La natación: “el deporte estrella” para la salud

Según un estudio publicado en la revista Forbes, un grupo de investigadores consideraron como los deportes más saludables: la natación, el remo, el squash o frontón, el tenis, el fútbol, el baloncesto, el ciclismo, las carreras, la gimnasia, el esquí de fondo y el voleibol.

Practicar deporte es la mejor manera de mantener el cuerpo en óptimas condiciones y de mejorar su rendimiento a diferentes niveles. En el aspecto mental es muy relajante y combate el estrés, mejora nuestro rendimiento sexual y nos ayuda a prevenir todo tipo de enfermedades.

Los deportes más inocuos que puede practicar todo el mundo son la natación, el ciclismo ligero, la gimnasia, el esquí de fondo y el senderismo. Los deportes con alto nivel de esfuerzo físico como las carreras, el fútbol, el tenis, etc. son desaconsejables para enfermos de corazón, pulmón y personas muy delicadas.

Durante el verano conviene practicar los deportes por la mañana temprano o a últimas horas de la tarde para evitar golpes de calor por excesivo calentamiento del cuerpo, salvo la natación o jugar al frontón y baloncesto en locales cerrados y climatizados.

Beneficios saludables de la natación

La mayoría de los médicos recomiendan la natación como el deporte más saludable de todos. Entre sus numerosos e importantes beneficios se destacan:

  • Trabajamos y fortalecemos la mayoría de nuestros músculos corporales, se potencian los músculos de las extremidades, de la espalda y nos protege contra la artrosis y contracturas musculares dolorosas, los músculos pectorales y abdominales.
  • Potencia el músculo cardíaco, lo cual mejora el trabajo del corazón.
  • Estabiliza la tensión arterial.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Controla los niveles de colesterol y glucosa sanguíneos.
  • Mejora nuestra capacidad respiratoria. Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
  • Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
  • Combate la obesidad, pues consume muchas calorías.
  • Nos protege de los efectos negativos del exceso de calor. En el verano es muy recomendable bañarse y nadar.
  • Alivia el estrés y disminuye la ansiedad y los síntomas depresivos.
  • Favorece la autoestima y el desarrollo psicomotor.
  • Es el deporte menos lesivo; el agua actúa como una almohadilla protectora de nuestro cuerpo.

Beneficios de la natación

Es muy aconsejable aficionarse a la natación y acudir a nadar a una piscina durante todo el año, 2 ó 3 veces por semana durante media hora. Este deporte es recomendable para todas las personas de todas las edades y beneficia a enfermos del corazón, diabéticos, personas con problemas de espalda y artrosis.

Estilos de natación

Es más saludable nadar lenta y cómodamente durante un tiempo, sin realizar grandes esfuerzos físicos para no agotarse.

El mejor estilo es el de espalda que no presenta ningún inconveniente, es muy indicado en personas con artrosis vertebrales y es el que más facilita la respiración.

El estilo de braza es el siguiente recomendado y los estilos crol y mariposa son aconsejables para las personas que lo han practicado toda la vida.

Los enfermos de corazón deberían abstenerse de nadar con el estilo mariposa.

Recomendaciones a tener en cuenta para practicar la natación

Se recomiendan 10 minutos de ejercicios de calentamiento antes de nadar y después de nadar, pasear un poco y efectuar estiramientos para evitar enfriamientos.

Es necesario ingerir líquidos antes y después de nadar.

La vestimenta de los usuarios de piscinas incluirá gafas de sol protectoras para evitar conjuntivitis, tapones de oídos para impedir otitis y el uso de zapatillas en los vestuarios y en las proximidades del vaso para prevenir infecciones de los pies.

Durante el verano la mayoría de las personas acudimos a bañarnos a la piscina y o a la playa; es necesario que nademos además de refrescarnos con el agua. Sin embargo, algunas personas que padecen osteoporosis y catarros fuertes tienen desaconsejado bañarse.

Precauciones a la hora de nadar

Debemos abstenernos de nadar en algunas situaciones tales como las piscinas sin vigilantes (por si surge algún incidente), las playas vacías, con bandera roja o cuando el mar se vuelve muy agitado y peligroso. Los niños que no sepan nadar bien deberán usar flotadores o chalecos salvavidas. Siempre que surja un problema es necesario planteárselo al socorrista o médico.

Las personas que acudimos a las piscinas y playas para bañarnos debemos seguir una serie de precauciones para evitar problemas de salud:

  • Busca la sombra, estar el mayor tiempo posible bajo los árboles o sombrillas.
  • En la playa es mejor tomar el sol paseando por la orilla que tumbado sobre una toalla. Si tomamos el sol debemos proteger nuestra piel con cremas de fotoprotección solar adecuadas y emplearlas antes y después del baño.
  • Protege tus ojos con gafas solares homologadas, la cabeza con gorro o sombrero y el cuerpo con camisetas, vestidos y pareos.
  • Es conveniente mojarse y refrescarse continuamente.

Que disfrutes el verano, acudas a bañarte a las piscinas y playas y nades; tu cuerpo te lo agradecerá con creces.

¿Sueles nadar con frecuencia o sólo en verano?

Imagen de Shutterstock: Nadador en piscina

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *