Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) se produce por una obstrucción de las vías respiratorias que dificulta la entrada y la salida del aire de los pulmones. Las enfermedades más comunes de este grupo son las bronquitis crónicas, el asma y el enfisema pulmonar.

Sus causas más comunes son el tabaquismo, siendo la principal causa de enfermedad y muerte en los fumadores. Otros factores que predisponen a la enfermedad pulmonar obstructiva son la contaminación ambiental, los gases y polvos irritantes de las industrias, algunos alérgenos (polen, ácaros, etc.), algunos fármacos y el envejecimiento.

Son enfermedades que si no se diagnostican y tratan de manera adecuada, se complican con cuadros de insuficiencia respiratoria y cardíaca que comprometen de manera seria la vida de las personas.

Bronquitis

Es una inflamación aguda o crónica de los bronquios que desencadena tos, expectoración abundante de moco, fatiga, molestia en el pecho y dificultad respiratoria. Se auscultan ruidos respiratorios como roncus (ruido bajo y grave), sibilancias (ruido bajo y agudo) y estertores secos o húmedos (sonido similar al burbujeo). Las sibilancias son más frecuentes en las personas con asma.

La bronquitis aguda es secundaria a una infección bacteriana o vírica de las vías respiratorias y suele durar una semana.

La bronquitis crónica es consecutiva al tabaco y a agentes ambientales contaminantes y su duración es de 3 meses durante al menos 2 años.

Tiene una mayor incidencia en mujeres mayores de 45 años. Se acompaña de tos, expectoración mucosa, dificultad para respirar y una ligera opresión en el pecho.

El humo del tabaco es el causante de más del 80% de los casos de bronquitis crónicas. Los fumadores tienen un periodo más difícil de recuperarse de las bronquitis agudas y otras infecciones respiratorias. Los pulmones del fumador se vuelven más vulnerables a las infecciones. Con el tiempo, las sustancias nocivas dañan los conductos respiratorios aumentando la posibilidad de padecer enfisema.

Hay que distinguir bien la neumonía de la bronquitis aguda. La neumonía produce fiebre alta y escalofríos. Se diagnostica con radiografía de tórax para descartar una neumonía. Oximetría o analítica de los niveles de oxígeno y monóxido de carbono sanguíneos, en la insuficiencia respiratoria disminuye el oxígeno y aumenta el monóxido de carbono.

EPOC Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Asma

Es una inflamación crónica de los pulmones caracterizada por sensación de opresión de pecho, dificultad respiratoria con respiración entrecortada y tos.

La tos del asmático es persistente durante la noche y aparece después del ejercicio físico, deporte o esfuerzo.

Al expectorar expulsa un esputo blanquecino, viscoso en los casos de asma por enfriamiento, y verdoso y amarillento en los casos de asma por calentamiento.

Los asmáticos también presentan sudor, somnolencia y confusión mental.

El síntoma más característico son las sibilancias, un pequeño ruido agudo que se oye al auscultar los pulmones.

Es frecuente el asma alérgico secundario a las alergias al polen y a los ácaros, caracterizado por espasmos e inflamación de los bronquios. Se diferencia de las bronquitis en que es un cuadro reversible provocado por una contracción de los bronquios secundaria a la acción de sustancias nocivas para los bronquios con su posterior recuperación: sin embargo, en las bronquitis la obstrucción bronquial es persistente.

La crisis asmática puede ser desencadenada por alimentos ricos en sal y alergizantes, polen, polvo doméstico, contaminación ambiental y estrés. Se producen espasmos bronquiales acompañados de dificultad respiratoria transitoria con posterior recuperación.

El estado asmático es una complicación grave del asma que pone en peligro la vida del paciente porque un broncoespasmo intenso desencadena una insuficiencia respiratoria y cardíacas agudas.

Enfisema pulmonar

Suele ser la consecuencia de bronquitis crónicas repetidas con destrucción de las paredes alveolares, sobredistensión permanente de los espacios aéreos y pérdida de la elasticidad de los tejidos pulmonares. Las vías respiratorias quedan obstruidas, las paredes alveolares se colapsan y destruyen formando grandes bolsas de aire en el parénquima pulmonar.

Sus síntomas son grave dificultad respiratoria, sobre todo para expulsar el aire respirado. El enfermo se inclina a menudo adelante rodeando las rodillas con los brazos y así facilitar la respiración.

La morfología del tórax cambia a tórax en tonel debido al conjunto de aire atrapado en los pulmones y a la mayor distensión alveolar. No suele haber tos ni esputos.

En estadíos avanzados se produce una pérdida del área pulmonar disponible para el intercambio gaseoso desencadenando primero insuficiencia respiratoria y luego cardíaca.

Tratamiento de las EPOC

Los puntos fundamentales del tratamiento para pacientes que padecen EPOC son los siguientes:

  1. Dejar de fumar.
  2. Evitar los contaminantes ambientales e industriales (uso de mascarillas).
  3. Evitar los alérgenos que desencadenen asma (polen, polvo doméstico).
  4. Tratarse de manera adecuada los resfriados y gripes.
  5. Reposo.
  6. Vaporizadores y aerosoles con broncodilatadores y antiinflamatorios.
  7. Beber abundante agua y tomar líquidos en las comidas (caldos, jugos) para conseguir que la mucosidad sea más fluida y pueda eliminarse fácilmente.

Medidas para combatir EPOC

Plan de alimentación recomendado para las EPOC

Se recomienda el consumo frecuente y abundante de los siguientes alimentos-

1. Verduras ricas en vitaminas C y A con efectos antioxidantes, protectores y regeneradores de la mucosa respiratoria. Entre ella se recomiendan:

  • Las cebollas: el aceite esencial de la cebolla es mucolítico porque deshace la mucosidad expectorante antibiótico y broncodilatadora. Se aconseja el caldo depurativo de cebolla con apio.
  • El ajo: su esencia sulfurada es antibiótica y mucolítica porque deshace la mucosidad y facilita la expulsión.
  • El rábano: contiene una esencia sulfurada de sabor picante que facilita la eliminación del exceso de la mucosidad bronquial y descongestiona los bronquios.
  • Los puerros: poseen propiedades mucolíticas y broncodilatadoras.
  • Las borrajas: contienen mucílagos de acción emoliente y hervidas con su caldo benefician a los bronquios.

2. Frutas ricas en vitamina C: naranjas, mandarinas, limones, kiwis, fresas, arándanos, grosellas, maracuyá, piña. Consumir zumos de fruta.

3. Legumbres, sobretodo soja, abundante en magnesio que relajan los bronquios.

4. Pescado azul, rico en ácidos grasos poliinsaturados o omega-3 con efectos antiinflamatorios.

5. Fibra soluble, presente en las legumbres y cereales integrales, pues absorben las sustancias nocivas secundarias a la inflamación.

6. Miel y propóleos con acciones sedantes, antitusígenas y suavizante de las vías espiratorias. El propóleo protege y desinflama las vías respiratorias.

Se debe evitar y/o reducir el consumo de:

  • Productos lácteos: pueden producir más moco.
  • Alimentos azucarados ricos en sacarosa o fructosa: provocan la supresión de la función inmunológica.
  • Sal: el sodio retiene agua en los tejidos. Es conveniente reducirlo porque contribuye a la curación de la bronquitis. Encuentras alternativas saludables al consumo de sal haciendo clic en el enlace.
  • Aditivos que pueden desencadenar las crisis asmáticas (glutamato monosódico, nitritos y sulfitos).
  • Bebidas alcohólicas: el alcohol retrasa o hace más difícil la curación de la bronquitis y estimula los ataques asmáticos.
  • Grasas saturadas: su exceso debilita el sistema inmune y retrasa la curación de las bronquitis, asma y enfisemas.

Imágenes de Shutterstock: Concepto Asma inhalación y Mujer inhalando

Comentarios
  1. Antonio
    • Paloma Perez del Pozo
  2. dardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *