Sencilla técnica de respiración para relajarse, hasta para niños

u

Para ayudar a combatir el estrés, un método sencillo, al alcance de tu mano y sin coste, es el de la respiración para relajarse. Todos respiramos porque de no hacerlo moriríamos pero no todos respiramos igual; ni tampoco respiramos del mismo modo dependiendo de cómo nos sintamos.

Si estamos tranquilos, respiramos más lenta y profundamente que si estamos nerviosos. En este caso, la respiración es más agitada, más rápida. La respiración está conectada a la mente.

Respirar no es sólo un acto físico. Al inspirar, oxigenamos cada célula de nuestro cuerpo y al expirar, desintoxicamos el organismo. Piensa lo que puede sucederle a tu cuerpo si está un buen rato sin respirar; son varios los órganos que pueden resultar dañados; hasta las células del cerebro empiezan a morir tras unos minutos sin oxígeno.

El estrés, sobre el que llevo escribiendo estos últimos artículos, desgasta el organismo, física, mental y emocionalmente. Que éste reciba oxígeno suficiente mediante la respiración ayuda a recobrar el equilibrio físico, mental y emocional.

¿Te has fijado que las personas deprimidas, decaídas, desanimadas… están tan bajas que ni siquiera respiran con energía? No reciben el oxigeno que su cuerpo necesita para purificar el organismo. Esa mala oxigenación o falta de ella, es probable que les esté impidiendo mejorar o hacerlo más rápidamente.

La respiración está conectada a la mente

Para relajar la mente y lograr tranquilizarse en una situación determinada, como en el caso que te comentaba en el artículo anterior, respirar adecuadamente es importante.

En cualquier ejercicio o método de relajación está siempre presente la respiración. Para relajarse hay que centrarse en la respiración tanto si vas ha hacer un ejercicio tranquilizante escuchando música, en yoga, en situaciones de ansiedad… Es uno de los ejercicios que se enseña a las mujeres que van a parir.

El estómago es una de las zonas del cuerpo que más acusa el nerviosismo y los estados estresantes. Por ello, es necesario conocer y practicar la respiración abdominal. Se trata de inhalar a través de la nariz -de modo que el estómago se expande- y exhalar por la boca; ahora el estómago se contrae.

Respiración abdominal para relajarse

En este vídeo de un minuto de duración se explica muy bien cómo realizar la respiración abdominal para relajarse. Es muy sencillo y lo puedes hacer en cualquier lugar, antes de acostarte, cuando estés muy cansado, nervioso por alguna razón, o incluso, aunque no sepas el porqué de tu nerviosismo. En este segundo caso, relajarte te ayudará a ver las cosas con más claridad.

Puedes realizar este ejercicio de respiración un par de veces al día también para ayudarte a mantener un estado de tranquilidad en tu quehacer cotidiano. El hecho de concentrarte en el acto de respirar ya te extrae de tus pensamientos e inquietudes, esos que se esconden tras el estrés al que estás sometido.

Con la práctica habitual, mejorará tu capacidad pulmonar y ello reportará un beneficio mayor no sólo a tu organismo por la cantidad de oxigeno que reciba, sino también a tu equilibrio interior.

¿Sueles practicar ejercicios para relajarte? ¿Cuáles?

Imagen Mujer respirando al aire libre de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *