Prevención de enfermedades cardiovasculares

La prevención de enfermedades cardiovasculares se hace necesaria ya que, según la OMS, “Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. En el año 2008 murieron por esta causa 17,3 millones de personas en el mundo, 7,3 millones se debieron a cardiopatías coronarias y 6,2 millones a los accidentes cerebro-vasculares. De este 17, 3 millones de personas 9,4 millones de muertes anuales son atribuibles a la hipertensión que causa el 51% de las muertes por ACV y el 45% de las muertes por cardiopatía coronaria”.

Las enfermedades cardiovasculares engloban un conjunto de patologías como:

  1. Cardiopatía coronaria isquémica o enfermedad de los vasos coronarios que irrigan el músculo cardiaco.
  2. Enfermedades cerebro-vasculares o de los vasos que irrigan el cerebro.
  3. Cardiopatías orgánicas que generan cuadros de arritmias cardiacas (palpitaciones, bloqueos.etc.) e insuficiencia cardiaca.
  4. Cardiopatías congénitas: las malformaciones cardiacas presentes desde el nacimiento.
  5. Cardiopatía reumática, enfermedad generada por el estreptococo beta hemolítico que lesiona las válvulas cardiacas e inflama el corazón.
  6. Las trombosis venosas profundas de las piernas y embolias pulmonares y cardiacas generadas por desprendimiento de los trombos y su alojamiento en el corazón.

Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares

La prevención de enfermedades cardiovasculares comprende una serie de medidas dedicadas a evitar la aparición de los factores de riesgo. Las causas más importantes de éstos son:

  • Alimentación insalubre con consumo frecuente de alimentos ricos en sal, colesterol, grasas saturadas y azúcares simples e ingesta escasa de frutas y verduras que contienen los antioxidantes y depurativos que protegen a nuestro corazón y vasos sanguíneos.
  • Sedentarismo: la falta de ejercicio físico favorece el depósito de colesterol en nuestros vasos sanguíneos e incrementa la coagulación de la sangre con sus consecutivas trombosis. El ejercicio físico fortalece el músculo cardiaco.
  • Hipertensión arterial. Es el factor de riesgo más frecuente. El incremento continuo de nuestra tensión arterial por encima de 15 mm Hg de máxima y de 9 mm Hg de mínima sobrecarga el trabajo de nuestro corazón. Como consecuencia se hipertrofia el músculo cardiaco y se contraen de las arterias coronarias, renales, cerebrales y periféricas.
  • Niveles elevados de colesterol sanguíneos. Las cifras mayores de 250 mg producen aterosclerosis con sus consecutivos cuadros isquémicos por falta de riego.
  • Diabetes. Las cifras mayores de 127 mg de glucosa sanguínea provocan un cuadro de diabetes secundaria que perjudica a nuestros sistemas cardiovascular, renal y ocular. Esta normalmente es consecutiva a la obesidad, a una dieta insana y al sedentarismo.
  • Obesidad. Es fundamental conseguir el peso ideal y el índice de masa corporal correspondientes a nuestra edad, sexo y ocupación.
  • Estrés, que produce espasmos de todos los vasos sanguíneos: coronarios, cerebrales, renales, etc. También es causa de palpitaciones y cuadros de hipertensión arterial.
  • Tabaquismo, que mató a 6 millones de personas durante 2012 (OMS). Incrementa la tensión arterial y la frecuencia cardiaca y genera palpitaciones. Es un factor de riesgo de cardiopatía coronaria y de infarto de miocardio.
  • Alcohol, que causó la defunción de 2,5 millones de personas (OMS). Incrementa la tensión arterial, aumenta la actividad cardiaca y debilita la musculatura cardiaca generando incapacidad para bombear la sangre e insuficiencia cardiaca.
  • Insomnio. El hecho de dormir menos de 7 horas diarias y dormir mal generan estrés, hipertensión arterial e incrementan el trabajo cardiaco.
  • Consumo frecuente de medicamentos con efectos adversos cardiovasculares y drogas estimulantes como cocaína, anfetaminas, etc. Algunos casos de intolerancias medicamentosas.

Cuadros clínicos cardiovasculares más frecuentes

La cardiopatía coronaria

Se produce por un insuficiente riego sanguíneo del corazón originado por una oclusión de las coronarias por trombos, espasmos vasculares o aterosclerosis. La aterosclerosis endurece las arterias, debido al depósito de las placas de ateroma en las paredes arteriales y como consecuencia las arterias se estrechan, ocluyen y son menos elásticas.

Los síntomas son dolor opresivo intenso en el pecho, que a veces, se irradia al brazo izquierdo, espalda y cuello, latidos cardiacos irregulares, dificultad para respirar, sudoración profusa, náuseas o vómitos.

Para evitar las temibles complicaciones mortales tales como arritmias severas, rotura cardiaca son necesarios un diagnóstico y tratamiento precoces y eficaces.

Accidentes cerebrovasculares

Su síntoma principal es la pérdida súbita de fuerza muscular en la cara, piernas y brazos. Otros síntomas son confusión para hablar o comprender lo que se dice, problemas visuales en uno o ambos ojos, dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio coordinación, dolor de cabeza intenso de causa desconocida y debilidad o pérdida de conciencia.

Cardiopatías reumáticas

Son consecutivas a la fiebre reumática caracterizada por dolor de garganta, fiebre, tumefacciones articulares, dolores abdominales y vómitos. Los síntomas de las cardiopatías reumáticas son fatiga, dolor torácico, palpitaciones y respiración dificultosa.

Plan de prevención de enfermedades cardiovasculares

Plan-de-prevencion-de-enfermedades-cardiovasculares

  1. Alimentación saludable y equilibrada con una dieta libre de grasas saturadas presentes en los embutidos, quesos curados, carnes rojas, colesterol, azúcares simples incluidos en la bollería, pastelería y escasa en sal. Se recomienda incrementar el consumo de frutas y verduras depurativas y antioxidantes.
  2. Practicar ejercicio físico durante una hora diaria.
  3. Las relaciones sexuales 2-3 veces a la semana relajan mucho. Son una buena arma para combatir el estrés y protegen el corazón.
  4. Combatir el estrés con ejercicio físico, yoga y técnicas de relajación- respiración.
  5. Dormir suficiente número de horas diarias y descansar bien.
  6. Efectuarse una analítica de sangre cada 6 meses para controlar los niveles de glucosa y colesterol sanguíneos.
  7. Controlarse periódicamente la tensión arterial. Los cardiópatas deberían pasar un control médico anual.
  8. Evitar y abandonar el consumo de tabaco mediante técnicas psicológicas para aliviar la ansiedad y mentalizar a la persona de la necesidad de retirar el tabaco. Otras técnicas son el empleo de parches de nicotina y rayos láser.
  9. Prescindir del consumo frecuente de alcohol.
  10. Observar los prospectos de los medicamentos antes de prescribirse y evitar los efectos secundarios adversos. No consumir drogas estimulantes como la cocaína, anfetaminas, etc.
  11. Moderar el consumo de bebidas y alimentos excitantes como el café, la coca-cola, etc.

El próximo artículo trata la dieta a seguir para prevenir y mejorar las enfermedades cardiovasculares. Si padeces alguna de las patologías mencionadas, es probable que ya estés siguiendo una dieta específica, ¿o no?

Imagen Cardiograma con corazón de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *