Artrosis y artritis: diferencias, síntomas y prevención

Artrosis y artritis son dos enfermedades comunes que en ocasiones se confunden.

Sus principales diferencias se recogen en esta infografía de Artricenter (Centro Médico de Enfermedades Reumáticas, México).

Diferencias entre artritis y artrosis

No obstante, vamos a ver una a una ambas enfermedades y sus principales caraterísticas.

La artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad que padecen personas jóvenes. Se trata de una enfermedad inflamatoria y dolorosa a nivel articular que se manifiesta en manos, rodillas, caderas, espalda y cuello.

Las enfermedades reumáticas forman un conjunto de enfermedades como la artritis reumatoidea, la espondilitis anquilosante, el lupus eritematoso, la esclerosis sistémica, la fibromialgia, la lumbalgia y la fatiga crónica.

Síntomas de la artritis reumatoide

  • Dolor constante o recurrente.
  • Rigidez matutina que dura una hora y se manifiesta por la mañana temprano.
  • Dificultad para utilizar o mover bien una articulación por la deformidad de la misma.
  • Calor y enrojecimiento de la piel alrededor de la inflamación.
  • Aparición de bultos dolorosos bajo la piel.
  • Cansancio y debilidad que se manifiestan desde las primeras horas del día.

Es frecuente en los enfermos de artritis reumatoide que se produzca anemia, úlcera de estómago, falta de proteínas y cierto grado de desnutrición.

La enfermedad empeora con una dieta rica en carnes y agrava las manifestaciones inflamatorias en las articulaciones.

Los enfermos que padecen artritis reumatoide presentan un índice elevado de anticuerpos frente a dos tipos de bacterias intestinales: escherichia coli y proteus mirabilis.

Pautas para prevenir la artritis reumatoidea

  • Mantener un peso corporal adecuado.
  • Tratamiento precoz de la infección de garganta.
  • Impedir las lesiones en las articulaciones.
  • Ejercicio físico para fortalecer los músculos y que rodean las articulaciones y los huesos.
  • Fisioterapia y masajes.
  • Hidroterapia y calor o hielo en la zona afectada.
  • Dormir bien durante 8-10 horas.
  • Evitar permanecer en una posición fija durante mucho tiempo y movimientos que perjudiquen las articulaciones afectadas.
  • Evitar el alcoholismo y tabaquismo en exceso.

Dieta aconsejada para la artritis reumatoidea

  1. Frutas y verduras: usar con prudencia los tomates, pimientos, patatas y berenjenas.
  2. Legumbres: reducen la inflamación y mejoran la evolución de la artritis reumatoide. La soja proporciona ácidos omega-3 similares a los del pescado con acción antiinflamatoria.
  3. Frutos secos: proporcionan ácidos grasos insaturados que reducen la inflamación de los enfermos con artritis. Las nueces son una fuente vegetal de ácido linoléico perteneciente a la serie omega-3 y con acciones antiinflamatorias.
  4. Cereales integrales: constituyen la base de la alimentación vegetariana que se recomienda consumir junto con las legumbres, las hortalizas y los frutos secos.
  5. Aceites vegetales: ricos en ácidos grasos poliinsaturados como los de soja, colza, pepita de uva y germen de trigo.
  6. Aceite de pescado: ejerce una ligera acción antiinflamatoria a partir de los 2 meses debido a la cantidad de ácidos grasos que contiene.
  7. Yogur: los yogures bio contienen lactobacilos vivos con buen resultado en la artritis reumatoide.
  8. Grosellas negras: las hojas y los frutos del grosellero frenan los procesos inflamatorios de las articulaciones y tienen una actividad antireumática.

Es conveniente reducir o eliminar el consumo de los siguientes alimentos:

  1. Carne: la carne, al contener una elevada proporción de ácido araquidónico, agrava la artritis reumatoide. La carne más perjudicial es la de cerdo, por lo que se aconseja a los enfermos con artritis reumatoide abstenerse de ella.
  2. Huevos: son el alimento más rico en ácido araquidónico después de la carne y el principal precursor de los eicosanoides.
  3. Leche: debido que los enfermos de artritis reumatoide presentan anticuerpos IgA e Ig G contra la lactoalbúmina.
  4. Aditivos: son causa de alergia alimentaria.

La artrosis

Se trata de una enfermedad degenerativa que desgasta el cartílago articular y es propia de personas ancianas.

Se produce en articulaciones como rodillas, tobillos, hombros, codos, muñecas y vértebras y suele producir incapacidad funcional. En estadios avanzados provoca un cierto grado de invalidez para desempeñar las actividades cotidianas.

Sus principales causas son la edad avanzada por degeneración del cartílago y la alteración de las células cartilaginosas que las dificulta sintetizar colágeno y proteoglicanos.

El síntoma principal es el dolor que al principio se manifiesta con los movimientos articulares y cede con el reposo. En estadios más avanzados el dolor se hace más constante apareciendo en reposo y tras el ejercicio prolongado. En últimas fases, el dolor se hace permanente.

El dolor desencadena de manera consecutiva atrofia muscular originada por la falta de movilidad de las articulaciones y rigidez articular que dificulta los movimientos articulares.

Se diagnostica por radiografías, resonancia magnética y TAC.

Pautas para combatir la artrosis

  • Alimentación equilibrada (ver siguiente punto).
  • Ingesta de agua en cantidad abundante
  • Ejercicio físico moderado.
  • Evitar la obesidad.
  • Dormir en cama dura y sentarse en sillas altas.
  • Calzado adecuado y cómodo de suela gruesa.
  • Evitar estar mucho tiempo de pie o mantener durante mucho tiempo la misma postura.
  • En caso de dolor, aplicar calor como bolsa de agua caliente, manta eléctrica o ducha con agua caliente.
  • En caso de inflamación, aplicación local de hielo sobre la zona.

Dieta aconsejada para la artrosis

El plan de alimentación indicado para prevenir y combatir la artrosis comprende una alimentación rica en los siguientes alimentos.

  1. Pescado azul (salmón, atún y arenque), rico en ácidos grasos omega-3, con efectos antiinflamatorios y analgésicos.
  2. Los aceites vegetales ricos en omega-3 como el aceite de linaza, canola, nuez, soja o el aceite de germen de trigo.
  3. El aceite de oliva es beneficioso debido a su riqueza en ácidos grasos monoinsaturados.
  4. Verduras hortalizas de hoja verde: las coles, coles de bruselas, acelgas, lechugas, apio, espárragos y brócoli, que contiene sulforano que es una sustancia capaz de bloquear el enzima activo que conlleva a la destrucción de las articulaciones. Todas estas son ricas en calcio, vitaminas C y D y ácido fólico. Es necesario evitar la carencia de calcio para que el tejido que rodea las articulaciones esté mineralizado.
  5. Zanahorias y calabaza ya que contienen betacarotenos que son antioxidantes.
  6. Boniato o batata, rica en antocianinas.
  7. Frutas tales como las manzanas, los plátanos, los melones, las sandías, las fresas, los arándanos, las grosellas, los cítricos, el kiwi, los melocotones, los mangos, las piñas, las granadas y las cerezas ricas en vitamina C que juega un papel importante en la producción de colágeno, manteniendo el correcto funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  8. Frutos secos que incluyen ácidos grasos omega 3 y 6 como las nueces.
  9. Legumbres abundantes en calcio y minerales necesarios para el buen estado de los huesos
  10. Cereales integrales que aportan minerales como el selenio y vitaminas. Su uso combinado con frutas reduce la obesidad.

En las artrosis se recomienda ingerir alimentos ricos en lisina, proteína responsable de la formación del colágeno y de la absorción del calcio con propiedades regenerativas de los cartílagos, los tendones y la piel. Entre estos alimentos se encuentran las legumbres, las carnes rojas, el bacalao, los huevos, la soja, los quesos, la levadura de cerveza y los frutos secos.

Se deben evitar consumir grasas saturadas presentes en la leche entera, mantequilla, embutidos, queso curado y carnes grasas de cerdo cordero y ternera.

También se deben evitar los dulces, bollería, pastelería y productos con harinas refinadas.

Pirámide nutricional de la artrosis

Fuentes

Imagen Consulta médica de Shutterstock

Comentarios
  1. Paloma Perez del Pozo
  2. Gloria Vera
    • Paloma Perez del Pozo
      • Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *