Encara tu vida con una actitud positiva

¿Quién es el responsable de cómo reaccionas a las cosas que pasan a tú alrededor? ¿Quién decide estar contento o enfadado? ¿Quién reconoce sus emociones y las encamina? Tú, tú y otra vez tú. Por eso, encara tu vida con una actitud positiva.

A lo mejor eres una persona espiritual o religiosa. A lo mejor crees en la existencia de un dios o una energía universal. A lo mejor crees que estamos aquí por algún motivo y todo lo que no pasa nos ocurre según un plan. Y a lo  mejor no. A lo mejor piensas que la vida es fruto de la casualidad y de las decisiones que vamos tomando.

En realidad no importa. Pienses lo que pienses, a la práctica y que sepamos, sólo pasamos por esta vida una vez, por lo tanto, lo más lógico es pasarlo fantásticamente bien y disfrutar al máximo. Don’t worry be happy como dice la canción.

La verdad, sin embargo, es muy diferente. Hoy en día vamos muy acelerad@s y muy estresados y a veces no nos tomamos el tiempo de disfrutar y pasárnoslo bien. Llega la noche y estamos agotados, y nos damos cuenta que hemos ido corriendo todo el día, estamos permanentemente preocupad@s y no hemos disfrutado de verdad ni un sólo momento.

Y eso no puede ser, tienes que cambiarlo ya.

Para empezar, practica el mindfulness, término inglés que se refiere a vivir y disfrutar el presente. Si estás jugando con tus niños, juega. Vacía la mente de preocupaciones, temas pendientes y cenas por hacer y disfruta. Cuando vayas hacia el trabajo, céntrate en lo que ves, lo que oyes, lo que hueles, lo que sientes… Seguro que encontrarás cosas nuevas y maravillosas de las que no te habías percatado antes…

Por otro lado, relativiza las cosas. Cada cosa tiene la importancia que tiene. ¿Realmente es tan grave que el informe que tienes que presentar mañana no esté todo lo bonito que te gustaría? ¿Será tu vida peor por ello? Con esto no te estoy animando a que hagas las cosas mal, al contrario; haz siempre las cosas lo mejor que puedas, pero de manera eficiente, dedicándole la energía y tiempo que se merecen dentro de tus prioridades. Y si algo sí es importante, no te preocupes, ocúpate. Si te parece que este mes vas a tener dificultades para pagar el recibo de la luz, busca inmediatamente una solución y ejecútala, pero no dejes que este tema te ronde todo el día por la cabeza y te paralice.

Muy importante también es ser muy conscientes de nuestras emociones. Si estás triste o enfadad@, sé consciente de ello, no te juzgues ni te castigues por ello. Nota y encamina esa emoción. Si tienes que hacer algo al respeto, hazlo. Si no puedes o quieres hacer nada, cambia tu estado de ánimo pensando en alguna cosa que te guste, agradeciendo todo lo que tienes o ayudando a alguien que lo necesite. Ponle más humor, risas y sonrisas a tu vida.

Sigue el tablero Actitud positiva de Alimenta tu bienestar en Pinterest.
 

En resumen, encara tu vida con una actitud positiva, para disfrutarla a tope, pasártelo muy bien y vivir como únicos todos y cada uno de tus momentos.

¡Don’t worry be happy!

¿Eres consciente de lo importante que es la actitud con la que se encara la vida para lo que te sucede?

Imagen Mujer joven sonriendo de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *