Cómo hacer ejercicio sin darte cuenta

Tal vez seas de esas personas que tienen el hábito de ir al gimnasio o practicar algún deporte habitualmente. Sin embargo, son muchas las que no hacen ejercicio en absoluto y una excusa muy común es la de “no tengo tiempo”. Por eso, hoy quiero hacer una lista de actividades físicas que puedes hacer incorporándolas a tu rutina de vida y así, hacer ejercicio sin darte cuenta.

Algunos de los últimos artículos que ha escrito Paloma han tratado sobre los muchos beneficios que aporta el ejercicio físico a la salud así como de los inconvenientes de la vida sedentaria.

Muchas personas llevan una vida sedentaria debido no sólo a las comodidades a las que nos hemos ido acostumbrando con el tiempo, sino también a que muchos de los trabajos que realizamos para ganarnos la vida tienen lugar en oficinas y otros entornos en los que el ejercicio físico no tiene cabida.

Pues bien, espero que alguna o más de estas propuestas que hoy te hago puedan serte útiles si éste es tu caso. Es una manera de mantenerse activo y saludable.

Puedes caminar en las pausas del trabajo

Hacer ejercicio sin darte cuentaMuchos trabajadores tienen derecho a hacer una pausa para tomar un café a media mañana. Si tu trabajo se desarrolla fundamentalmente sentado, aprovecha esa pausa para dar un paseo por la manzana o el polígono en el que esté situada tu oficina. Puedes aprovechar bien la pausa entera o un 80% de ésta para estirar las piernas y tomar el aire. Yo lo hacía en la última etapa de mi último trabajo y puedo decir que no sólo le sentó bien a mi cuerpo, también a mi espíritu.

Igualmente puedes hacerlo en la pausa para comer. Reserva un espacio de tiempo para caminar como postre.

Puedes caminar en lugar de utilizar el transporte público

Si el trayecto que debes realizar a diario es demasiado largo como para hacerlo a pie, puedes bajarte algunas paradas antes de la de tu destino. Conforme vayas habituándote puedes ir aumentando el trayecto de caminata bajándote antes. Y si lo haces no sólo en el camino ida sino también en el de vuelta, el beneficio será doble.

Si utilizas el coche, también puedes aparcarlo un poco más lejos de tu destino para hacer trayectos a pie.

Puedes utilizar las escaleras en lugar del ascensor

No sólo en el edificio en el que vives hay escaleras, las encuentras en oficinas, centros comerciales, esHacer ejercicio sin darte cuenta - sattvataciones de metro y muchos otros lugares públicos. Es sólo cuestión de habituarse y empezar a ver las escaleras como una oportunidad para hacer ejercicio en vez de como un obstáculo en el camino.

Puedes hacer la compra a pie

Me refiero a esas compras pequeñas que hacemos a diario o con frecuencia. No cojas el coche para ir a por el pan y similar. Ve caminando y transporta las bolsas de la compra tu mismo. El hecho de transportar las bolsas ya supone un extra de actividad física.

Puedes pasear, una actividad para tu ocio

Hacer ejercicio sin darte cuenta - VladoPuedes incorporar el hecho de pasear a la lista de actividades que realizas en tu tiempo de ocio. Pasear por tu ciudad o pueblo puede servirte para conocer rincones o zonas desconocidas a la par que realizas una actividad física saludable (y gratuita).

Y si tienes perro, no te limites a sacarlo a él para que haga sus necesidades, aprovecha para caminar y hacer ejercicio juntos.

[Inciso: ¿te has fijado que tan sólo los animales domésticos sufren de sobrepeso?]

Las tareas domésticas, el gimnasio en casa

Si tienes que realizar las tareas de la casa, como pasar la aspiradora, barrer, planchar, limpieza de cristales y similar… planteátelo como tu tiempo de gimnasia en casa y presta atención a los movimientos que realizas. Es un ejercicio que si lo haces con conciencia de ello y te lo tomas como una actividad física extra no sólo le vendrá bien a tu cuerpo, sino que además puedes empezar a ver esta tediosa y repetitiva tarea con otros ojos. No te preocupes que no es adictivo 😉

Otras maneras de hacer ejercicio sin darte cuenta

hacer ejercicio sin darte cuenta - sattva---Jugar con niños (hijos, sobrinos, nietos…), juegos de deporte de la wii (mis hijos suelen sudar como si vinieran de correr una maratón), bailar, levantarse para hablar por teléfono en vez de estar sentado, coger las cosas por ti mismo en vez de pedirle a otra persona que te las acerque… en fin, hay un montón de tareas diarias que seguro puedes transformar en actividad física para tu cuerpo.

Si no estás habituado a hacer ejercicio físico y decides hacerlo ahora, ten en cuenta que al principio te cansarás; ello es debido a que tanto el corazón como las piernas no están acostumbradas a ese esfuerzo. Conforme vayan ejercitándose, notarás como esto mejora, incluso esa respiración agitada del comienzo; las agujetas dejarán de aparecer (por cierto, te recomiendo magnesio para contrarrestarlas) y empezarás a notar que los músculos utilizados estarán más tonificados.

Seguro que se te ocurre alguna otra propuesta que quieras aportar a las planteadas hoy en este artículo. ¿La compartes?

Comentarios
  1. Rodol
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *