Alimentos afrodisíacos ¿verdad o mito?

Una amiga y lectora del blog me preguntaba cuando escribí el artículo Café o té para activarte, si el té verde tiene propiedades afrodisíacas 😉 Esta cuestión me ha llevado a escribir hoy sobre los alimentos afrodisíacos. ¿Será cierto que los hay y que funcionan?

Si tienes una edad, es probable que conozcas el libro de la doctora Ochoa “200 preguntas sobre sexo”. En él se definen los afrodisíacos como “drogas o sustancias que producen, acrecientan o mantienen la excitación sexual”. Y añade que el primer afrodisíaco del que se tiene noticia consiste en el polvo extraído del pene disecado del cocodrilo y se utilizaba en el Antiguo Egipto.

Ya ves, el interés por el tema viene de atrás. Aunque entre estos alimentos encontramos algunos muy tradicionales en nuestra cultura, como la canela, la cebolla, el ajo, los mariscos o el chocolate, existen otros muchos -más o menos exóticos- provenientes de culturas más lejanas y que poco a poco se han ido introduciendo en la nuestra, como la soja o la aleta de tiburón.

Propiedades de los alimentos afrodisíacos

Entre los alimentos afrodisíacos que se mencionan en diferentes listas podemos encontrar las fresas, las frambuesas o las ciruelas, por ejemplo. Sobre estas frutas hablaremos en las siguientes entradas en el blog. Continuando con los alimentos depurativos y desintoxicantes, los próximos artículos se centrarán en frutas con altas propiedades en este sentido.

Y son, en realidad, las propiedades de los alimentos y las carencias que cada uno tenga los que afectan a nuestra libido sexual.

Por ejemplo, se dice que las frambuesas son afrodisíacas porque contribuyen a relajar los órganos sexuales femeninos y eso facilita el acto amoroso en el varón, o que las fresas estimulan de una manera directa las glándulas endocrinas y el sistema nervioso. En cualquier caso, ambas frutas son relajantes, adecuadas en situaciones de estrés, el cual puede estar afectando negativamente a la libido sexual.

Por eso, si quieres aumentar tu libido sexual tal vez debas primero pensar qué es lo que está interfiriendo en tu caso. Puede que estés estresado o que tengas las hormonas revueltas. En este caso es cuando el consumo de ostras puede tener efecto afrodisíaco 😉

Una característica común de muchos de los alimentos catalogados como afrodisíacos es que favorecen la circulación sanguínea y el transporte de oxígeno a los órganos de nuestro cuerpo, también a los sexuales. De ahí que el chocolate puro o el ajo sean considerados como alimentos afrodisíacos.

La carencia de algunas vitaminas como la E y la C tiene también su responsabilidad en este asunto, ya que la vitamina E actúa directamente sobre los órganos reproductores y la vitamina C en las glándulas endocrinas.

Mi conclusión es, pues, que es un mito que existan alimentos afrodisíacos. Existen carencias o situaciones específicas que debe cada uno cubrir con una nutrición adecuada para mantener un buen estado de salud general y, también, sexual. No obstante, si quieres leer una versión muy diferente sobre el mismo tema, te recomiendo que leas este artículo: Sensaciones de deseo.

El afrodisíaco más potente

No quiero terminar sin citar a Helen Kaplan, una reconocida terapeuta sexual.

Alimentos afrodisiacos, ¿verdad o mito?Personalmente no puedo decir que haya sentido en mi piel los efectos afrodisíacos de consumir  determinados alimentos. ¿Y tú?

¿Has sentido alguna vez los efectos de alimentos afrodisíacos?

Imagen de Shutterstock: Frutos rojos

Comentarios
  1. Luis Hernández Peña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *