¿Existe relación entre olor corporal y alimentación?

Hace unos cuantos años, en mi época de estudiante, por diversas circunstancias y durante varias semanas, comí muchas hamburguesas de una conocida cadena de comida rápida. Y cuando digo muchas, me refiero a una media de 10 a la semana, o sea, ¡muchas! Naturalmente, noté como engordaba por momentos. Sin embargo, no es eso lo que quería contarte hoy, sino otra cosa que yo relacioné con ese consumo tan alto de hamburguesas. Noté que tenía un olor corporal más fuerte, lo cual atribuí a esto y pensé que los alimentos que consumimos influyen en nuestro olor corporal.

La alimentación sí influye en el olor corporal

Efectivamente, así es. Por supuesto, existen también otros factores que hacen que no todas las personas tengamos el mismo olor corporal: la genética, las hormonas o el sexo (referido al género), por ejemplo. Sin embargo, la alimentación es algo que forma parte de nuestra vida diaria y si desprendemos un olor desagradable, seguro que también nuestro bienestar se verá afectado.

Alimentos que favorecen la desodorización

Existen alimentos que favorecen la desodorización de nuestra transpiración.

Las frutas y verduras, ricos en vitaminas, y especialmente las verduras de hojas verdes que contienen clorofila, ayudan a desoxigenar las células de nuestro organismo y a liberarlo de toxinas.

Ingerir líquido (agua o zumos naturales) a lo largo del día es también muy importante para eliminar las toxinas del organismo.

Alimentos que favorecen lo contrario

Y por supuesto, existen alimentos que favorecen lo contrario.

El alcohol y el exceso de sal tienen una influencia negativa ya que son inhibidores de la desintoxicación natural de la sangre.

Muchos medicamentos y/o suplementos alimenticios, como vitaminas y minerales, también producen este efecto; y la carne roja (aquí están las hamburguesas que yo comía): su consumo excesivo puede hacer que el olor corporal sea más fuerte.

Para terminar, el consumo en exceso de alimentos ricos en azufre debe evitarse si no queremos desprender un olor desagradable para los demás e, incluso, para nosotros mismos. En este grupo encontramos verduras como la coliflor, el repollo, la cebolla o el ajo.

¿Sabías que el sudor no tiene olor?

El sudor, la transpiración es un proceso natural que utiliza nuestro organismo para refrigerarse, controlar la temperatura de nuestro cuerpo y eliminar toxinas. El sudor en sí mismo no tiene olor, sino que son las bacterias en las que se descompone lo que lo produce.

Sabrás que los desodorantes no eliminan el olor del sudor, sino que simplemente lo cubren. Hay muchas personas que utilizan jabones y desodorantes sin perfume. ¿Eres tú una de ellas? ¿O eres de las que deja huella con tu colonia o perfume?

Imagen Mujer oliendo su muñeca de Shutterstock

Comentarios
  1. Yolanda
  2. Sandra
    • Alimentatubienestar
  3. marisa
  4. Angelines
    • Alimentatubienestar
  5. Alimentatubienestar
  6. Marian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *