Pechuga de pollo con salteado de verduras

Receta de pechuga de pollo con salteado de verduras sobre un fondo de cebolla

Hoy incorporamos carne al menú. A la hora de escoger el pollo, te recomendamos que éste sea de procedencia ecológica, ya que tanto el cuidado del animal como su alimentación están rigurosamente controlados. De esta forma, no ingieres pesticidas y medicamentos, que hoy en día se le dan a los animales en la producción convencional.

Este plato requiere una elaboración sencilla, pero que como hacemos siempre, vamos a añadir unos toques diferenciales para convertirlo en un plato de concepto gastronómico y saludable.

Hoy tienes una proteína animal, que aconsejamos acompañar de muchas verduras como complemento nutricional perfecto y una gran ayuda para favorecer el proceso de digestión, así como el equilibrio gustativo.

Ya sabes que es mucho mejor que tus comidas no tengan mucha cantidad de ingredientes y que escojas siempre un ingrediente principal alrededor del cual se irán componiendo el resto de ingredientes de la receta.

Es mejor disociar los hidratos de carbono de las proteínas, pero no te lo planteamos desde la perspectiva de hacer una dieta, sino porque sobrecargas mucho menos tu digestión. Con esto, no entres tampoco en un punto de obsesión, ya que puedes perfectamente acompañar este plato con un buen pan integral, porque lo importante es hacer las cosas con armonía.

Hay combinaciones de proteína e hidratos de carbono que funcionan muy bien, es el caso de la mezcla de arroz con lentejas o de arroz con garbanzos.

Como siempre hacemos, dejamos a tu creatividad que se suelte y que puedas interpretar esta receta a tu manera. Al final, lo más importante es que tu encuentres ese punto de satisfacción personal adaptado a ti y a tu familia. Además, hoy ponemos los ingredientes pero las cantidades quedan sujetas a tus necesidades e intuición personal.

Ingredientes

Receta de pechuga de pollo con salteado de verduras sobre un fondo de cebolla

Preparación

  1. Pon en remojo durante 30 minutos el alga wakame. Lava las verduras.
    Corta la zanahoria y el calabacín a la mitad para después hacer cortes longitudinales, creando una verdura alargada y más bonita en la presentación final.
  2. Corta dos dientes de ajo en láminas. Con un poco de aceite de oliva, doras el ajo suavemente para que quede crujiente. Picas la cebolla fina, añades una pizca de sal (saca la fructosa y el agua), rehogas suavemente hasta que te quede de un color dorado atractivo y caramelizado. Este punto de cocción, potencia el sabor y el dulce de la elaboración.
  3. Prepara en un bol el siguiente condimento para el pollo: ras el hanout, hierbas provenzales, ajo en polvo (sin pasarse), pimentón dulce y la nuez moscada. Mezcla bien.
  4. En una sartén con tapa echas un chorrito de aceite de oliva virgen, pones dentro unas ramas de orégano y tomillo fresco. Añades sal marina a la pechuga y pones a fuego suave tapando con la tapa, unos 6 minutos por cada lado. El fuego suave hace que no se queme la pechuga, que no pierda mucho líquido y permites que se dore suavemente. Al tapar, los aromas son maravillosos y la pechuga absorbe todo el vapor quedando mucho más jugosa.
  5. Corta la wakame en pequeños trozos. Saltea la zanahoria y el calabacín, dejándolos crujientes. Añades las algas faltando dos minutos y rectificas de sal.
  6. Colocas en el fondo del plato una cama con la cebolla confitada. Después pones la verdura por encima y acabas con la pechuga de pollo. Pica un poco de perejil fresco y espolvorea por encima.

Ideas

  • La cocción de la pechuga de pollo deja una salsa en el fondo de la sartén que debes de incorporar por encima de la elaboración.
  • Si te gusta que la salsa quede más espesa, retiras las hierbas frescas y puedes ligar con un poco de harina fina de maíz o fécula de patata. Incluso agar-agar si tienes en casa, ya que aguanta hasta una temperatura de 80ºC.

Ya nos dirás cómo has elaborado esta receta de pechuga de pollo con salteado de verduras y qué otras combinaciones de especias se te ocurren a ti. Esperamos tus comentarios.

¡A llenar tu cocina de aromas que te transportan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *