Los inconvenientes del sol para la salud

En los próximos artículos te contaré los muchos beneficios que el sol aporta a nuestra salud y bienestar. Sin embargo, hay que tener una serie de precauciones a la hora de exponerse a los rayos solares debido al deterioro que está sufriendo la capa de ozono.

Este deterioro facilita que los rayos B ultravioleta del sol pasen a la Tierra, resultando muy agresivos no sólo para la especie humana sino también para el resto de seres vivos. Por ello, es necesario conocer los inconvenientes del sol y las consecuencias del abuso a la exposición solar sin una protección adecuada.

La lista de beneficios que nos aporta es larga, más que la de los inconvenientes del sol para la salud, aunque éstos pueden producir consecuencias muy graves para nuestra salud.

Consecuencias de exponerse al sol sin protección

Piel

Podemos notar el daño provocado por el sol en el corto plazo, cuando sufrimos quemaduras por su radiación: la piel se enrojece e irrita, e incluso pueden salir ampollas. Me refiero a quemaduras superficiales, aunque también se han dado casos de quemaduras de primer y segundo grado.

Las consecuencias más graves se sufren en el largo plazo. Son las que más deberían preocuparte y por las que hay que tomar determinadas precauciones, aunque a priori te parezcan innecesarias.

La exposición al sol produce pérdida de elasticidad en la piel (colágeno y elastina) y ello favorece el envejecimiento de la misma.

Cáncer de piel y otros trastornos cutáneos están a la orden del día debido a la exposición al sol sin protección. En palabras de la Organización Mundial de la Salud, OMS, “el cáncer cutáneo está causado por la exposición a las radiaciones ultravioleta (UV), ya sea procedentes del sol o de fuentes artificiales como las camas bronceadoras“. Y añade “es probable que la exposición excesiva de los niños y adolescentes a los rayos solares intervenga en la aparición de cáncer en etapa posterior de la vida“.

➡ Qué son y cómo prevenir las lesiones precancerosas de la piel

➡ Prepara tu piel para el sol con los alimentos adecuados

Cabeza y ojos

Inconvenientes del sol - winnondComo indico más abajo, proteger la cabeza y los ojos del sol es necesario para evitar sufrir dolores de cabeza y jaquecas, incluso fiebre, por una exposición prolongada al sol.

Los ojos pueden sufrir cataras y otros trastornos debido a la exposición solar sin protección. Vuelvo a remitirme a la OMS: “Las radiaciones ultravioleta ocasionan los efectos agudos conocidos como fotoqueratitis (inflamación de la córnea) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva)”.

Efectos crónicos de las radiaciones ultravioleta en los ojos son las cataratas, terigión (carnosidad blanca o de color crema que aparece en la superficie ocular) e incluso el carcinoma epidermoide de la córnea o de la conjuntiva (tumor raro de la superficie ocular).

Deshidratación

El riesgo de deshidratarte en verano es mayor porque debido al calor, eliminamos liquido por la sudoración. No esperes a tener sed para beber; la sed ya indica que la deshidratación está empezando. La mejor bebida que se puede tomar es agua.

➡ El agua como nutriente. La deshidratación

Esta infografía de Sanitas, recoge los beneficios e inconvenientes del sol para nuestra salud, así como algunos factores de protección solar recomendados. Más abajo encontrarás una lista de las precauciones fundamentales para exponerse al sol.

Riesgos y beneficios del sol

Precauciones para exponerse al sol

  • Utiliza cremas hidratantes con factor de protección solar todo el año -aunque el día no esté soleado- especialmente en las zonas más expuestas como son la cara o las manos.
    ➡ ¿Qué factor de protección solar usar?
  • Utiliza cremas naturales para tostarte al sol (playa, campo…) y evitar así posibles irritaciones y manchas en la piel producidas por el contacto de perfumes o alcoholes añadidos.
  • Evita exponerte en las horas de mayor intensidad (entre las 12 y las 16), especialmente en verano. Si estás en la playa, piscina o similar, busca un lugar con sombras en las que refugiarte.
  • Protege ojos y cabeza. La OMS recomienda usar prendas protectoras, como un sombrero de ala ancha para proteger los ojos, el rostro y el cuello y gafas de sol cerradas a los lados.
  • Hidrata tu piel tras la exposición solar. Te recomiendo el gel de aloe por ser natural y tener efecto balsámico.
  • Bebe mucha agua a lo largo del todo el día, infusiones o zumos naturales para hidratar tu organismo.
    ➡ Cómo beber agua cada día
  • Extrema estas precauciones en el caso de los niños, que tienen una piel mucho más delicada y vulnerable que las de los adultos.

¿Qué precauciones sueles tomar tú para no verte afectado por los inconvenientes del sol? ¿Añadirías alguna más a las expuestas?

Imagen Madre con niño en la playa de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *