Se puede comer sano fuera de casa

La comida casera es -si le dedicas un poco de tiempo planificando bien la compra y el menú semanal- más saludable que comer fuera de casa. Pero se puede comer sano fuera de casa si se tienen en cuenta algunas premisas.

Desayuna bien antes de salir

La mayoría de las personas desayunamos en casa y muchos de los que no lo hacen, es por quedarse un poquito más en la cama. Levantarse 10 ó 15 minutos antes para desayunar bien es la mejor manera de empezar el día y con el compromiso con uno mismo de llevar un estilo de vida saludable.

Un desayuno completo te aporta la energía suficiente para afrontar las actividades y tareas de las primeras horas del día. Es fundamental que aporte vitaminas, proteínas e hidratos de carbono. Es el mejor momento del día para tomar levadura de cerveza por su contenido en fibra, vitaminas, minerales y proteínas.

Consejos para comer sano fuera de casa

Es importante hacer un tentempié a media mañana y otro a media tarde. Es la mejor manera de no llegar a la comida y a la cena con tanta hambre que termines comiendo más de lo debido. Plantifica qué tentempiés vas a tomar e inclúyelos en tu lista de la compra: fruta, frutos secos, lácteos… No salgas de casa sin llevar tu tentempié y así evitarás los típicos productos de las máquinas de picoteo.

Escoge el lugar o lugares en los que vas a comer. Nada de cadenas de comida rápida para ir a diario; busca lugares donde sepas cómo cocinan y si no lo sabes, atrévete a preguntar sobre el modo en que se ha cocinado un plato, si el pescado es fresco o dónde lo compran, qué tipo de aceite se utiliza en la cocina…

Y una vez en el local:

  • Antes de pedir pregunta cómo son las raciones, cantidades, guarniciones, salsas… de ese modo podrás solicitar los cambios que estimes oportuno antes de que te sirvan.
  • De primero, un plato a base de verduras. Lo mejor, ensaladas, ya que así no tendrás dudas sobre los ingredientes “ocultos”, pero si conoces la cocina del local puedes alternarlas con otros platos elaborados a base de verdura o legumbres.
  • De segundo, mejor pescado que carne. Consumimos por lo general más carne que pescado siendo éste necesario en la dieta por los beneficios que aporta a la salud. Si comes fuera de casa y pides pescado más veces que carne, al menos te estarás asegurando de incluirlo en tu dieta.
  • Nada de pedir fritos, rebozados, empanados y similar: su consumo frecuente no tiene consecuencias positivas sobre la salud ya que aumenta los niveles de grasas trans y ello influye negativamente en el colesterol, diabetes, sobrepeso…
  • Carnes y pescados, mejor asados o a la plancha: su preparación requiere poco o ningún aceite y, una vez más, no habrá ingredientes ocultos que no sepas que estás ingiriendo.
  • Evita las salsas: normalmente llevan grasa y harinas refinadas carentes de fibra y muchos nutrientes que sí están presentes en las integrales y, además, suelen llevar aditivos. La mayoría de las salsas son una bomba calórica que apenas aporta nutrientes.
  • Presta atención a las guarniciones: evita las patatas fritas, sustitúyelas por ensalada o verduras salteadas.
  • ¿Y de postre? Si no puedes pasar sin postre, pide fruta o algún lácteo desnatado y sin edulcorantes.

Come sano fuera de casa

Y ahora que llega el buen tiempo, apetece más salir por ahí a pasar el día y comer fuera. Se puede comer sano también en tiempo de ocio. Las parrilladas de carne o las de pescado acompañadas de una ensalada son una buena alternativa escogiendo las carnes más saludables, aquellas con menos grasas como la del pollo (sin piel), ternera o el solomillo de cerdo.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Se puede comer sano fuera de casa?

Imagen de Shutterstock: Mesa de restaurante

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *