Remedios caseros para la celulitis

Sabemos que a ninguna mujer le gusta tener “piel de naranja”. La llamada celulitis tiene, en parte, un componente genético, pero también se debe al estilo de vida que llevamos como alimentación rica en azúcares y pobre en fibras, sedentarismo y acumulación de toxinas. La celulitis puede aparecer incluso teniendo un peso normal y un porcentaje de grasa corporal adecuado.

Las cremas y otros tratamientos pueden ayudar a reducirla, pero eso no significa que no puedas ahorrarte un buen dinero y hacer tus propios trucos o remedios caseros para la celulitis. 

1. Elimina las toxinas

Si sigues la dieta occidental, puedes estar segura que tu cuerpo es bombardeado con toxinas. La acumulación de toxinas proviene de décadas de exposición a los alimentos envasados, azúcares refinados, productos químicos, pesticidas, contaminantes dentro y fuera de tu hogar, productos farmacéuticos y la lista continúa. El cuerpo almacena toxinas en la grasa para reducir la toxicidad a la que los órganos vitales están expuestos. Los hoyuelos de la celulitis también están llenos de toxinas. Lo más importante es que sigas una alimentación limpia y moderada. En este sentido, puedes utilizar un contador de calorías para tener un parámetro de la cantidad de calorías que consumes y gastas. Selecciona alimentos de todos los grupos como lácteos, carnes y huevos orgánicas, frutas y verduras de huerta o libres de químicos, granos integrales, semillas, frutos secos y aceite de oliva.

2. Consume tomates y pasta de tomate

Los tomates son muy ricos en licopeno, que puede prevenir la descomposición del colágeno en la piel. La pasta de tomates contiene licopeno pero concentrado y es ideal para que la consumas. Elige una en recipiente de vidrio para evitar el bisfenol que contienen las latas y que es tóxico.

3. Aceite de coco y cepillado en seco

Es una combinación muy popular entre los remedios caseros para la celulitis. Para realizar el cepillado de la piel en seco correctamente, comienza con las mayores áreas de ganglios linfáticos, como las axilas/ingle, y a continuación, pasa a las regiones exteriores. Siempre realiza los movimientos hacia el corazón (excepto cuando cepillas la zona de los glúteos). El cepillado de la piel en seco es muy eficaz porque refuerza la epidermis y ayuda a la desintegración del material tóxico de la celulitis. Luego de realizar el cepillado por 10 minutos en las áreas más problemáticas, toma una ducha con agua bien caliente que te ayudará a abrir los poros y, por último, pasa el aceite de coco extra virgen por la piel, realizando movimientos para humectarte bien. Verás resultados!

4. Bebe más agua

La hidratación es fundamental para la salud en general, desde la digestión hasta mejorar el brillo y la textura saludable de tu piel. Estar bien hidratada te ayuda a eliminar toxinas y nutrir tu piel. Trata de consumir alimentos con alto contenido de agua, como el melón, el pepino, la sandía y vegetales de hojas verdes. No sólo son alimentos con alto contenido de agua, sino que también son bajos en calorías, que te ayudan a perder peso y reducir las reservas de grasa. Bebe agua reducida en sodio (menos de 10 mg de sodio por dl), al menos 8 vasos por día.

5. Vinagre de manzana

Mezcla el vinagre de sidra de manzana con 2 partes de agua y un poco de miel y frota sobre las áreas afectadas, luego enjuaga con agua tibia. También puedes hacer una envoltura corporal: mezclando vinagre de manzana y agua en partes iguales, y luego lo frotas en el área. Cubre las áreas corporales en papel plástico y una toalla caliente durante 1 hora, luego enjuaga.

6. Ginkgo Biloba

Esta planta se ha utilizado con fines medicinales desde hace siglos. Uno de los muchos beneficios para la salud del Ginkgo Biloba es el fomento de la buena circulación. La buena circulación significa una piel más sana y una textura más uniforme. La mejora de la circulación permitirá una transferencia más eficaz de la grasa almacenada en la celulitis hacia el tejido muscular, lo que le permite que sea quemada y utilizarse como energía.

7. Té verde

El té verde puede acelerar el metabolismo y ayudar a quemar grasa al detener la producción de enzimas que favorecen la absorción de grasas. Pero las catequinas que se encuentran en el té verde y blanco también pueden reducir la resistencia a la insulina. Beber cuatro tazas al día puede aumentar el gasto de energía y ayudar a quemar un extra de 80 calorías en las próximas 24 horas. Prueba este té por la mañana en lugar de café.

¿Conoces más remedios caseros para la celulitis? ¿Los compartes dejando un comentario?

Comentarios
  1. elsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *