Cómo cambiar el estado de ánimo con un sencillo ejercicio

En ese artículo aprenderás cómo cambiar el estado de animo fácilmente a través de una ancla, un ejercicio que no te llevará mucho tiempo practicar cada día y que con el hábito sólo te aportará bienestar mental y emocional.

Normalmente voy a trabajar en bici, pero ayer decidí coger el coche. Antes de empezar a conducir, abrí el contenedor de los cd y empecé a buscar uno que me gustara y que me acompañara en aquel trayecto de 20 minutos.
Encontré uno sin nombre. Tenía pinta de ser bastante viejo, quizás de la época de la universidad. Con gran curiosidad lo puse y empecé a conducir.

Al cabo de unos segundos empezó la canción: The final countdown de Europe. Desde las primeras notas de la canción, mi mente viajó al instante a un día de primavera del 1999. Era el primer año de la universidad y estaba enamorada de un compañero de curso, que fue el que me regaló aquel cd.

Fue como tener una máquina del tiempo que me tele-transportara al pasado, a aquel día específico de una lejana primavera romana.

De repente surgieron, como las burbujas de una lata de coca-cola, todas las sensaciones de serenidad, amor y confianza que sentí en aquel entonces, cuando escuchaba aquel cd por primera vez, mirando la puesta del sol en uno de los lugares más románticos de Roma, el Gianicolo.

Este fenómeno se llama ancla.

El poder de las anclas

Una ancla es una imagen, un olor, un sonido, un tacto que nos llevan a una sensación particular de forma instantánea.

Es algo muy natural que todos experimentamos porque nuestra mente ha creado unos circuitos neuronales muy fuertes, que conectan aquella sensación o recuerdo a un estímulo específico.

Podemos beneficiarnos de este mecanismo natural de nuestro cerebro para crear anclas a nuestro favor y generar, así, las emociones que deseamos en los momentos que queremos sentirlas.

Por ejemplo, podemos crear una ancla que nos permita sentir motivación en los momentos de desanimo, o tranquilidad en los momentos de estrés.

Sería como tener un mando: cuando quisiéramos motivarnos, solo necesitaríamos apretar el botón de la motivación o de la tranquilidad para salir de un estado emocional no deseado (el desanimo o el estrés).

ancla bien tus emociones

Cómo cambiar el estado de ánimo cuando estás estresado

¿Te imaginas lo genial que sería sentir tranquilidad de forma instantánea cuando te sientes estresado?

Vamos a pasar a la acción y vamos a crear una ancla relacionada con la tranquilidad, una ancla que nos ayude a gestionar el estrés de una manera muy sana y fácil.

Cierra los ojos y piensa en una situación en la que te sentiste realmente relajado y tranquilo.

Sumérgete completamente en aquel momento como si lo estuvieras viviendo otra vez con todos tus sentidos. Vuelve a mirar lo que veías, vuelve a escuchar lo que escuchabas y siente lo relajado que estabas.

Si no se te ocurre ninguna experiencia, entonces imagínala.

Piensa en un lugar en el que te encuentres tranquilo y sereno e imagínate allí.

Contacta con esa sensación de tranquilidad, esa sensación que en aquel momento inundaba cada célula de tu cuerpo.

Ahora, mientras estás reviviendo esta experiencia tan relajante y tranquilizadora, aprieta con fuerza las yemas de tus dedos pulgar e índice de ambas manos.

Haciéndolo estas asociando esta particular presión de tus dedos con la sensación de paz y tranquilidad.

Repite este ejercicio por lo menos 5 veces seguidas. Luego, sin pensar en nada, vuelve a apretar tus dedos de la misma forma y dime: ¿Qué sientes? Deberías sentir una sensación de tranquilidad.

Sigue repitiendo este ejercicio durante unos 21-30 días a la misma hora: tómate unos minutos para ti, cierra los ojos y piensa en aquella situación en la que te sentiste realmente relajado. Vuelve a apretar tus dedos cuando estés experimentando aquella experiencia de manera vívida, percibiendo cada uno de sus matices.

Repitiendo tu ancla todos los día la reforzarás, de manera que cuando te sientas estresado y nervioso, apretando tus dedos podrás conectar con la sensación de paz y tranquilidad que necesitas para salir de ese estado emocional desagradable.

Las anclas van a ser un valioso recurso para tu vida diaria, para aprender a tomar más conciencia de cómo te sientes y de cómo quieres sentirte.

Transforma tus anclas negativas en anclas que te ayuden a sentir bien

Como te decía antes, las anclas no son nada más que neuro asociaciones entre un estímulo y una sensación.

Naturalmente no existen sólo anclas positivas, que están asociadas a emociones y sensaciones agradables, sino que también existen las anclas negativas, asociadas a momentos desagradables de nuestra vida y, como consecuencia de ello, evocan sensaciones negativas.

Nuestra vida diaria está diseminada de anclas negativas y la mayoría de las veces no somos conscientes de ello.

Te pongo un ejemplo. El día que mi ex pareja me dejó, tenía puesta una colonia floreal, que hasta aquel día siempre me había gustado mucho. Pero, el día en el que él me dejó, aquel perfume se transformó en una poderosa ancla negativa: el olor de la colonia me hacía sentir triste, acordándome de aquel acontecimiento de mi vida.

Transforma tus anclas negativas en anclas para tu bienestar

Aquel verano me fui de vacaciones con mis mejores amigas a las islas griegas. Durante una maravillosa noche llena de estrellas nos fuimos a la fiesta más bonita en la que participé: una fiesta en la orilla del mar, con buena comida, buena gente, buena música y tanta diversión. Aquella noche llevaba aquella colonia. Desde entonces, cada vez que me la pongo, mi mente asocia el perfume a la fiesta griega, una de las noches más divertidas de mi vida, no a mi ex.

Es decir, que la ancla negativa colapsó, dejando el paso a una nueva, positiva y aún más fuerte.

Así que, para que las anclas negativas colapsen, necesitamos asociar aquel determinado estimulo a una fuerte sensación agradable.

¿Cuales son tus anclas negativas? Identifícalas y empiezas a colapsarlas.

Si no lo consigues porque te resultan demasiado fuertes, entonces destrúyelas: tira aquella colonia, rompe aquel cd.
Llena tu vida de anclas positivas que te ayuden a ser director y guionista de tu propia vida.

¿Crees que podrás cambiar el estado de ánimo que desees practicando este ejercicio de anclaje emocional?

Imágenes de Shutterstock: Cámara y fotos antiguas y Mujer perfumándose

Comentarios
  1. Olga
    • Federica Trombetta
  2. Rosa Lily
    • Federica Trombetta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *