácidos y es muy rico en vitaminas (B2, B6, B1, B12, C y A).

Se le atribuyen innumerables beneficios en diferentes afecciones por su propiedades anti-inflamatorias, cicatrizantes, bactericidas, calmantes, analgésicas, astringentes, anticoagulantes, tonificador y reconstituyente de la piel, regenerador de los tejidos, regenerador celular… ¿Sigo?

Se recomienda para quemaduras, alergias, poros dilatados, picaduras de insectos, hongos, estreñimiento, ulceras internas y externas, infecciones bacterianas, aftas, herpes, verrugas, hemorroides, psoriasis… y otras muchas.

Seguro que conoces a alguien que tiene la planta de aloe en su casa. ¡Quien sabe!, tal vez la tengas tú. En casa tenemos una pero, honestamente, no acudo a ella cuando lo necesito. Me es mucho más cómodo tener un bote de gel de aloe en el frigorífico y echar mano de él cada vez.

Beneficios y usos para tener una piel sana

Nosotros, en casa, le damos usos muy variados: cada vez que uno de mis hijos se da un golpe, le aplico gel de aloe en la zona incluso en roces y heridas; es muy refrescante y la zona afectada se recupera rápidamente.

Dado su efecto balsámico, también lo utilizamos como crema para después de la depilación, del afeitado o de tomar el sol; es la mejor manera de calmar la piel si se ha quemado y ayudar a su regeneración tras el daño solar.

Es ideal cuanto tienes zonas extremadamente resecas, donde la piel parece que va a a caer a trocitos, la zona de los codos, por ejemplo. Tras varias aplicaciones la piel pierde ese aspecto tan feo que tenía. Se puede aplicar al culito del bebé, especialmente cuando éste está irritado.

Y si queremos evitar esas arrugas prematuras que a algunos nos van saliendo ya, hay que aplicar el gel regularmente, además así se consigue que se retrasen las arrugas propias de la edad. Pero recuerda, el aloe es astringente, por lo que tienes que usar una crema hidratante.

Sus efectos antibacterianos, antifunguicidas y astringentes ayudan, con el uso diario y frecuente, a disminuir el tamaño de las verrugas hasta hacerlas desaparecer. Es también muy efectivo en casos de acné e, incluso, se utiliza en tratamientos de personas con psoriasis.

Otro uso está relacionado con el cabello. Su empleo con carácter regular reporta múltiples beneficios a la salud y aspecto de éste: lo fortalece y reduce la rotura del pelo, previene su caída, favorece el crecimiento y es efectivo en caso de dermatitis de contacto o exceso de caspa y/o grasa en el cuero cabelludo.

En todos estos casos, estamos hablando de una solución natural a situaciones en las que la mayoría nos hemos encontrado alguna vez.

Y tú, ¿conoces otras aplicaciones? Compártelas con nosotros, nos gustaría que nos lo contaras.

Beneficios para la salud del aloe bebible

El aloe bebible es también fuente de beneficios para nuestro organismo, especialmente por dentro, aunque también nuestra piel notará su consumo.

Tomar aloe habitualmente:

  • favorece la desintoxicación y depuración del organismo,
  • regula y normaliza el aparato digestivo,
  • mejora úlceras duodenales y estomacales y disminuye la acidez,
  • ayuda a reforzar el sistema inmunológico y a aumentar las defensas del organismo,
  • es un excelente regulador para problemas de estreñimiento gracias a la aloína que contiene,
  • tiene efecto antiinflamatorio,
  • regula el funcionamiento de la mucosa intestinal,
  • sus hormonas vegetales favorecen la cicatrización así como el crecimiento celular, por dentro y por fuera…

Como ves, tiene una infinidad de propiedades beneficiosas y, sin embargo, no es tan conocido como el uso del gel para la piel.

Yo tomo un gran vaso de agua con aloe bebible cada mañana en ayunas. Cuando siento que me pica la garganta y, antes de que la cosa vaya a más, tomo una cucharada de aloe puro, ¡mano de santo! Y también lo añado al agua que tomo a lo largo del día.

Y tú, ¿has tomado alguna vez aloe bebible? Cuéntanos tu experiencia.

Comentarios
  1. Piluka
    • Alimentatubienestar
  2. Yolanda
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *