Dieta y consejos para mejorar tus enzimas

Continuando con el artículo anterior en el que expliqué qué son las enzimas y en qué alimentos las encontramos, en éste encontrarás una dieta para mejorar tus enzimas y con ello, tu estado de salud y bienestar.

Este plan de alimentación mejora las funciones metabólicas del sistema enzimático, que interviene en la formación y en el desdoblamiento de los principales nutrientes como hidratos de carbono, grasas, proteínas y energía, necesarios para el correcto funcionamiento de las células que componen los tejidos de nuestro organismo.

Al mismo tiempo, se incrementa la liberación de endorfinas, las enzimas de la felicidad y atenúan los dolores orgánicos.

Alimentos para mejorar tus enzimas

El famoso doctor Hiromi Sinya en su libro “La enzima prodigiosa” recomienda que el 85-90% de nuestros alimentos sean vegetales, con una proporción del 50% de los cereales integrales (en germen mejor) y legumbres, un 30% de vegetales verdes y amarillos y un 5% de frutas y frutos secos.

Se aconseja que se ingieran con frecuencia piña, papaya y kiwi que son las frutas más ricas en enzimas y no tomar antiácidos en casos de acidez y dispepsia, ya que conviene aumentar el consumo de dichas frutas.

En la dieta para mejorar las enzimas, es conveniente que sólo un 10 – 15% sea de proteínas animales.

Se deben consumir con relativa frecuencia algas como las siguientes:

Los hongos tipos siithake y maithake tienen propiedades anticancerígenas.

Hay que beber mucha agua de calidad; puedes emplear los filtros de carbono que se hayan en el mercado para quitarle metales pesados o consume agua mineral embotellada.

Es importante beber abundante agua entre las comidas.

Y tomar infusiones.

En definitiva, consume tus alimentos lo menos procesados posible y frescos.

Granos y cereales para mejorar tus enzimas

Otras recomendaciones para mejorar tus enzimas

  1. Evita consumir café, té, alcohol, lácteos, tabaco y gente negativa.
  2. Utiliza platos y vasos pequeños para reducir la cantidad de comida: sólo debemos comer lo necesario sin pasarnos.
  3. No utilices el horno microondas porque las enzimas se descomponen a 48º y en el horno microondas los alimentos se cocinan a 100 y 200º C.
  4. Es preferible cocinar siempre al vapor y a fuego lento con bajas temperaturas durante tiempos más prolongados.
  5. Mastica cada bocado entre 30 y 50 veces, lo que te ayudará a que se mezclen mejor las enzimas salivales con el alimento y se logra una predigestión que facilita el proceso digestivo y la acción de las enzimas digestivas.
  6. Realiza una cura depurativa si en algún momento has sobrepasado ese 20% de consumo de proteína animal. Es muy eficaz la dieta depurativa con manzanas.
  7. Cuida de que tus deposiciones sean diarias para limpiar tu organismo de toxinas y favorecer la renovación de las bacterias intestinales saprofitas y beneficiosas para nuestra salud.
  8. Colabora con los amigos y familiares en la realización de la dieta que será beneficiosa.
  9. Sé consciente de que tienes 2 cerebros: uno localizado dentro del cráneo y otro, que formado por los millones de neuronas que inervan los intestinos y que es el que debemos controlar para tener una dieta equilibrada.
  10. Practica de 30 a 60 minutos de ejercicio físico a diario.
  11. Relájate empleando técnicas de relajación muscular y respiración profunda.
  12. Mantén un ritmo de sueño regular.

Dieta semanal para mejorar tus enzimas

Desayuno

  • 1 taza de leche de arroz y café natural o té desintoxicador, té verde o té de ginko biloba.
  • 1-2 tostadas de pan integral con mermelada casera de fresa o tomate triturado o 5 galletas de avena o bizcocho casero.

Media mañana

½ hora antes de comer

  • 1 pera, 150 gr. de fresas, 3 rodajas de piña, 1 melocotón u otra fruta fresca.

Comida

  • Consumir todos los días verduras como caldos o ensaladas y de segundo plato alternar las proteínas vegetales (legumbres, quinoa, algas) con las proteínas animales según los días de semana.
  • 1 taza de caldo vegetal
  • Pudding con zanahoria y quinoa, muslos de pollo de corral con setas, garbanzos con bogavantes, lentejas con wakame.
  • 30 gr. de pan integral con semillas.
  • Infusión de manzanilla o anís. Quinoa con leche, mango y menta.

Media tarde

  • Zumo natural o un vaso de leche de arroz o infusiones.

½ hora antes de la cena

  • 1 manzana o 2 rodajas de piña.

Cena

  • Ensaladas de lechuga, tomate y otras verduras, ensalada de pimientos, tomate y atún, cogollos de lechuga con caballa, ensalada de wakame (algas), ensalada de arroz integral, ensalada de verduras con legumbres. Se citan varios tipos de ensaladas para elegir y alternar según los días de la semana.
    Ensaladas de vegetales para mejorar tus enzimas
  • 1 yogur de soja.
  • 30 gr. de pan integral con semillas.
  • Infusión de valeriana (ayuda a conciliar el sueño).

Si deseas consultar la dieta más a fondo, es recomendable que leas el primero de los libros citados en las fuentes.

Fuentes

  • Recetas para mejorar tus enzimas, Beatriz Troyano, Izaskun Astoreca
  • La enzima prodigiosa, Hiromi Sinya

Imágenes de Shutterstock: Cereales, Frutos secos, Ensalada

Comentarios
    • Paloma Pérez del Pozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *