Cómo combatir la osteoporosis y otras enfermedades óseas

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos caracterizada por la pérdida de masa ósea debido a la falta de calcio y vitamina D.

Los huesos se debilitan y se quiebran, por lo que las personas que sufren esta enfermedad son más vulnerables a las fracturas, incluso a causa de accidentes menores. Las zonas de mayor riesgo son las caderas, las muñecas y la columna vertebral. Esta enfermedad es más frecuente en personas ancianas.

La osteoporosis es asintomática al principio pero a largo plazo origina problemas como fracturas y deformidades de la columna vertebral.

En España hay 2.000.000 de mujeres con osteoporosis con una prevalencia en la población postmenopáusica del 25%.

Se estima que esta enfermedad es la causante de 25.000 facturas al año. 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres presentará fracturas osteoporóticas a lo largo de su vida.

La menopausia, el envejecimiento, la mala alimentación, falta de ejercicio físico y algunos fármacos son las causas de esta enfermedad.

Los síntomas de la osteoporosis son deformidades en la columna que se dobla, dolor muscular, debilidad en los huesos y fracturas, dolor en el cuello y pérdida de peso y talla.

combatir la osteoporosis en los huesos

Tipos de osteoporosis

Osteoporosis postmenopáusica

Su principal causa es una falta de estrógenos que desencadena síntomas en mujeres mayores de 51 años.

Osteoporosis senil

Es resultado de una deficiencia de calcio relacionada con la edad y de un desequilibrio entre la velocidad de degradación y regeneración óseas.

Osteoporosis secundaria

Es consecuencia de ciertas enfermedades, como insuficiencia renal crónica y trastornos hormonales secundarios a la ingesta de algunos medicamentos.

Factores que ayudan a frenan la osteoporosis

Son varios los factores influyen para frenar la pérdida de masa ósea logrando reducir el riesgo de padecer osteoporosis.

  1. Ingesta suficiente de calcio en la época del crecimiento. Los niños que no ingieren suficiente calcio tienen más riesgo de padecer osteoporosis de adultos. Los adultos también necesitan una cantidad de calcio pues los huesos se están formando y destruyendo durante toda la vida, se necesita como mínimo una ingesta de 500 mg de calcio.
  2. Reducción en la eliminación de calcio. El exceso de proteínas, sal y cafeína aumentan las pérdidas urinarias del calcio. La carne, pescado y marisco acidifican la sangre y provoca un empobrecimiento en calcio y se favorece la osteoporosis.
  3. Disminución de la producción de hormonas en la menopausia que favorece la pérdida de calcio. La soja y sus derivados contienen fito-estrógenos que reducen el riesgo de padecer osteoporosis.

Medidas para combatir la osteoporosis

1. Tomar el sol

El sol es necesario para que la piel sintetice vitamina D que favorece que el calcio pase del intestino a la sangre. Se necesita tomar el sol de 10 a 15 minutos diarios.

2. Ejercicio físico frecuente

Pasear es un buen ejercicio en este caso porque retine calcio e incrementa la fuerza muscular de los pacientes. Te recomiendo que leas el artículo dedicado al ejercicio para fortalecer los huesos.

3. Plan de alimentación adecuado

Se detalla más abajo.

4. Medidas encaminadas a evitar caídas

Entre estas medidas se puede mejorar la iluminación de las viviendas, evitar alfombras, plantas y objetos que facilitan los tropiezos y reducir el uso de escaleras.

También es conveniente emplear calzado cómodo y seguro que no genere pisadas resbaladizas.

5. Asegurarse de que tener buena visión, realizando visitas periódicas al oculista.

6. Evitar el consumo excesivo de tabaco y alcohol.

Plan de alimentación adecuado para combatir la osteoporosis

Se recomienda una ingesta rica en calcio con los siguientes alimentos:

  • Leche, es mejor desnatada que entera.
  • Frutos secos como almendras, avellanas, nueces y nueces de Brasil.
  • Queso fresco y yogures desnatados.
  • Leche de almendras.
  • Huevos, que también contienen mucho calcio.
  • Verduras como ajos, cebollas y coles, todas ellas abundantes en calcio. La lechuga, los espárragos, el trigo, la calabaza, la patata que contiene magnesio, mineral que interviene en la formación de huesos y dientes.
  • Frutas como castañas, cocos, higos, manzanas, peras, mangos, melocotón, plátanos y aguacates, exuberantes en calcio y magnesio.
  • Cereales integrales como el trigo y la avena en salvado.
  • Legumbres como guisantes y lentejas.

Fuentes de calcio para combatir la osteoporosis

Consumir alimentos abundantes en vitamina D entre los que se encuentran la leche, los huevos, la mantequilla y la margarina, los pescados grasos, el aceite de hígado de bacalao.

La vitamina D fija el calcio en los huesos e impide que éste se disuelva en la sangre y que vaya a los músculos y nervios.

Es indispensable ingerir proteínas, necesarias para mantener el hueso y los músculos en buen estado. Se aconseja más la ingesta de proteínas vegetales incluidas en las legumbres, siendo la soja la más exuberante en proteínas.

Igualmente se deben ingerir ácidos grasos omega-3 que previenen la osteoporosis por un doble mecanismo, impiden la eliminación del calcio por la orina y aumentan la absorción del mismo. Se aconseja el pescado azul, las nueces, las semillas de lino o cáñamo y el aceite de colza.

Y se debe evitar el café, la coca- cola, el tabaco y las bebidas alcohólicas y reducir el consumo de sal y de verduras abundantes en oxalatos como espinacas y remolacha, debido a que forman compuestos que atrapan el calcio y dificultan su absorción.

Otras enfermedades óseas: raquisitismo y osteomalcia

Ambas enfermedades consisten en un reblandecimiento y deformación de los huesos debido a que no contienen suficiente fósforo y calcio.

El raquitismo se da en la edad infantil y la osteomalacia en edades adultas.

En ambas enfermedades el hueso presenta suficiente masa ósea o matriz ósea formada por proteínas y, sin embargo, no tiene suficientes sales minerales.

La causa común de ambas es la carencia de vitamina D debido a una ingesta insuficiente de esta vitamina y a la falta de luz solar.

En los niños se presentan deformaciones óseas como prominencias en las diáfisis de los huesos que suele comenzar en la muñeca de la mano y en el esternón formando el rosario raquítico. Los niños presentan piernas en arco por afectación de la tibia el peroné y el fémur. Los lactantes suelen presentar abombamiento craneal.

En los adultos se caracteriza por dolor en la pelvis, parte baja de la espalda y las piernas.

Se trata con la administración de vitamina D 3000 UI en los niños y 50.000 UI en los adultos y con un plan de alimentación rico en calcio y vitamina D durante varios meses.

Fuentes

Imágenes de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *