Pautas de higiene alimentaria en el hogar

La higiene alimentaria comprende todas las medidas necesarias para garantizar la inocuidad sanitaria de los alimentos y mantener su contenido nutricional. Abarca un amplio campo de acciones encaminadas a evitar la contaminación microbiana de los alimentos desde su fuente de procedencia (agricultura, sacrificio de animales, pesca, fabricación en industrias), recolección, compra del alimento, conservación y cocinado.

Las toxiinfecciones alimentarias son producidas por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos patógenos o sus toxinas. Suelen producir trastornos como dolor abdominal, náuseas y vómitos y, algunas veces fiebre.

Las enfermedades diarreicas provocadas por los alimentos y el agua son responsables de 2,2 millones de toxiinfecciones alimentarias, de las cuales 1,9 millones de personas son niños.

Pautas preventivas de higiene alimentaria

Debemos seguir una serie de pautas sencillas y eficaces para prevenirlas, y evitar las contaminaciones cruzadas de alimentos durante su preparación en casa mediante la higiene:

  • Lavar los alimentos como las frutas y verduras: deben lavarse a conciencia incluso si se van a pelar y cortar a trocitos antes de preparar una ensalada fresca, una cocción, guiso de verduras o un postre con frutas.
  • Las manos se lavarán siempre antes de preparar un alimento o después de utilizar el servicio higiénico, después de haber tenido contacto con materiales sucios o alimentos crudos.
  • Los utensilios y cubiertos de cocina que se emplean para la preparación de alimentos deben fabricarse con materiales resistentes a la corrosión y deben lavarse con agua caliente para eliminar los gérmenes y secarse con un paño limpio de cocina.
  • Las bayetas, estropajos y paños de cocina pueden albergar gérmenes por lo cual se recomienda su inmersión en 1 litro de agua caliente con detergente y lejía.
  • Los muebles como los armarios deben limpiarse de polvo e insectos, la encimera y el suelo de la cocina deben estar limpios con jabón y lejía. No se deben utilizar las mismas superficies para manipular alimentos crudos y contaminados.

Pautas de higiene alimentaria

Elaboración y conservación correcta de los alimentos

Los alimentos deben reunir una serie de requisitos para evitar la contaminación bacteriana. La contaminación cruzada es una de las formas más fáciles de propagar bacterias entre alimentos, no debiendo descongelar alimentos a temperatura ambiente, sino que se hará en el refrigerador para evitar el crecimiento de bacterias.

Prácticas correctas de elaboración de los alimentos

  • Cocinar los alimentos con la menor antelación posible a su consumo.
  • Descongelación de alimentos en el horno microondas o en la parte inferior del frigorífico. La carne y el pescado se descongelarán previamente antes de su cocinado para permitir la difusión del calor en su interior. Mantener los alimentos descongelados en el frigorífico hasta su cocinado para evitar contaminaciones. No recongelar alimentos previamente descongelados.
  • Es mejor consumir alimentos cocinados pues la cocción a temperaturas superiores a 70ºC mata los gérmenes.
  • Evitar el uso de la mayonesa casera, son más recomendables las salsas envasadas de bote.

Prácticas correctas de conservación de alimentos

  • Los alimentos se conservarán refrigerados o congelados a temperaturas adecuadas en el frigorífico. Consumir los alimentos cocinados lo antes posible. Revisar y respetar la fecha de caducidad de los alimentos envasados (leches, yogures, salsas, etc.)
  • Los alimentos deben reunir una serie de requisitos para su correcta conservación en el frigorífico:
    • Se colocarán en estantes superiores los alimentos cocinados que nunca deben estar en contacto con alimentos crudos. Los guisos deben refrigerarse para su conservación, no deben tenerse más de 2 horas a temperatura ambiente y deben congelarse a los 4 días. En caso de duda se deben tirar los restos de comida, ya que a veces son fuentes de infecciones. Una vez abiertos los envases del tomate frito y los guisos, se debe trasladar el contenido a un recipiente de vidrio o plástico.
    • La carne y el pescado crudos se conservan envueltos en papel de aluminio, plástico o en un recipiente hermético (tupper). El jamón york y el chóped deben guardarse en la parte baja del frigorífico. Los huevos se conservan con la cáscara limpia y no se tendrán en el frigorífico más de 3 semanas
    • Las frutas y verduras se conservan en la parte baja, aunque las patatas, plátanos, cebollas y limones no necesitan frío para su conservación.

Higiene alimentaria

La conservación de los alimentos congelados

  • 1-3 meses el pan, pescado, mariscos y alimentos cocinados;
  • 4-6 meses: helados, carne de cerdo y mantequilla;
  • 7-9 meses: setas, queso, fruta y carne de cordero;
  • 10-12 meses: verduras, carne de ternera y pollo y otras aves.

Evitar el consumo de huevos crudos

Este alimento es fuente de salmonellas, hay que tener cuidado con las salsas preparadas con huevos como mayonesas.

Controlar la temperatura en las frituras

Las bacterias se multiplican de 4 a 140 grados centígrados, con lo cual se recomienda que el pollo, las hamburguesas y los filetes se cocinen a altas temperaturas.

¿Sigues estas normas para una correcta higiene alimentaria?

Comentarios
  1. SN Centro de Formacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *