¡Qué modorra después de comer!

¿Verdad? Cuántas veces después de comer te entra un sueño que no puedes con tu alma, sobre todo si la actividad que realizas es sedentaria. Te duermes sobre los papeles en la oficina o en el sofá de casa con la tele puesta.

La explicación tradicional de este sopor es que el proceso digestivo necesita mucha energía y sangre, pues es a través de ella como los nutrientes pasan a las células de nuestro organismo. La sangre se concentra en esta zona de nuestro cuerpo y al privar al cerebro de una parte importante de la misma, se produce un adormecimiento general.

¿Modorra por comer mucho? No

La creencia popular es que esta modorra está motivada por haber comido mucho y, efectivamente, la mayoría de las veces que hacemos una gran comilona, luego nos entra un estado soporífero, que ni con el café…

Sin embargo, no es la cantidad de alimento que ingerimos la causante de esa modorra, sino el tipo de alimentos y/o su combinación lo que la produce. Esto lo aprendí leyendo los libros de Montignac y puedo confirmar por experiencia propia que su teoría es cierta.

Es la ingesta de alimentos con alto índice glicémico (harinas, pastas, arroz, patatas, azúcar) la causante de la modorra. Estos alimentos hacen elevar los niveles de glucosa durante el proceso digestivo y esto es lo que produce ese sueño.

Compruébalo tú mismo. Estate atento a las comidas que realizas y a cómo te sientes después y comprobarás que efectivamente si has tomado hidratos de carbono de índice glicémico elevado durante la comida (y más si estaban acompañados de grasas o lípidos), sentirás la modorra después.

Glúcidos de índice glicémico elevado

A continuación, la lista de glúcidos de índice glicémico elevado extraída de uno de los libros de M. Montignac.

  • Maltosa (se encuentra en la cerveza): 110
  • Glucosa: 100
  • Patatas al horno: 95
  • Pan extra blanco: 95
  • Miel: 90
  • Zanahorias: 85
  • Corn flakes y palomitas: 85
  • Azúcar (sacarosa): 75
  • Pan blanco: 70
  • Cereales refinados azucarados: 70
  • Chocolate normal: 70
  • Patatas cocidas: 70
  • Galletas: 70
  • Maíz: 70
  • Arroz blanco: 70
  • Pan moreno: 65
  • Remolacha: 65
  • Plátano: 60
  • Jaleas y compotas: 55
  • Pastas (de harina blanca): 55

Y tú, ¿sueles tener modorra después de comer? ¿Has observado alguna relación entre lo que comes y ese sopor?

Imagen Comiendo en un restaurante de Shutterstock

Comentarios
  1. marisa
    • Alimentatubienestar
    • Yolanda
      • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *