Cómo hacer la compra sin dejarte llevar por las emociones

A la hora de hacer la compra, es importante que no te dejes llevar por las emociones. El estado de ánimo con el que vas a hacer la compra cuenta como un producto más, porque estas emociones irán también a tu despensa.

No te lleves el estrés a hacer la compra

La emoción con la que cocinas es un ingrediente muy importante que está presente en cada plato que comes; de la misma manera, tu estado de ánimo define lo que pongas en tu cesta de la compra.

El estrés, que normalmente es uno de tus compañeros diarios, no es el mejor aliado para acompañarte en esta tarea.

Antes de hacer la compra, come y bebe

Proponte ir a la compra sin sed y sobre todo, sin hambre, porque así te centrarás en las necesidades reales. Antes de entrar en la tienda, bebe y come algo para tener esta parte física equilibrada y si tienes prisa o ansiedad, respira profundamente dos o tres veces antes de empezar a llenar tu cesta.

Creo que muchos de nosotros hemos vivido esa situación que miramos lo que hemos comprado y nos damos cuenta de que por prisa o ansiedad, nos hemos olvidado de lo que realmente nos hacía falta y ahora nos faltan varios ingredientes para hacer un plato nutritivo y completo.

Las emociones se suman a tu lista de productos

La lista de lo que vas a comprar es otro paso al que hay que darle su protagonismo, es el libreto de lo que comerás y elaborarás durante unos días. Tu equilibrio emocional en el momento de hacerla también se reflejará en el resultado.

Elaborar esta lista es imprescindible e imprescindible, es mucho más que importante.

Comprar lo que te nutre no debe ser una carga que te produzca agobio o ansiedad, porque todo lo que lleves a casa será para alimentarte y alimentar tu bienestar.  ¿No consideras que hay que darle especial relevancia?

Tu prisa tiene precio cuando haces la compra

Cuando sumas lo que has gastado durante el mes, notarás que las veces que has ido a comprar estando emocionalmente bien, has podido hacerlo mucho mejor y gastando menos cantidad de dinero que otras veces que has ido con ansiedad o con desgana.

La lista hecha previamente con tranquilidad, habiendo calmado tu sed y tu hambre y sobre todo la toma de consciencia de que cada cosa que pongas en la cesta te aportará salud a ti y también a tu economía, te harán sentir mejor cada vez que tengas que llenar tu despensa y empezarás a darle la verdadera importancia que merece.

Tu poder de decisión en tu cesta de la compra

Tú eres quien decide qué llevar a casa para alimentarte. Ten en cuenta que el color de las etiquetas, el lugar donde está colocada cada cosa, está estudiado por personas ajenas a ti pero que influyen en ti de manera inconsciente.

Por esto, todo lo que no hayas apuntado, no lo necesitas, porque la lista la has hecho de manera tranquila y pensando en el menú de los próximos días. Es lógico que algo que necesites se te haya olvidado y lo agregues aunque no esté apuntado, pero esto es muy diferente a hacer una compra por impulso.

Hacer la compra con niños

Seré breve, recuerda siempre que ellos, los niños, agradecerán más un pastel que hagan contigo que cualquier bollito que ya esté preparado y envasado.

Y tú, ¿sueles planificar tu compra? ¿Dejas las emociones en casa para hacer la compra o suelen acompañarte?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *