Diferencias entre vaporizador y humidificador

Hace unos meses Jade de Construir una casa ecológica nos daba detalles sobre cómo debe ser una casa sana y entre ellos, nos hablaba de la importancia de la pureza del aire o del nivel de humedad en el ambiente de nuestra casa. Hoy, es Isabelle Robert de Magicvaporizers quien nos explica las diferencias entre vaporizador y humidificador.

En la actualidad existen tantos gadgets y electrodomésticos relacionados con la salud y el bienestar que a veces resulta difícil saber cuáles necesitamos.

Una de las dudas más comunes es la referida a aparatos que parecen similares pero en realidad no lo son, porque tienen funciones muy diferentes. Éste es el caso de los humidificadores y vaporizadores.

¿Cuándo es aconsejable decantarse por un vaporizador y cuándo por un humidificador?

En primer lugar es importante puntualizar que son dos aparatos con usos muy diferentes y que el hecho de que no se necesite un humidificador (por ejemplo por vivir en una zona húmeda) no implica que no pueda beneficiarse del uso de un vaporizador.

Uso del humidificador

El humidificador básicamente expulsa agua al aire. Puede hacerlo por diferentes mecanismos según el tipo de humidificador: calentando agua y produciendo vapor o mediante ultrasonidos, en cuyo caso el agua no se calienta.

Diferencias entre vaporizador y humidificador. Humidificador

El objetivo del humidificador es aportar una humedad extra hasta alcanzar la humedad aconsejable en el hogar, que es entre un 30% y un 60% según se informa en este artículo del diario ABC.

No obstante, es cierto que en humedades inferiores al 40%, causadas por ejemplo por la sequedad ambiental que provoca la calefacción, los niños y bebés pueden no encontrarse a gusto y un humidificador mejorará su sensación en vías respiratorias. Por eso, el uso principal del humidificador es en invierno, con las calefacciones.

Uso del vaporizador

El vaporizador por el contrario se emplea todo el año.

A diferencia de los humidificadores, todos los vaporizadores funcionan calentando agua y, también a diferencia de aquellos, los vaporizadores no envían al aire tan sólo vapor de agua, sino que tienen la espectacular propiedad de lograr extraer de las plantas sus principios activos.

Diferencias entre vaporizador y humidificador. Vaporizador

Así pues, si introducimos en un vaporizador lavanda o tomillo, lograremos tener además de vapor de agua, todos sus principios activos incorporados al vapor.

Aunque existen humidificadores que permiten incorporar aceites esenciales o perfumes, el efecto no es comparable. Para hacernos una idea correcta de lo que es un vaporizador, sería más adecuado compararlo con los antiguos vahos de eucalipto, por ejemplo.

Del mismo modo, si se precisa un humidificador por problemas serios de falta de humedad, un vaporizador no va a incrementar la humedad de la estancia a la misma velocidad que lo lograría un humidificador, ya que los vaporizadores no están concebidos con este fin, sino con el fin de emplear hierbas y plantas naturales para realizar tratamientos en casa.

Tratamientos que se pueden hacer con un vaporizador

Como ya sabían nuestros predecesores, existen muchas plantas con propiedades curativas.

Un vaporizador, ya sea de sobremesa o portátil, extrae sus propiedades curativas para que las inhalemos, ya sea en el aire o a través de una boquilla, pero es importante que sean de marcas conocidas para que éstos sean de buena calidad. Todavía no son aparatos fáciles de encontrar en nuestro país, aunque se pueden encontrar Online en tiendas especializadas en vaporizadores, como puede ser Magicvaporizers.

Lo ideal es escoger las plantas en función de nuestras necesidades. Así por ejemplo, si tenemos estrés, la lavanda es un magnífico relajante.

Vaporizar pasiflora, también llamada flor de la pasión, puede ayudar a los que sufren insomnio. Para obtener el mejor resultado debe vaporizarse a una temperatura de 100-150ºC. Existen más de 500 tipos de pasiflora con diferentes efectos, por lo que es mejor ponerse en manos de un experto botánico o comprarla en una herboristería en lugar de emplear cualquiera que hayamos recogido en el campo.

El hipérico o hierba de San Juan puede ayudar a los que padecen una depresión debida a un desbalance químico (no es la solución para otras causas de depresión como la deficiencia de algún tipo de nutriente). Las propiedades activas de esta planta actúan sobre los neurotransmisores.

El té verde tiene propiedades digestivas, circulatorias y adelgazantes. Estimula el metabolismo, neutraliza una fatiga ocasional y es un potente antioxidante.

El tomillo es antiséptico, antibacteriano y es beneficioso a nivel gástrico. Permite combatir la gripe. Además, es un estimulante digestivo ya que abre el apetito. Para los que sufren deficiencia de hierro, les puede ayudar a suplirla pero acompañada con una dieta rica en hierro.

La melisa es eficaz contra el dolor de cabeza, en especial mezclada con menta y lavanda.

La camomila facilita el sueño, alivia indigestiones y estimula el sistema inmune.

Es importante escoger plantas de cultivo ecológico de venta en cualquier herboristería, o cultivarlas nosotros mismos en macetas. La cantidad que precisan estos aparatos es muy pequeña.

Y tú, ¿sueles emplear alguno de ambos aparatos? Me gustaría que dejaras un comentario indicando qué plantas son las que empleas en tu vaporizador y con qué objetivo.

Imágenes Plantas aromáticas y Niño cerca de humidificador de Shutterstock y Vaporizador de Magicvaporizers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *