Recomendaciones para combatir el exceso de calor

Estamos en verano, las temperaturas suben y algunas veces nos sorprenden olas de calor que tenemos que hacer frente para no contraer enfermedades tales como insolaciones o golpes de calor, agotamiento por calor, calambres y sarpullidos. Tenemos que combatir el exceso de calor.

Nuestra temperatura corporal normal son 37ºC, pero podemos perder el control de la temperatura en situaciones de exceso de calor ambiental cuando las temperaturas son superiores a los 35ºC.

Determinados colectivos como los ancianos mayores de 65 años, niños menores de 5 años y personas obesas son más susceptibles y propensos a contraer las enfermedades relacionadas con el calor.

Medidas para combatir el calor

Una lucha eficaz contra estas enfermedades requiere cumplir una serie de medidas como las descritas a continuacion.

  • Evitar estar expuestos al sol durante las horas centrales del día. Camine por la sombra y descanse con frecuencia.
  • Si quieres practicar algún deporte que no sea acuático (correr, montar en bicicleta, jugar al fútbol o tenis, etc.), el horario más recomendable son las primeras horas de la mañana o las últimas horas de la tarde.
  • Es muy recomendable bañarse en piscinas y en el mar para refrescar el cuerpo y vencer mejor el exceso de calor.
  • El aire acondicionado nos protege de las alteraciones relacionadas con el calor. Los ventiladores pueden ayudar pero no evitan la aparición de trastornos por superabundancia de calor.
  • Protege la piel con cremas protectores solares con un factor 15 o más.
  • Escoge ropa ligera, amplia y compuesta de algodón. Utiliza sombrero o sombrilla y gafas de sol.
  • Consume comidas ligeras y refrescantes como ensalada, gazpachos, verduras y frutas.
  • Aunque no sientas sed, repón líquidos y sales minerales. Ingiere un mínimo de 2 litros diarios o 8 vasos de agua (bebida ideal), zumos de frutos o bebidas energéticas. Las personas que padecen cardiopatías, hipertensión arterial, hepatopatías y enfermos renales deberán consultar con el médico la reposición de líquidos y sales minerales más adecuadas.
  • No beber bebidas alcohólicas.

Medidas para combatir el exceso de calor

Insolación o golpe de calor

Ocurre cuando el cuerpo no puede controlar la temperatura y esta empieza a elevarse por encima de 41º C. Falla el mecanismo de sudoración y la capacidad de refrigerar nuestro cuerpo. Puede desencadenar la muerte de la persona.

Sus síntomas son: temperatura muy elevada superior a 39ºC; piel roja, caliente y seca; pulso acelerado; mareo confusión y a veces pérdida de conocimiento, dolor palpitante de la cabeza y contracciones musculares.

Es necesario llamar a los servicios de emergencias médicas o 112.

En el periodo de espera hasta que lleguen es imprescindible actuar:

  • Refrigerando a la persona bañándola o regándola con una manguera de agua fría y bajar la temperatura hasta los 38º C.
  • Ingesta abundante de agua y líquidos no alcohólicos.

Agotamiento por el calorGolpe de calor

Es una afección más leve que puede aparecer varios días después de una exposición a altas temperaturas y una baja reposición de líquidos perdidos por el sudor. Las personas más expuestas son los ancianos, los hipertensos y los que realizan una actividad física intensa.

Sus síntomas son: cansancio, debilidad, palidez, sudoración intensa, calambres musculares, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, mareo y pérdida de conciencia.

Es necesario colocar a la persona en la sombra o con aire acondicionado, interrumpir la actividad y descansar, bañarse con agua fría y solicitar atención médica si la persona tiene problemas severos de corazón.

Calambres musculares

Son dolores y espasmos musculares debidos a la pérdida de sal provocada por la abundante sudoración. Se observan calambres de los músculos del brazo, piernas y abdomen.

Si aparecen deberá suspender todo tipo de ejercicio físico y sentarse o tumbarse a la sombra. Es necesario beber todo tipo de zumo de frutas y bebidas deportivas. Solicitar atención médica si en una hora no han cedido los calambres.

Sarpullidos ocasionados por el calor

Son una erupción de un conjunto de granitos rojizos en la piel ocasionada por el sudor excesivo en los días cálidos y húmedos. Ocurre a cualquier edad pero son más frecuentes en los niños pequeños. Se localizan en el cuello, la parte superior del tórax y en la ingle.

Se debe conseguir un ambiente más fresco, secar bien la zona afectada y espolvorear con polvos de talco.

¿Has sufrido alguna vez enfermedades por exceso de calor?

Imagen Termómetro en la arena de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *