Edulcorantes naturales y saludables: miel, sucralosa y estevia

Tras haber tratado previamente el tema de los edulcorantes artificiales más consumidos -y no precisamente para favorecer su consumo por las dudas sobre su salubridad- me parece necesario escribir hoy sobre distintas alternativas basadas en edulcorantes naturales y saludables. Aunque ya indiqué en ese artículo que tal vez fuese mejor deshabituarse al sabor dulce, dado su carácter adictivo, si podemos endulzarnos saludablemente y de forma natural, mejor ¿no?

La miel

Voy a empezar hablando de la miel, a la que no puedo dejar de nombrar como endulzante natural puesto que lo es, si bien soy consciente de que si consumes edulcorantes por mantener la línea, la miel no es muy adecuada para ello aunque posea auténticas propiedades medicinales.

Tengo una amiga que desde siempre toma su café por la mañana con una cucharadita de miel y no se ha privado de ello ni siquiera cuando ha decidido bajar algo de peso. Tomada con moderación no tiene porqué llevarte a engordar.

La sucralosa

Procede de la caña de azúcar; de hecho, es el único edulcorante que se fabrica a partir de éste. Pese a que es 600 veces más dulce que el azúcar, no aporta calorías.

La sucralosa se utiliza en la elaboración de productos light bajos en calorías. Es necesario leer las etiquetas de los productos que compramos para saber lo que contienen. Si están edulcorados con sucralosa, al menos podremos estar tranquilos ya que hasta la fecha los estudios realizados sobre su toxicidad han demostrado que su consumo es seguro.

La estevia, la reina de los edulcorantes naturales y saludables

La stevia o estevia es un arbusto pequeño de la familia de los crisantemos y originario de la zona Norte de Paraguay y zonas adyacentes del Brasil. Los indios guaraníes han utilizado durante siglos sus hojas para endulzar sus comidas. De hecho, la bautizaron en su lengua como “hierba dulce”. Su uso se ha extendido en los últimos años en países orientales como Japón.

Las hojas secas de la estevia no sólo sirven para endulzar sino que además contienen proteínas, fibra, vitaminas A y C y minerales como hierro, fósforo, calcio, potasio y zinc. Y todo ello sin aportar calorías al organismo y sin efectos secundarios perjudiciales sobre la salud.

Además de endulzar y aportar los nutrientes mencionados, la estevia reduce el apetito y la ansiedad por comer. Tiene un alto poder diurético y ayuda a mejorar la digestión, ya que el organismo no tendrá que trabajar tanto para digerirla al tratarse de un producto 100% natural.

Un montón de nutrientes, cero calorías y cero grasas, ¿qué más se puede pedir?

Este vídeo que inserto no tiene desperdicio. No sólo habla de la estevia, pero merece la pena invertir los 7 minutos que dura en verlo y escuchar a su protagonista, Josep Pàmies.

Josep Pàmies es un campesino catalán (Balaguer, Lleida) que hace 15 años abandonó los métodos modernos de cultivo con uso abundante de químicos y pesticidas, para pasar al cultivo ecológico, resultando en una radical mejora de su propia salud y la de sus tierras. Desde entonces, Josep se ha convertido en un firme defensor del cultivo ecológico y ha investigado y promueve el uso de las plantas con propiedades medicinales, sobre todo de la estevia o el ajenjo. Josep también critica ferozmente la industria farmacéutica y las empresas que promueven el uso de transgénicos, como Monsanto, por velar más por la obtención de beneficios económicos -mediante el uso de patentes y la cronificación de la enfermedad- que la búsqueda de soluciones reales y éticas.

 

Y tú, ¿cómo endulzas tu café o infusiones?

Imagen de Shutterstock: Hojas de estevia fresca

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *