Medidas para la prevención de catarro y gripe

En este artículo encontrarás información sobre catarro y gripe: diferencias entre ambas y medidas para prevenirlas, tanto basadas en la higiene personal como en la alimentación (qué alimentos conviene consumir para prevenir y cuáles evitar o reducir la ingesta).

Catarro y gripe son inflamaciones agudas bacterianas o víricas de las vías respiratorias superiores acompañadas algunas veces de bronquitis agudas.

Los síntomas más comunes son cefaleas, congestión nasal, dolor de garganta, fiebre y tos seca. En la gripe hay una mayor afectación del estado general con dolor de cabeza y osteomuscular.

En el momento actual España atraviesa por una desoladora epidemia de gripe A que está causando 540 casos graves en las comunidades y 2 defunciones por el virus A. Se ha observado que el virus tipo A causa hospitalizaciones y la mortalidad es la esperada, casi la mitad de los fallecidos el 48% eran mayores de 64 años.

El 71% de los susceptibles de haber sido vacunados no se había vacunado. De los casos graves, el 52% son hombres y adultos jóvenes. El 77% de los pacientes presentaba factores de riesgo de complicaciones como la enfermedad pulmonar crónica, la cardiovascular y las inmunodeficiencias.

Principales diferencias entre catarro y gripe

 GripeCatarro
InicioPaulatinoSúbito
FiebreAlta o muy altaA veces febrícula
Dolores muscularesSí, muy molestos, artículares y frecuentesNo
Dolor de espaldaNo
Dolor de oídos y ojosA vecesFrecuente
Dolor de gargantaA vecesFrecuente
Secreción nasalA vecesSí, al principio acuosa y después más espesa

Medidas preventivas para el catarro y la gripe

La vacuna está especialmente indicada para población de riesgo de contraer catarro y gripe, la que tiene un sistema inmunitario más débil entre los que se encuentran las mujeres embarazadas, niños entre 6 meses y cinco años de edad, personas con enfermedades crónicas (cardiópatas, bronquíticos y diabéticos), personal sanitario y mayores de 50 años.

Ventilar las habitaciones y las salas más llenas. Evitar corrientes de aire para no dispersar y transportar microorganismos.

Higiene personal

  • Cubrirse adecuadamente la boca y la nariz cuando se tose o estornuda.
  • Lavarse y desinfectarse adecuadamente las manos.
  • Cambiarse la ropa personal y las sábanas más a menudo.
  • Lavar con agua muy caliente los utensilios de cocina: cubiertos, platos, etc. También es importante limpiar con agua caliente y lejía las superficies de las cocinas (mesas, encimeras) y los baños.
  • Limpiar bien los alimentos frescos (frutas y verduras). Cocinar con calor intenso para destruir los gérmenes.

Medidas preventivas basadas en la alimentación

Aumentar el consumo de:

  • Alimentos ricos en vitaminas C y A, selenio y cinc.
  • Verduras: ajo que es antibiótico y estimulante de las defensas y contiene selenio con lo cual combate los virus y previene otras infecciones respiratorias. Otras verduras son apio, espinacas, acelgas, brócoli, coles, zanahorias, tomates, calabazas, puerros y espárragos por su riqueza en vitaminas C y A. Son aconsejables los caldos de verduras.
  • Frutas ricas en vitamina C como las naranjas, mandarinas, kiwi, pomelo, piña, fresas, frambuesas, arándanos y zarzamoras. Cuatro naranjas proporcionan ácidos orgánicos y flavonoides que potencian la acción de la vitamina C. Se aconsejan los zumos de naranja y limón.
  • El germen de trigo por ser rico en selenio y zinc.
  • Frutos secos: nueces, avellanas almendras y nueces de Brasil ricas en selenio y zinc.
  • Propóleo, por ser una sustancia natural fabricada por las abejas que tiene acción inmunoestimulante.

Reducir el consumo de:

  • Sal porque su exceso favorece la retención de líquidos en el organismo y provoca dolores de cabeza.
  • Azúcares: reducen la respuesta del organismo ante las infecciones. El consumo abundante de caramelos, dulces, chocolates, pasteles y otros productos refinados favorecen que se desencadenen infecciones.
  • Lácteos, que favorecen la producción de mucosidad en las vías respiratorias (nariz, garganta, bronquios, senos nasales y oído medio).

Medidas preventivas para catarro y gripe

Una vez contraída la enfermedad no es aconsejable medicarse con antibióticos sino seguir un tratamiento sintomático para paliar la fiebre, los dolores de cabeza, garganta y articulares con paracetamol o ibuprofeno pero siempre bajo prescripción médica.

Es conveniente acudir al médico de cabecera para explorarse y de esta forma comprobar si se trata de catarro y gripe normales o si tiene tendencia a complicarse con bronquitis o neumonías. También es muy importante reposar y seguir un plan de alimentación adecuado a la enfermedad.

Imagen de Shutterstock Mujer sonándose la nariz

Comentarios
  1. soluciones3e
    • Paloma Pérez del Pozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *