Ideas para preparar postres saludables

Una antigua compañera de trabajo solía ver programas de cocina en la tele en las noches de insomnio y decía con frecuencia que no comprendía esas recetas de postres a base de fruta cargados de azúcar.

Si la fruta ya es deliciosa en sí misma, ¿que necesidad hay de transformarla y, sobre todo, de añadirle azúcar para endulzarla más? Por esa razón, he pensado que sería interesante recoger algunas ideas para preparar postres saludables.

Pero ¿qué es un postre saludable? La mayoría de los postres suelen estar elaborados a base de azúcar (y mucha), mantequilla y/o harinas refinadas que apenas aportan nutrientes al organismo pero sí un montón de calorías vacías.

Consejos para preparar postres saludables

Para que un postre sea saludable, no necesariamente tiene que ser bajo en calorías, pero al menos sí debe aportarte nutrientes que tu organismo pueda necesitar.

Postres saludables con harina integral

¿Qué tal si en vez de utilizar harina refinada -pobre en nutrientes-, empleas harina integral? Puede que engorde igual pero al menos estarás aprovechando los nutrientes perdidos en el refinado de la harina blanca.

Si eres de los que toman suplementos de salvado, debes saber que éste es uno de los elementos que se eliminan al procesar los cereales para obtener los productos refinados. Pásate a la harina integral incluso en los postres, únicamente ten en cuenta que la harina integral no absorbe los líquidos igual que la refinada, por lo que se recomienda utilizar algo menos de harina integral que de refinada indicada por la receta.

Te dejo un enlace a una receta de bizcocho de yogur con harina integral; es igual que la receta que tenemos en casa pero cambiando la harina y el azúcar blancos por harina integral y azúcar moreno.

El empleo de azúcar moreno no hará la receta menos calórica ni más saludable, por lo que te recomiendo simplemente que utilices menos azúcar que la indicada en la receta; el bizcocho será menos dulce pero seguro que está rico.

Fruta, la reina de los postres saludables

Es tal la variedad de frutas a elegir que no hay excusa para no tomar fruta como postre, si bien hay que tener en cuenta que la fruta pierde parte de sus propiedades durante la digestión junto con otros alimentos. En estos casos, el proceso digestivo es más largo y la fruta fermenta en el estómago pudiendo producir malestares digestivos. De ahí que se recomiende tomarla siempre sola.

Pero si no te sienta mal, la fruta no deja de ser un estupendo postre. Ahora que estamos en temporada de fresas, ¿qué necesidad hay de bañarlas en un montón de nata montada cargada de azúcar y grasas, si ellas ya son dulces y exquisitas de por sí? [Puedes ver los principales nutrientes de la nata montada pinchando en el enlace].

Macedonia de frutas

Además de tomar la fruta tal cual, también podemos tomar una macedonia de frutas.

  • Es un postre muy socorrido y variado, puesto que se trata de mezclar diferentes frutas troceadas, las que más nos gusten, las que tengamos en casa, variando de frutas en función de la temporada.
  • Si le añades un poco de zumo de limón, potencias el sabor de la fruta y, además, evitarás la pérdida de vitaminas que se suele producir con la oxidación.
  • También puedes añadir yogur desnatado, bebible o no, para obtener un postre diferente.
  • Y aunque no es necesario añadir azúcar, si le añades una pizca (sin pasarte) y lo dejas reposar a temperatura ambiente, la fruta soltará su jugo y se hará un dulce almíbar.

Otro modo de preparar la fruta para postre es en formato brochetas. Puedes trocearla con moldes de los que se emplean para hacer galletas y obtendrás un postre original, sabroso y muy saludable.

Sigue el tablero Fruta divertida de Alimenta tu bienestar en Pinterest.

Receta de tarta de chocolate

El chocolate es uno de esos alimentos que levanta pasiones: en tableta, en helados, en tartas… pero la mayoría de los postres elaborados a base de chocolate van también cargados de azúcar. Por esa razón, traigo una receta de tarta de chocolate extraída del libro de M. Montignac “La dieta Montignac”, ideal para personas que están a dieta o que simplemente quieren disfrutar de un postre a base de chocolate que no contiene ni harina ni azúcar.


La receta es para 6-8 personas, pero las veces que la he hecho en casa me ha parecido un pelín escasa para tantos o hay algo que no he hecho bien ;).

Tiempo de preparación: 30 minutos, más refrigeración durante la noche

Tiempo de cocción: 8 minutos

Ingredientes

  • 310 g de chocolate negro (con el 70% de cacao) partido en trozos y 185 g más, para recubrir la tarta
  • 10 huevos grandes, con las claras y la yemas separadas

Elaboración

  1. Recubre un molde redondo desmontable con papel para el horno. El papel debería sobresalir unos pocos centímetros por encima del borde. Precalienta el horno a 250ºC.
  2. Coloca un cuenco grande y limpio sobre una cacerola con agua que hierva a fuego lento, asegurándote de que el cuenco no contacte con el agua. Coloca los 310 g de chocolate en el cuenco para que se derritan (tardará unos 15-20 minutos), removiendo con frecuencia.
  3. Coloca las claras de huevo en un cuenco grande y, con unas varillas eléctricas, bátelas prácticamente a punto de nieve.
  4. Coloca el cuenco con el chocolate fundido en una superficie de trabajo. Bate suavemente para incorporar las yemas al chocolate. Añade un par de cucharadas de las claras de huevo y remueve para mezclarlo bien. Rápida y suavemente, ve incorporando el resto de las claras hasta que la mezcla tenga la consistencia de un soufflé o de una mousse ligera. No lo trabajes en exceso.
  5. Vierte la mezcla en el molde y hornéala exactamente 8 minutos. [Es muy importante que el horno esté bien caliente antes de introducir el molde]. Retira el molde del horno y déjalo enfriar 30 minutos y mételo después en la nevera 12 horas o toda la noche.
  6. Para acabar, saca la tarta de la nevera y desmóldala sobre un plato grande o un film transparente dispuesto sobre una superficie plana. Recubre la tarta con una fina capa de chocolate. Enfríala en la nevera 5 minutos. Para servir, sumerge un cuchillo afilado en agua caliente y corta las porciones.

Postres saludables - tarta de chocolate

Para terminar, si eres de esas personas a las que le gusta la repostería, te dejo un enlace a un artículo en el que se detalla el papel de estos ingredientes “menos saludables” de los postres y ofrecen alternativas saludables para mejorarlos sin sacrificar su sabor.

Y aunque la repostería no sea una de tus aficiones, es probable que sí te guste tomar postres ¿o no? ¿Qué tipo de postre tomas habitualmente? ¿Te pirras por lo dulce?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *