Los mejores sustitutos del aceite de oliva virgen

El aceite de oliva virgen está considerado como el aceite más saludable para nosotros. Sin embargo, su precio ha subido un 40% el último año, encareciéndose por encima de los 5 euros el litro debido a la escasez del producto en los cultivos agrícolas y en su recolección. Por esa razón, hoy veremos cuáles son los mejores sustitutos del aceite de oliva.

Un aceite, para ser considerado saludable, tiene que tener una buena proporción de grasas vegetales saludables para la salud y poseer un alto porcentaje de grasas monoinsaturadas.

Dentro de estos aceites se hallan los que se citan a continuación:

  • Aceite de girasol alto oleico
  • Aceite de girasol refinado
  • Aceite de canola alto oleico
  • Aceite de canola
  • Aceite de germen de trigo
  • Aceite de avellanas
  • Aceite de aguacate
  • Aceites de semilla (no recomendados)
  • Aceite de coco

➡ Los aceites y las frituras

Aceite de girasol alto oleico

Contiene un 84% de ácidos grasos monoinsaturados. Se obtiene de las semillas de girasol modificadas genéticamente para mejorar las propiedades de su aceite, con lo cual tendrá un contenido mayor en ácidos grasos omega-9.

El aceite de girasol es rico en ácido graso linoleico, que es un ácido graso poliinsaturado que se deteriora fácilmente. El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado resistente a la oxidación y estable con el calor.

Las semillas de girasol destinadas a la elaboración de aceite alto oleico han sido modificadas genéticamente para cambiar su composición grasa, aumentando el contenido en ácido oleico para proporcionar al organismo un aceite con propiedades más saludables que las del girasol.

Además, es más resistente al calor, lo cual le hace más aconsejable para la fritura. Se emplea para la elaboración de panes, bollería y para freír.

Es laxante, dermoprotector y protector del corazón.

Aceite de girasol refinado

Este tipo de aceite no es tan saludable como el anterior y se obtiene a partir de las pipas de girasol que se someten a un proceso de extracción mecánica con la utilización de disolventes y mediante un proceso de desencerado para minimizar las ceras que son las impurezas de este aceite.

Su contenido en ácidos grasos saturados es muy bajo, no alcanzando el 10% y los monoinsaturados pueden llegar a alcanzar cifras entre un 10-40% de ácido oleico.

Después del aceite de cártamo, el aceite de girasol es el más rico en ácido u omega 6, que tiene propiedades antinflamatorias y de destrucción de los niveles de colesterol.

El aceite de girasol refinado es el segundo aceite más rico en vitamina E después del germen de trigo.

Aceite de canola alto oleico

Contiene un 75% de grasas saturadas y proviene de la misma planta que el aceite de colza (Brassica Napus). Para producir aceite de canola se modificó genéticamente la colza con el fin de producir menos ácido erúcido y glucosinolatos ya que son tóxicos para la salud; aun así, es más tóxico para la salud que los otros aceites.

Tiene un alto contenido en ácido oleico (entre el 50-60% del total) y en ácidos grasos omega 3 y 6 junto con el ácido linoleico.

Se emplea para aliños, eventualmente para la elaboración de margarinas o mantequillas y ocasionalmente para frituras.

Aceite de canola

El aceite de canola proporciona los beneficios de su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados y escaso en ácidos grasos saturados.

Protege las arterias y el corazón. Evita la oxidación del colesterol, que produce una cantidad no deseada de radicales libres, perjudicando las células del organismo, oxidándolas prematuramente y pudiendo desencadenar enfermedades graves.

Beneficia también al hígado disminuyendo la producción de cálculos biliares y por no tener que metabolizar grasas saturadas.

Aceite de germen de trigo

El aceite de germen de trigo es un aceite que se obtiene del germen del cereal trigo y destaca por su color anaranjado y aroma.

Es el alimento más rico en vitamina E, potente antioxidante y protector del corazón que tiene, además, propiedades protectoras de las membranas digestivas, lo cual lo hace muy recomendable especialmente en los casos de gastritis o úlcera.

Mejora el estado de la piel y la fertilidad, siendo indicado en el tratamiento de la infertilidad.

Es un buen remedio contra el estreñimiento.

El aceite de germen de trigo es un aceite que se vende en herbolarios y es caro.

Aceite de avellanas

Las avellanas son un fruto seco muy rico en grasas insaturadas que contienen un 78% de ácidos grasos y son también muy ricas en ácidos grasos esenciales, entre los que se encuentra en ácido graso omega 9, seguido por el ácido graso omega 6 que constituye el 8% de la composición de las avellanas.

Contienen una elevada proporción de vitamina E y ácido fólico necesario durante el embarazo porque evita malformaciones en los fetos y cuya deficiencia acarrea desórdenes intestinales o un cabello canoso.

Son un alimento muy adecuado para rebajar los niveles de colesterol y mantener el sistema cardiovascular en buena salud, el corazón y las arterias, porque contienen muchos antioxidantes beneficiosos.

Son muy ricas en magnesio, mineral que fortalece los huesos y relaja los músculos, indicado en casos de osteoporosis, estrés, fibromialgia, deportistas.

Aceite de aguacate

Este fruto es muy equilibrado desde el punto de vista ácido alcalino; aporta innumerables beneficios a nuestro cuerpo por su riqueza en hierro, cobre, fósforo, potasio, provitamina A, ácido fólico, vitaminas del grupo B, las antioxidantes K y E y los ácidos grasos monoinsaturados.

Se extrae el aceite de aguacate por su presión en frío y tras eliminar su piel.

Se puede usar para aliñar ensaladas y también para freír.

Es indicado para personas cardiópatas, con varices, ayuda a reducir el colesterol y tiene propiedades afrodisiacas. Es altamente emoliente, suavizante e hidratante.

El aguacate: gran aliado de nuestro corazón

Combate el nerviosismo, la depresión y ansiedad, potencia la memoria por su alto contenido en fosfolípidos y lecitinas.

Contiene un elevado porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados, fundamentalmente el omega 9, que le confiere propiedades cardioprotectoras y aumenta la fertilidad.

Incrementa la belleza de la piel, cabellos y uñas.

El aceite de aguacate es también un aceite caro, que se vende en herbolarios.

Aceites de semilla (no recomendados)

Los aceites de semilla que se deberían evitar son los aceites de soja, aceites de cacahuete o maní, aceites de maíz, aceites de nueces y aceites de semillas de chía, semillas de cáñamo, lino o nueces porque tienen altas cantidades de ácidos grasos omega que se deterioran con facilidad.

Aceite de coco

El aceite de coco contiene una pequeña proporción de ácido láurico, que es un ácido graso saturado que si se consume en moderación no perjudica al corazón.

Es muy común encontrarlo en forma de alimentos procesados y de grasas hidrogenadas presentando grasas trans que perjudican a la salud.

La importancia de las grasas en la alimentación

Como conclusión afirmo que el mejor aceite para la salud es el aceite de oliva virgen pero sus elevados precios no lo hacen asequibles a todas las familias recomendando como mejores sustitutos el aceite de girasol alto oleico cuyo precio por litro oscila entre 1-1’5 euros litro y el aceite de germen de trigo, cuyos precios son más elevados que el aceite de oliva virgen.

Otra posible alternativa es emplear el aceite de oliva virgen para aliñar ensaladas y comidas y el aceite de girasol alto oleico para cocinar y freír comida o freír y cocinar con aceite de oliva refinado a 0,4º que es más económico que el aceite de oliva virgen y emplear el aceite virgen sólo para ensaladas.

Fuentes

Imagen de Shutterstock: Botellas de aceite

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *