Cómo combatir el reflujo gastroesofágico y la dispepsia

Algunos de los problemas digestivos más frecuentes son el reflujo gastroesofágico, las malas digestiones, las gastritis o la úlcera gastroduodenal. En este artículo, me voy a centrar en los dos primeros, sus síntomas y medidas para combatirlos y prevenirlos; en el próximo trataré los otros dos.

El reflujo gastroesofágico: síntomas y medidas preventivas

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad que consiste en el paso del contenido del estómago al esófago debido a una insuficiencia del esfínter esofágico inferior que le impide cerrarse bien. Otra causa a la que puede deberse es a la hernia de hiato.

El 40% de la población mundial sufrirá un episodio de reflujo gastroesofágico a lo largo de su vida y el 16% de los españoles lo padece.

Síntomas del reflujo gastroesofágico

  • Pirosis o sensación de quemazón a nivel del esternón que aumenta tras las comidas abundantes y si el paciente se tumba.
  • Dolor quemante localizado en la boca del estómago, no hay que confundirlo con el dolor del infarto de miocardio.
  • Acidez y ardor de garganta, regurgitación de los alimentos durante la digestión.
  • Tos y despertar nocturno con sensación de ahogo y opresión en el pecho. Muchas veces surgen complicaciones respiratorias como bronquitis, neumonías o asma.

En ocasiones, el reflujo es asintomático porque no ha irritado la mucosa esofágica.

Su principal medio diagnóstico es la gastroscopia o endoscopia del esófago y estómago.

Sus complicaciones son las esofagitis, úlceras esofágicas y hemorragias.

reflujo gastroesofágico

Medidas generales que combaten el reflujo gastroesofágico

  • Elevar la cabecera de la cama de 8 a 10 cm.
  • Deberá tener una inclinación de 45º.
  • Acostarse 2-3 horas después de comer.
  • No fumar.
  • Bajar de peso.
  • Evitar la ropa muy ceñida o apretada.
  • Se aconseja el ejercicio físico con deportes ligeros.

Medidas dietéticas que combaten el reflujo gastroesofágico

1. Se debe evitar comer en exceso y se debe comer 4-5 veces al día con raciones pequeñas. Los alimentos deben estar templados, ni muy fríos ni muy calientes.

2. Hay que eliminar de la dieta los alimentos que disminuyen la presión del esfínter esofágico inferior tales como el chocolate, café, té, bebidas alcohólicas y gaseosas.

3. Los alimentos perjudiciales son el ajo, la cebolla, el tomate, el pepino, los pimientos, el melón, los panes, los bollos y pasteles, los fritos, las grasas, los alimentos picantes, las salsas y los quesos fermentados o curados. Éstos relajan el esfínter esofágico inferior y estimulan la producción de ácido en el estómago.

4. Los alimentos recomendados son las frutas y verduras.

  • Zanahorias que por su contenido en provitamina A mejora la función de la mucosa gástrica, normalizando la producción de jugo ácido, lo cual evita el reflujo ácido hacia el estómago.
  • Patatas y calabacín que neutralizan el exceso de ácido y reducen su producción lo que frena el reflujo hacia el estómago.
  • Las granadas que por su acción astringente desinflaman la mucosa gástrica reduciendo la producción de ácidos.
  • La papaya.
  • Es más recomendable la carne de ave porque se digiere mejor y se deberá cocinar ligeramente a la plancha o cocida; nunca frita ni guisada con salsas o condimentos.
  • El pescado blanco y azul es aconsejable, nunca se deberá comer frito.
  • Los huevos duros, cocidos y en tortilla, nunca fritos.
  • La leche se debe consumir sin lactosa.

Alimentos para el reflujo gastroesofágico

La dispepsia o maladigestión

La dispepsia o maladigestión es un trastorno digestivo caracterizado porque el proceso digestivo se vuelve difícil y doloroso y se manifiesta por eructos, sensación de plenitud gástrica o distensión abdominal, dolores, molestias a algunas comidas acidez y nauseas y vómitos.

Los factores que pueden provocar dispepsia gástrica son:

  • Masticación insuficiente o comer deprisa.
  • Irregularidad en el horario de las comidas.
  • Estrés o tensión nerviosa.
  • Alimentación rica en fritos, comidas grasas, embutidos y conservas en vinagre.
  • Exceso de refrescos carbónicos, cerveza y leche.

La dispepsia es más común en las mujeres antes de los 40 años. Si se presenta en pacientes fumadores mayores de 45 años y pacientes que sufren dispepsia crónica acompañada de pérdida de peso se necesita un estudio médico más profundo.

Otros tipos de dispepsia orgánica conocida son la dispepsia ulcerosa secundaria a una úlcera gástrica o la secundaria al reflujo gastroesofágico.

Alimentos que ayudan a mejorar la digestión

  • Condimentos saludables como el limón, el ajo y ciertas plantas aromáticas de acción digestiva que favorecen la producción de jugos digestivos sin producir irritación o inflamación del estómago a diferencia de las especies picantes, el café y el vino.
  • Pimiento rojo asado o crudo, ya que incrementa la secreción del jugo ácido y tiene acciones antiinflamatorias.
  • Piña, que incrementa la producción de jugos sin producir irritación y contiene bromelina que incrementa la producción de proteínas compensando la escasez del jugo gástrico.
  • Germinados que contienen enzimas que digieren los hidratos de carbono, grasas y proteínas.
  • Cereales integrales como cebada, arroz, centeno o trigo en forma de copos o papillas, muy bien tolerados por los estómagos delicados.
  • Ensaladas con hortalizas crudas bien masticadas y no difíciles de digerir que estimulan los procesos digestivos. Son abundantes en enzimas y fibra vegetal.
  • Bulbo de hinojo: contiene aceite esencial rico en anetol que tonifica los procesos digestivos y favorece la buena digestión.
  • Calabaza: ésta protege y suaviza la mucosa del estómago y neutraliza el exceso de acidez.
  • Papaya: facilita la digestión de otros alimentos debido a su contenido en papaína.

Alimentos que empeoran la digestión

  • Fritos: el aceite recalentado de la fritura irrita la mucosa gástrica.
  • Especias: irritan la mucosa gástrica e incrementan la producción de jugos gástricos.
  • Bebidas alcohólicas: el consumo de alcohol perjudica al estómago.
  • Café: su consumo habitual causa dispepsia.
  • Chocolate: contiene irritantes, grasas y azúcares que perjudican al estómago.
  • Leche: puede generar intolerancia a la lactosa. Se aconseja tomar leche sin azúcar. Se digiere peor la leche completa que la descremada.
  • Vinagre: agrava la pesadez, el ardor y el dolor gástrico.
  • Refrescos: diluyen los jugos gástricos y frenan la digestión, el azúcar y el gas carbónico irritan el jugo gástrico.
  • Mariscos: son alimentos poco digeribles porque las fibras colágenas que envuelven la carne del marisco son de difícil digestión.

Fuentes

Comentarios
  1. Carmen
    • Paloma Pérez del Pozo
  2. mari carmen
    • Paloma Perez del Pozo
  3. Paloma Pérez del Pozo
  4. M Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *