Disfonías. Cómo cuidar la voz y la garganta

Las disfonías son la pérdida del timbre de la voz por afectación de las cuerdas vocales y de la laringe debido a causas orgánicas y funcionales. El 5% de la población española sufre algún trastorno de la voz que requiere la intervención del especialista u otorrinolaringólogo.

La hiperfunción vocal tiene su causa en patologías como los nódulos de cuerdas vocales, el pólipo o los edemas de cuerdas vocales. Es necesario efectuar una exploración de la laringe en toda disfonía que se prolongue más de 15 días, si existe hábito tabáquico o una tumoración de la cuerda vocal.

Tipos de disfonías

Las disfonías de los niños pueden ser debidas a malformaciones congénitas como las membranas laríngeas, angiomas y otras causas.

En edades más avanzadas pueden aparecer papilomas laríngeos originados por una infección viral y cuando el niño habla se presentan alteraciones debidas a una hiperfunción vocal. También puede originarse disfonía espástica por un trastorno neurológico de la laringe que se origina en la enfermedad de Parkinson o la miastenia gravis entre otras y da lugar a espasmos de la voz.

Se conocen causas endocrinológicas que originan alteraciones de la voz como el mixedema del hipotiroidismo y los cambios del climaterio.

Las disfonías funcionales son alteraciones de la voz sin lesión anatómica de los órganos fonatorios. Pueden ser disfonías por abuso vocal como hablar excesivamente, chillar, gritar, excesivo aclaramiento de la garganta y demasiada tos, vocalizaciones forzadas, cantar con una técnica inadecuada, inhalación de polvo, humos y gases nocivos, mal uso de la respiración, temperaturas extremas como ingestión de bebidas frías o calientes y cuestiones emocionales o nerviosas.

Las disfonías por mal uso vocal se producen por hablar con una intensidad o tono más alto del que corresponde.

Las fonoponis producen conjuntamente un abuso y un mal uso vocal que se produce fundamentalmente en maestros.

Lesiones de las cuerdas vocales

Lesiones de las cuerdas vocales

Las disfonías infantiles se producen por un mal uso vocal. Entre ellas se conocen las disfonías hipocinéticas, producidas por un tono muscular laríngeo pobre y las disfonías hipercinéticas, provocadas por un aumento del tono muscular laríngeo.

Las disfonías funcionales deben ser tratadas por un logopeda.

Síntomas y tratamiento de disfonías

Los síntomas más frecuentes son ronquera, voz monótoma, voz temblorosa, episodios de afonía, variaciones en la intensidad, frecuente pérdida de los agudos o sensación de falta de aire al fonar y además puede presentar tos, picazón, uso de carraspeo para aclarar la voz, sensación de cuerpo extraño al tragar y dolor leve o moderado de la garganta al hablar.

La mayoría de las disfonías pueden ser tratadas con reposo de la voz y la modificación de los malos hábitos en el uso vocal y rehabilitación por un logopeda.

Los nódulos y el edema de las cuerdas vocales se pueden tratar con fármacos específicos y logopedia y en el caso de persistir es necesario la extirpación quirúrgica.

El pólipo de la cuerda vocal tiene como tratamiento la extirpación quirúrgica y luego su tratamiento logopédico.

El reflujo gastroesofágico y extraesofágico son factores que por sí solos pueden agravar las disfonías; los factores emocionales también pueden agravar la voz.

Decálogo para el cuidado de la voz

1. Evitar el ruido ambiente porque nos induce a hablar en un tono más alto de nuestras posibilidades. Si se suma la polución y la irritación interna, se dan las peores circunstancias para ejercer el habla.

2. No hablar por encima de nuestras posibilidades: cuando se sobrepasan estos límites aparece la disfonía y la predisposición a aparecer enfermedades vocales. Se puede hablar cuatro horas al día y cantar dos.

3. Hablar poco en caso de laringitis.

4. Evitar el tabaco y su irritación, provoca sequedad.

5. Mantener una buena hidratación porque las cuerdas vocales deberán estar lubricadas con una capa de moco.

6. Dormir lo suficiente y evitar los gritos y las tensiones psicológicas.

7. Evitar aclarar la garganta y no toser con fuerza. Se debe respirar lo más profundamente posible.

8. Buena alimentación equilibrada y ejercicio físico

tipos de disfonías

Clic en la imagen para verla ampliada

Dieta para combatir las disfonías

La dieta para combatir las laringitis que desencadenen disfonías debe ser rica en vitamina A porque protege y desinflama la mucosa de la laringe con zanahorias, calabazas, tomates, espinacas y acelgas.

Los ácidos grasos omega 3 presentes en el pescado azul y en las nueces ejercen un efecto antiinflamatorio que protege la garganta y la voz.

También es bueno consumir alimentos antibióticos con gran poder antiséptico como los ajos y las cebollas, que nos ayudan a vencer las infecciones.

Es beneficioso consumir verduras ricas en mucílagos con propiedades suavizantes y regeneradoras. Entre las verduras destaca la borraja, el calabacín, el apio y las judías verdes.

8 remedios naturales para aliviar la garganta

Estos remedios naturales con fitoterapia, utilizando plantas antiinflamatorias y antibacterianas con poder antitusígeno son muy útiles para aliviar la garganta.

Jengibre

Es un alimento idóneo para las cuerdas vocales porque tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y expectorantes. Se puede consumir fresco, deshidratado, confitado y en infusión caliente que ayuda a eliminar las mucosidades y las toxinas.

Jarabe antibacteriano de azúcar moreno y cebolla

Ponemos a hervir 2 cebollas con medio litro de agua durante veinte minutos y al líquido restante le añadimos 2-3 cucharadas de azúcar moreno para irlo tomando a sorbos a lo largo del día.

Infusión de tomillo

La infusión de tomillo junto con el zumo de medio limón y endulzado con miel es ideal para realizar gárgaras.

Propóleo

El propóleo es un antibiótico natural que debe ingerirse con agua bien caliente.

Infusiones de salvia, llantén, malva y malvavisco

Todas ellas son plantas reparadoras de las mucosas con acción emoliente o suavizante y antiinflamatoria.

Mezcla de aceite de oliva, miel y limón

Se mezclan una cucharadita de aceite de oliva, una de limón y dos de miel.

Agrimonia

Se trata de una planta excelente que suaviza la voz y aclara la garganta.

Regaliz

Ayuda a expectorar y desinflamar las vías respiratorias.

Fuentes

Imágenes de Shutterstock: Chica que ha perdido la voz y Lesiones de las cuerdas vocales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *