Alimentos para la piel, los amigos y los enemigos

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano; es la barrera que protege y aísla al organismo del medio exterior así como un sistema de comunicación a través del sentido del tacto. El aspecto y salud de nuestra piel no depende únicamente de factores hereditarios, sino también y sobre todo, del cuidado que le dispensemos. Y este cuidado no se reduce exclusivamente al empleo de cremas, mascarillas y/o lociones; también existen alimentos que ayudan a tener una piel perfectamente nutrida y en buen estado de salud.

No hace mucho que he estado hojeando un libro de Txumari Alfaro titulado “La belleza entra por la boca”. En el libro se recogen recetas de diferentes cremas y mascarillas para la piel, cabello y uñas; nutritivas, hidratantes y enriquecedoras. Cualquiera de nosotros puede hacerlas en casa si dispone de los ingredientes.

Ahora bien, lo singular es que el resultado final de todas estas recetas, aunque mayoritariamente se apliquen en la zona afectada, es comestible. Alfaro parte de la base de que si existen alimentos que suben el colesterol, la tensión o el ácido úrico, por poner algunos ejemplos, igualmente existen alimentos que embellecen la piel y viceversa.

Alimentos enemigos de la piel

Su postura respecto a la leche es clara: la considera el peor enemigo de la piel, “por sus ácidos grasos y la intolerancia a la lactosa, causa frecuente de acné, eccema, dermatitis, picores, descamación, alergias…”. Y recuerda que los seres humanos somos los únicos animales que tomamos leche después del destete, y yo añado, leche de otro animal.

Además, para mantener una piel sana y joven es importante no tomar en exceso alimentos que nos oxidan, como los de origen animal o alimentos envasados.

Proteínas y antioxidantes para la piel

El agua es muy importante para mantener una buena hidratación de la piel. Puedes leer mi artículo sobre la importancia de beber agua para conocer los muchos beneficios que nos aporta.

Las proteínas son un constituyente básico de la piel. La principal proteína presente en nuestra piel es el colágeno; de hecho, es el componente más abundante de la piel (y de los huesos). Las arrugas o la disminución del relleno facial de la zona de los labios, pómulos o párpados tiene su origen en la falta de colágeno.

Las proteínas contenidas en las carnes son completas y tienen todos los aminoácidos esenciales para el cuerpo, lo que incluye la producción de colágeno. Los huevos también son una fuente de proteínas adecuadas para la piel.

Otra fuente de proteínas es la leche y sus derivados, pero a la vista de la opinión de Alfaro sobre la leche, mantengo mis reservas sobre su consumo con relación a la piel.

La piel necesita alimentos grasos para mantenerse tersa: ácidos grasos monoinsaturados, como el que se encuentra en el aceite de oliva o el aguacate, y ácidos grasos poliinsaturados, que podemos encontrar en frutos secos oleaginosos y el pescado (sobre todo el azul), que a su vez aporta proteínas necesarias para la formación de colágeno.

Los alimentos antioxidantes que favorecen la salud y belleza de la piel son aquellos ricos en vitaminas (como la A, B, C y E) y minerales como el selenio, el cinc o el hierro. Las vitaminas C y K tienen un papel muy importante en la formación de colágeno. Por lo tanto, todo tipo de frutas y verduras son indispensables para la salud de nuestra piel dado su contenido en vitaminas y minerales.

Y por supuesto, el sol es un factor importante en la salud y aspecto de nuestra piel. Todos los días del año debemos utilizar factor de protección solar, pero este tema queda para otro día.

Y tú, ¿cuidas tu piel a través de la alimentación o eres más de cremas?

Imagen Dos caras de la misma mujer de Shutterstock

Comentarios
  1. marisa
    • alimenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *