La importancia de las vitaminas en la alimentación

Las vitaminas son sustancias orgánicas complejas esenciales que deben estar presentes en la dieta en muy pequeñas cantidades y no pueden sintetizarse en el organismo. De ahí la importancia de las vitaminas en la alimentación.

Se conocen 13 compuestos. Son sustancias lábiles que se alteran fácilmente por cambios de temperatura, PH y por almacenamientos prolongados.

Las vitaminas son esenciales para el metabolismo ya que actúan en los sistemas enzimáticos para metabolizar las proteínas, grasas e hidratos de carbono. Son indispensables para el crecimiento y desarrollo y colaboran en la construcción de células, tejidos y órganos.

Las vitaminas deben ser suministradas a través de la alimentación porque el cuerpo humano no puede sintetizarlas. La vitamina D se puede formar con la exposición al sol y las vitaminas K, B1, B12 y el ácido fólico se forman en la flora intestinal.

Clasificación de las vitaminas según su solubilidad

Desempeñan importantes funciones en el organismo como activadores de reacciones bioquímicas (vitaminas del grupo B), colaborando en la formación de colágeno, que forma parte de los tejidos orgánicos (piel, ligamentos, huesos y vasos sanguíneos) (vitamina C), y protegiendo el sistema inmunológico (vitaminas A, B, C, E y D).

La deficiencia, ausencia o exceso (en el caso de las liposolubles), producen enfermedades graves.

Las deficiencias vitamínicas pueden ser primarias por no ingerir suficientes vitaminas. Deficiencias secundarias al tabaquismo, alcoholismo, consumo de medicamentos que interfieren en la absorción intestinal de las vitaminas, por ejemplo el uso prolongado de antibióticos acaba con la flora intestinal que produce la vitamina K. Diversas enfermedades intestinales crónicas dificultan la absorción de vitaminas.

Las sobredosis vitamínicas son poco probables con el consumo de alimentos pero pueden suceder con el consumo de complementos vitamínicos. Son más frecuentes con las vitaminas liposolubles, ya que las hidrosolubles se eliminan más fácilmente por la orina.

Preservar el valor vitamínico de los alimentos es muy importante, para lo cual se aconseja:

  • Consumir frutas y verduras frescas en ensaladas.
  • Los alimentos congelados conservan bien las vitaminas porque se recolectan cuando están más frescos y se almacenan a temperaturas bajas, con lo cual conservan los nutrientes.
  • Almacene los alimentos de manera que no pierdan sus nutrientes; la mejor opción es un lugar frío y oscuro, ya que las vitaminas se degradan más rápido si están a altas temperaturas y las vitaminas C y B2 son muy sensibles a la luz.
  • Cocer las verduras al vapor o en el horno microondas con poco agua. La cocción de verduras con abundante agua pierde vitaminas.

La importancia de las vitaminas en la alimentación - Infografía

Propiedades y fuentes alimentarias de vitamina A

Esta vitamina es liposoluble. El organismo la almacena en el hígado y se localiza en los componentes de la retina del ojo.

La principal función de la vitamina A es intervenir en la formación y mantenimiento de la piel y membranas mucosas. Además:

  • Regenera la flora intestinal, vaginal, etc. destruida por el consumo abundante de antibióticos.
  • Cuida de los huesos, dientes, cabellos y uñas. Fortalece órganos como los ojos, el corazón y los pulmones.
  • Potencia el sistema inmunitario y previene la aparición de muchas infecciones.
  • Es necesaria para la elaboración de hormonas y enzimas.
  • Desintoxica el organismo.
  • Interviene en la formación de células sanguíneas y en la transcripción de los genes.

Se encuentra en los siguientes alimentos:

Se necesita un consumo diario de 3.500 UI en mujeres y 4.500 UI en hombres.

Propiedades saludables de la vitamina A

  • Fortalece el sistema inmunitario por lo que resulta adecuada para prevenir muchas infecciones respiratorias: anginas, gripe, resfriados, faringitis, sinusitis y bronquitis. También evita dermatitis y vaginitis infecciosas.
  • Anticancerosas debido a las propiedades antioxidantes de los betacarotenos. Evita la aparición del cáncer de pulmón, boca, estómago y mama. Inhibe el crecimiento de los tumores y sus metástasis.
  • Beneficia la vista y protege nuestros ojos. Evita la ceguera nocturna que es la falta de visión con una adaptación a la oscuridad. Su deficiencia puede provocar ceguera nocturna, cataratas, glaucoma, visión borrosa y conjuntivitis.
  • Evita la sordera, gracias a sus efectos neutralizantes de los radicales libres que provocan la esclerosis auditiva.
  • Favorece la curación de las úlceras gástricas, duodenales e intestinales. Es adecuada para el tratamiento de las malas digestiones.
  • Regenera la piel y las mucosas digestiva, respiratoria, genital, etc. Recupera la flora bacteriana dañada tras el consumo abundante de antibióticos.

importancia de las vitaminas en la alimentacion- vitamina A - infografia

La deficiencia de vitamina A origina retraso en el crecimiento, fatiga, inapetencia, pérdida del olfato y esterilidad. Cabello seco y frágil. Piel seca, áspera y escamosa con arrugas. Infecciones desencadenadas por insuficiencia inmunitaria.

El exceso de vitamina A causa insomnio, debilidad, fatiga, poca fuerza muscular, problemas cardíacos, depresión e irritabilidad.

¿Has sufrido alguna vez problemas de salud debido a una deficiencia o exceso vitaminíco?

Imagen Grupos de vitaminas de Shutterstock

Comentarios
  1. Paloma Pérez del Pozo
  2. Juan G

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *