Cómo combatir la celulitis, esa pesadilla

Efectivamente, la celulitis puede convertirse en una verdadera pesadilla para muchas mujeres. Es cierto que existen mujeres que coman lo que coman no engordan ni tienen asomo de celulitis o piel de naranja, pero son las menos. Ellas no necesitan combatir la celulitis 🙁

El organismo femenino tiene un volumen de células grasas superior al del masculino, razón por la que somos fundamentalmente las mujeres las que padecemos esta pesadilla. Además, el reparto de grasas también difiere entre el hombre y la mujer: mientras que en los hombres la mayor parte de grasas se halla en la parte superior del cuerpo -por encima de la cintura-, en las mujeres es al contrario. Por ello, las zonas más afectadas por la celulitis en la mujer, suelen ser nalgas, cadera y muslos.

Las causas de la celulitis en la mujer son variadas: pueden existir factores genéticos, circulatorios, asociados a la alimentación y/o al estrés. En cualquier caso, existe una causa hormonal asociada a los estrógenos, la hormona femenina por excelencia.

Los estrógenos actúan sobre las células grasas, también llamados adipocitos. La celulitis se produce cuando los adipocitos aumentan de volumen comprimiendo los vasos sanguíneos y afectando así a la circulación sanguínea y dando lugar a la famosa piel de naranja.

Mejor prevenir que combatir la celulitis

Es importante evitar y prevenir la celulitis desde la adolescencia, manteniendo hábitos alimenticios adecuados y practicando ejercicio físico con frecuencia. Pero si la celulitis ya se ha instalado en tu cuerpo, entonces es necesario combatirla mediante la alimentación, el ejercicio y manteniendo el estrés a raya.

Alimentación saludable

Conservar unos hábitos de alimentación correctos es necesario en esta lucha. La dieta anticelutítica debe evitar alcohol, azúcar, sal, grasas saturadas, harinas refinadas… tanto si quieres si quieres prevenir la celulitis como si estás intentando combatirla.

La retención de líquidos favorece la celulitis. Beber mucha agua y evitar tomar sal y alimentos muy salados es menester para luchar contra la celulitis si éste es tu problema principal.

El azúcar y los alimentos que la contienen son uno de los grandes aliados de la celulitis; ten cuidado con los refrescos y productos envasados.

Evita los alimentos procesados que están cargados de conservantes, colorantes, saborizantes y, en muchos casos, azúcar y/o sal.

Opta por alimentos integrales en lugar de los refinados. La ingesta de fibra y cereales integrales ayuda a embellecer la piel, se vuelve más tersa y luminosa y ayuda a superar la celulitis y la flacidez. Además, la fibra es necesaria para evitar el estreñimiento, otro de los aliados de la celulitis.

Asegúrate una ingesta suficiente de proteína en tu alimentación: su insuficiencia puede impedir la disminución del volumen de grasa. La soja es una fuente de proteína vegetal muy saludable.

Ten mucho cuidado con las grasas saturadas, como las contenidas en productos lácteos enteros o productos de origen animal; ojo con los embutidos, como el chorizo y similar.

La falta de hierro puede favorecer la aparición de celulitis e, incluso, dificulta su eliminación. Aumenta la ingesta de alimentos ricos en hierro: verduras y hortalizas, pescado, marisco o legumbres.

Ya te conté en el artículo dedicado a los suplementos alimenticios que el Omega-3 es muy importante para evitar o mejorar problemas de circulación. Tomar aceite de pescado puede ayudar a combatirla.

Cuenta M. Montignac en su libro “El método Montignac, especial mujer” que tomar cada mañana en ayunas una cucharada sopera de aceite de hígado de bacalao durante al menos un periodo de 4 meses puede tener muy buenos resultados en la batalla contra la celulitis (sin descuidar la alimentación, por supuesto).

Si te decides a probarlo, cuéntanos como te va. Qué no tendrá buen sabor, ya lo imaginamos 😉

Combate el estrés para combatir la celulitis

El estrés tiene un gran impacto en la celulitis. En situaciones de estrés la probabilidad de no llevar una buena alimentación es muy alta, como ya comenté en el primero de los artículos dedicados a este mal tan habitual en nuestro tiempo.

Además, si estás viviendo bajo estrés, es posible que busques desahogo picando con frecuencia, de manera más o menos compulsiva y, si es así, es también probable que muchos de los alimentos que ingieras estén cargados de azúcar, harinas refinadas y/o grasas saturadas. Excelente caldo de cultivo para la celulitis.

Pero existe algo más que influye en la celulitis si estás estresada. Según el libro mencionado de M. Montignac, el estrés desencadena numerosas reacciones bioquímicas en el cuerpo que influyen en el descenso de la hormona del crecimiento, la secreción de endorfinas y de cortisol, impactando todo ello en el almacenamiento de las grasas y favoreciendo la celulitis.

Por lo tanto, combatir el estrés puede ayudarte a combatir la celulitis.

Ejercicio físico

Hacer ejercicio te ayudará a combatir la celulitis doblemente. Por un lado, el ejercicio es necesario para activar la circulación y tonificar. Y por otro, tiene un efecto relajante para la mente porque descarga la tensión nerviosa que acumulamos, lo que evita problemas de estrés y ansiedad.

Realiza algo de ejercicio físico, y si es a diario, mejor; en la adolescencia, los músculos que no están lo suficientemente desarrollados dejan espacio para los paquetes de grasa.

Cremas anticelulíticas

La aplicación de cremas anticelulíticas puede ayudar a obtener buenos resultados siempre que se combine con una alimentación adecuada y algo de ejercicio.

Su objetivo es eliminar la grasa y mejorar esa piel de naranja tan antiestética, masajeando la zona con la crema. Exfoliar la piel antes de aplicar la crema anticelulítica ayuda a la penetración de los principios activos de ésta y se obtienen mejores resultados.

Es necesario ser constante y hacerlo a diario. Por la noche las células están más receptivas y el efecto será notable, si bien es recomendable aplicar la crema dos veces al día, por la mañana y por la noche. No hay que darle tregua a la pesadilla de la celulitis.

No vale un día sí y dos no, así no se obtienen resultados. La constancia tanto en la aplicación de cremas como en el mantenimiento de hábitos alimenticios saludables es fundamental para llegar a la meta que te hayas fijado.

¿Sufres esta pesadilla o tienes la suerte de no tener necesidad de combatir la celulitis?

Imagen Mujer con piel de naranja de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *