¿Sueles comer las sobras que dejan tus hijos?

¿Y el bocadillo de nocilla? Esto es algo más habitual de lo que creemos entre muchas madres, aunque también hay padres que se comen las sobras de sus hijos.

Hoy hago esta breve reflexión porque he observado esta costumbre en muchos padres de mi alrededor, padres que luego se quejan -nos quejamos- de que tenemos unos kilitos de más 😉 Es cierto que muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta, como un acto reflejo.

Y, ¿por qué lo hacemos? Por no tirarlo, ya que eso es lo que nos han inculcado a muchos desde pequeños. Cómo hay muchos niños en el mundo que no tienen nada para comer, nos lo comemos nosotros, a costa de nuestra salud. ¿No sería más fácil tirarlo a la basura? O si lo consideras “recuperable”, ¿guardarlo para otra comida?

Hace muchos años conviví durante casi un año con una familia americana. Una vez a la semana se cenaba “leftovers”, es decir, sobras. Ese día se ponían en la mesa las sobras de la semana, si las había. No se tiraba la comida, todo se aprovechaba, pero se comía a la hora de comer. Si no era suficiente, se preparaba algo más y ya está.

Si eres de los que habitualmente se come lo que dejan sus hijos en el plato, tal vez sea el momento de plantearse si la cantidad que les sirves es la correcta o no. Tal vez sea el momento de empezar a servirles un poco menos o a hacer un bocadillo más pequeño, para que no termines comiéndotelo tú.

Esa ingesta de alimentos que haces de más no forma parte de unos hábitos saludables de alimentación. Puede que seas de los que, además de comer lo que sus hijos dejan en el plato, se coman también su propia ración. Es decir, más de lo debido. O puede que seas de los que, por comer los restos de lo que dejan los niños, ya no hagan una comida adecuada.

En cualquier caso, comerse las sobras de los niños, esa manera de malcomer, no beneficia tu salud y tampoco tu bolsillo. Si lo haces por ahorrar, ¿qué ahorras?

Tanto si tienes hijos como si no, me gustaría que participaras con tus comentarios para compartir tu opinión y tu propia experiencia o la que ves a tu alrededor con relación a este tema.

Comer sobras de los hijos, ¿no crees que es un mal hábito que realizamos sin darnos cuenta?

Imagen Niño comiendo un bocadillo de Shutterstock

Comentarios
  1. Julia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *