Cómo cuidarse en Navidad

Estamos entrando en un momento del año que para unos es un tiempo de disfrute y reencuentro con la familia, y para otros una pesadilla, porque no les gusta esta época, porque es un agobio pensar en los regalos o porque saben que comer y beber -probablemente con excesos- será una de las actividades más presentes estos días. Por eso me parecía interesante escribir una entrada sobre cómo cuidarse en Navidad.

6 consejos para cuidarse en Navidad

1. Disfruta de cada comida

Las comidas y cenas entre amigos, compañeros de trabajo y familiares son para disfrutarlas, para disfrutar de los alimentos presentes en la mesa y para disfrutar de la compañía. Por eso, lo mejor es no comer con prisa y con ansia. Normalmente se trata de comidas o cenas programadas con antelación, para no tener que salir corriendo al terminar porque tengo que… lo que sea. Disfruta del momento, de la compañía, de cada bocado, saboréalo con tranquilidad. Seguramente comas menos.

2. No te saltes ninguna comida

Saltarse comidas no en un buen hábito en ningún momento del año y menos en esta época en la que “cómo sé que me voy a pasar en la cena, compenso no comiendo al mediodía”. ¿Realmente te compensa? ¿Realmente equilibras la ingesta calórica de ese día? Me temo que no.

Haz un buen desayuno, la comida más importante del día; come ligero (pero come), no te saltes los tentempiés de media mañana y media tarde y después, disfruta de la cena.

3. Come de todo con moderación

Variedad y abundancia en nuestras mesas (si la crisis lo permite, claro 😉 Y todo rico no, lo siguiente. Pues no te prives, come un poco de todo lo que te guste, pero hazlo con moderación. No te sirvas grandes cantidades y haz caso de la primera recomendación: disfruta del momento, de la compañía, de cada bocado y saboréalo con tranquilidad.

Aprovecha para comer más frutas y verduras por ejemplo, y no sólo fuera de esas comidas de celebración. Se pueden preparar ensaladas y guarniciones a base de verduras para acompañar otros platos principales más calóricos.

Igualmente sucede con los postres. Aunque los dulces típicos de Navidad, turrones, mazapanes, polvorones… sean prácticamente inevitables, la fruta de temporada puede estar presente también. ¿Qué tal una macedonia de frutas o unas manzanas asadas?

4. Atención a lo que bebes

Y no me refiero a la cantidad, sino al qué. Cócteles, vermú, vino, cava… al igual que los postres, las bebidas alcohólicas están presentes sí o sí en la mesa, antes, durante y después de la comida o cena de que se trate. Procura beber agua. Agua durante el día y agua en las comidas alternándola con otras bebidas. Evitará que bebas más de otras, como refrescos industriales por ejemplo, y ayudará a tu bienestar físico.

Las bebidas alcohólicas no suelen aportar nutrientes al organismo y su exceso conlleva muy probablemente un malestar generalizado al día siguiente (digestivo, dolor de cabeza…) y aportan un montón de calorías. Toma una copa de vino o de cava antes que una mezcla explosiva de licores cargados de calorías vacías y de azúcar. Tenlo en cuenta.

Y aunque supongo que lo sabes, no puedo dejar de recomendarte que si bebes, no conduzcas. Siempre es arriesgado hacerlo, pero en estas fechas, un accidente podría afectar aún más a tus familiares y amigos.

5. Mueve el esqueleto

Si dispones de más tiempo que el habitual en estos días, aprovecha para moverte. Puedes hacer ejercicio casi sin darte cuenta: camina, pasea, ve a bailar… lo que sea que te guste y puedas hacer.No sólo te servirá para compensar excesos, sino que te ayudará a sentirte mejor contigo mism@.

Además, el ejercicio físico beneficia la calidad y ritmo del sueño y disminuye el insomnio, importante en estos días en que modificamos nuestras rutinas de sueño.

Pautas para cuidarse en Navidad

6. Sé consciente

Sé consciente de que es una época con tendencia a cometer excesos y mantente alerta de cara a aplicar estas recomendaciones para cuidarse en Navidad. Mentalízate de antemano si sabes ya cuál o cuáles son tus puntos débiles y tenlo presente para estar preparado.

Sé consciente de que al margen de la moda consumista de compras y regalos que vivimos en Navidad, las navidades son un momento de reuniones con personas a las que apreciamos.

Sé consciente de cada momento y disfrútalo porque no volverá a repetirse. Disfruta de la compañía de tus familiares y amigos, esos a los que ves habitualmente y esos a los que sólo ves en esta época del año.

Y sé consciente de lo que comes y lo que bebes y disfruta de cada bocado. Si no lo estás saboreando y disfrutando, no lo tomes.

¿Qué haces tú para cuidarte en esta época? ¿Quieres añadir otras recomendaciones para cuidarse en Navidad?

Imagen Plato navideño de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *