3 pasos para una comunicación asertiva

La comunicación asertiva tiene que ver directamente con nuestros factores emocionales de cada situación.

Muchas veces estamos influidos por nuestro entorno de manera negativa y totalmente inconscientes de ello con las consiguientes consecuencias hacia nuestra persona.

La mayoría de las veces esto ocurre por interferencias en nuestra forma de comunicación. Sabemos perfectamente “qué” queremos decir pero no nos percatamos en el “cómo” lo decimos. Es aquí donde encontramos habitualmente cierta falta de comunicación efectiva y, como consecuencia, poco eficaz.

Usamos de forma automática nuestras pre-suposiciones dando por hecho que los demás ya saben o se han percatado de nuestro mensaje y en la mayoría de las ocasiones NO estamos comunicándonos de una manera eficiente.

El modelo de comunicación asertiva trata de conseguir un resultado efectivo haciéndolo del modo correcto y en el momento correcto.

Consiste en generar un estado efectivo sin agredir a los demás y a la vez sin quedar sometidos a la voluntad o deseos ajenos.

pasos para comunicación asertiva

1º Decir cómo me siento

Es muy importante desarrollar bien este primer paso. Manifiesta abierta y sinceramente tus sentimientos acerca de la situación.

Házlo en primera persona: “me estoy sintiendo…” y evita el agrandar el conflicto. Al expresarlo desde mis sentimientos, la persona se mostrará más receptiva y abrirá su mente al dialogo y a la colaboración.

Nunca lo hagas en segunda persona (me estás haciendo sentir) pues así estamos culpando a nuestro interlocutor y como consecuencia se sentirá agredido y tratará de defender su actitud o su punto de vista.

2º Decir lo que pienso

Comunicar todo lo que pienso acerca de la situación o del conflicto en cuestión. Expresar mi punto de vista lo más sincero, claro y conciso posible y aceptar otros puntos de vista sin excusas y sin entrar en ningún tipo de acusaciones o juicios.

3º Decir lo que quiero que suceda

Expresar de manera concisa lo que me gustaría que sucediera a partir de ahora con relación al conflicto o a la situación actual y agradecer la atención del otro así como la intención de que nuestros deseos sean correspondidos.

Con estos tres simples pasos estaremos consiguiendo una comunicación asertiva, más eficaz y más efectiva tanto para con nuestros interlocutores como para con nosotros mismos. Si decides comenzar a aplicarlo en tu día a día te sorprenderán los resultados inmediatos que comenzarás a obtener.

Y recuerda que todo esto, si no comienzas a practicarlo, no es más que mera “información”. La misma palabra lo dice: informar para la acción. La información sin la acción no sirve de nada.

mente comunicacion asertiva

Nuestra mente es como un paracaídas. Funciona mucho mejor y es más eficaz cuando está abierta. Y recuerda que debes seguir las instrucciones al pie de la letra.

¿Sueles comunicarte asertivamente? ¿O te cuesta expresar tus deseos de manera efectiva?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *