Beneficios de la sexualidad para la salud

En este artículo veremos 10 beneficios de la sexualidad para la salud así como las patologías sexuales más comunes.

La sexualidad es una actividad afectiva y placentera que engloba diferentes maneras de manifestar el amor hacia nuestra pareja. La naturaleza nos brindó la sexualidad para demostrar el amor a la pareja, sentir placer, procrear la descendencia y aportar numerosos beneficios a nuestro organismo.

Muchos estudios de investigación han demostrado que el sexo mejora nuestra salud y prolonga nuestra vida. Así, un estudio publicado por la revista British Medical -que evaluó a mil hombres de entre 45 y 59 años durante diez años- demuestra que las parejas que mantenían un promedio de 2 relaciones sexuales por semana tuvieron la mitad de muertes en comparación con las parejas que tenían menos frecuencia. Otros estudios han demostrado que las prácticas sexuales 2-3 veces por semana prolongan 10 años la vida.

10 beneficios de la sexualidad muy saludables

1- Protege al corazón y evita enfermedades cardiovasculares tales como la angina de pecho, el infarto de miocardio, las arritmias, la muerte súbita por paro cardíaco. También contribuye al descenso del colesterol total y al incremento del colesterol bueno o HDL. Mejora la circulación arterial y evita la hipertensión.

➡ Prevención de enfermedades cardiovasculares

2- Incrementa las defensas: esto es debido a que la práctica sexual incrementa los niveles de la hormona dehidroepiandrosterona que favorece la segregación de inmunoglobulinas A que nos protegen frente a infecciones como catarros y gripes.

3- Alivia el dolor: la oxitocina y la endorfina liberadas en el acto sexual calman los dolores de migrañas, artritis, etc. Los estrógenos segregados en la relación sexual disminuyen la tensión y los dolores del síndrome premenstrual.

4- Ayuda a adelgazar. El acto sexual es un poderoso ejercicio físico porque trabajan muchos grupos musculares, el músculo cardíaco y se optimiza la capacidad respiratoria. Media hora de esta actividad quema 200 calorías.

5- Mejora la calidad del sueño y ayuda a su conciliación. Las oxitocinas y endorfinas que se libran durante el acto sexual tienen función relajante y sedativa.

➡ Plan para combatir el insomnio y conciliar el sueño

6- Combate el estrés, la ansiedad y la depresión debido a la acción de la oxitocina y endorfina. La endorfina produce euforia y relajación y la oxitocina aumenta los niveles de dopamina y serotonina que mejoran el ánimo. El sexo mejora nuestra salud mental.

➡ El estrés (fases, tipos, consecuencias, medidas combativas)

➡ La depresión (tipos, síntomas y cómo afrontarla)

➡ 7 medidas para mejorar la salud mental

7- Mejora nuestra capacidad olfatoria: la prolactina generada después de la actividad sexual fomenta el desarrollo de neuronas del bulbo olfatorio que facilita la percepción de olores.

8- Disminuye el riesgo de cáncer de próstata. Un estudio de investigación demuestra que los hombres que eyaculan 4 veces o más por semana reducen en un 30% el riesgo de contraer cáncer de próstata. Las secreciones seminal y prostática contienen sustancias anticancerígenas.

➡ Medidas para prevenir el cáncer de próstata

9- Disminuye el riesgo de cáncer de mama. Durante el acto sexual se secreta dehidroepiandrosterona, hormona con propiedades anticancerígenas. Practicar el sexo 2 ó más veces por semana reduce la posibilidad de cáncer de mama en las mujeres mayores de 40 años.

➡ Medidas para prevenir el cáncer de mama

10- Evita la incontinencia urinaria en las mujeres porque fortalece la musculatura del suelo pélvico.

➡ Qué son y cómo actuar en caso de sufrir infecciones urinarias

beneficios de la sexualidad para la salud

Patologías relacionadas con la sexualidad

Las patologías sexuales más comunes son las disfunciones o trastornos sexuales y las enfermedades de transmisión sexual. Todas las personas afectadas por estos problemas deberían acudir a la consulta médica para su estudio y tratamiento.

Disfunción sexual

La disfunción sexual es la dificultad que surge en cualquier etapa de la relación sexual desde el deseo, excitación, orgasmo y resolución que dificulta que ésta sea placentera y sana.

Estos trastornos incluyen la falta de deseo sexual, la anorgasmia o falta de orgasmo, trastornos de excitación sexual en los hombres como la disfunción eréctil y en las mujeres como la incapacidad de lograr la excitación y los trastornos provocadas por relaciones sexuales dolorosas como vaginismo, dispareunia y priapismo.

La mayoría de las veces las causas son psíquicas como el estrés, ansiedad, depresiones, fobias, prejuicios o problemas de comunicación entre la pareja.

Las causas médicas son niveles insuficientes de hormonas (estrógenos, testosterona y andrógenos), lesiones nerviosas de la médula espinal o de los nervios de la zona genital, lesiones vasculares producidas por la diabetes, aterosclerosis u obstrucción vascular y consumo de alcohol, drogas y algunos medicamentos.

El tratamiento de la causa desencadenante soluciona el trastorno. La terapia sexual efectuada por psicólogos y psiquiatras mediante sesiones individuales de psicoterapia para aliviar la ansiedad, el estrés y la depresión y sesiones con la pareja para mejorar sus habilidades de comunicación y practicar algunos ejercicios sexuales necesarios para solucionar el problema. Los trastornos originados por déficit hormonales los trata un endocrinólogo, los nerviosos un neurólogo, los vasculares un cardiólogo. Aunque algunos médicos de familia y sexólogos solucionan problemas de origen médico.

Disfunciones sexuales femeninas: cómo afrontarlas

Disfunciones sexuales masculinas: cómo afrontarlas

Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual son infectoontagiosas y las causan bacterias, virus o parásitos.

Las más frecuentes son la clamidiasis provocada por la clamidia tracomatis, la tricomoniasis causada por la tricomona vaginalis, la gonorrea desencadenada por el gonococo, la sífilis producida por el treponema palidum, las verrugas genitales originadas por el virus del papiloma humano, las úlceras genitales provocadas por el virus del herpes simple tipo II y el sida causado por el virus de la inmunodeficiencia humana.

Es necesario acudir a la consulta de un médico dermatólogo-venerólogo para su diagnóstico por criterios clínicos y estudios microbiológicos y su tratamiento. En numerosas ocasiones es necesario un antibiograma para elegir el antibiótico más sensible.

Su prevención radica en el uso de preservativos masculinos y en la abstinencia sexual.

¿Has sentido los beneficios de la sexualidad en tu salud? ¿O has padecido alguna de las patologías mencionadas?

Imagen Pareja en un jacuzzi de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *