¿Necesitamos suplementos alimenticios?

Hace unos días, una tuitera a la que sigo decía “Qué paradójico. Por un lado hablamos de #obesidad y por otro la gente se muere por falta de alimentos” y nos remitía a una noticia publicada el 3 de mayo en El Corredor del Sur, titulada “La hambruna acabó con miles de personas en Somalia”. Paradójico y triste. Una parte del mundo sufriendo el hambre y la desnutrición, y la otra, en la que nadamos en la abundancia, sufriendo una mala alimentación. Por eso se necesitan los suplementos alimenticios.

Una alimentación adecuada, es decir, una dieta completa, debería incluir todos los tipos de alimentos: minerales y antioxidantes, hidratos de carbono –especialmente los procedentes de frutas y verduras (que contienen vitaminas)–, proteínas de alta calidad y grasas y aceites saludables. A ello debe unirse un estilo de vida saludable: buen descanso, ejercicio y lo que digo siempre, beber agua a lo largo de todo el día (nada de refrescos, ¡eh!).

Sin embargo y pese a la variedad de alimentos de que disponemos [sobre todo en esta parte del mundo], mucha gente no disfruta de una alimentación adecuada, por distintas razones:

A eso se le une lo que ya comentaba cuando hablé del cansancio habitual, que la calidad de los alimentos y productos alimenticios que compramos es muy mejorable y nutricionalmente deficiente.

Por ello, muchas personas, pese a comer a diario bien según su propia creencia, no obtienen de su alimentación todos los nutrientes que su organismo necesita. Por eso es conveniente tomar suplementos alimenticios (y si son naturales, mejor).

Es cierto que hay momentos y etapas en la vida o épocas del año, en que uno necesita apoyarse en algún suplemento, como la primavera o las épocas fuertes de estudios; también los deportistas necesitan suplementarse específicamente en función del tipo de actividad que realicen. Sin embargo, yo hoy estoy refiriéndome a la mayoría de la gente que no se encuentra en esos casos.

Antibióticos y probióticos

Por ejemplo, cuando pasas unos días tomando antibióticos, ¿cómo te sientes? Más cansado, es lo habitual. Normal, el antibiótico ataca a las bacterias de tu cuerpo, a las que te están produciendo el malestar y a las beneficiosas que viven en tu intestino. Para contrarrestar este tipo de efectos es conveniente tomar probióticos.

La mayoría de los probióticos son bacterias como Lactobacillus acidophilus. Estas bacterias tienen un papel importante en la digestión y en la regulación del sistema inmunológico, porque actúan sobre la flora bacteriana del intestino. Los productos lácteos fermentados, en especial el yogur, son una fuente de probióticos en la alimentación, aunque si te has pasado un par de semanas tomando antibióticos, te recomendaría que buscarás un suplemento específico y natural para las semanas posteriores.

Multivitaminas y multiminerales esenciales

Lo confieso, yo las tomo a diario con mi desayuno desde hace un par de años. La edad no perdona y hay que cuidarse más conforme pasa el tiempo ;-). Es mi refuerzo todos los días del año para mantener mi sistema inmunitario saludable (gracias al zinc), para proteger mis células de los daños que provocan los radicales libres (vitaminas C y E), para mantener mi metabolismo lleno de energía (vitamina B) y para mantener fuerte mi estructura ósea (calcio + vitamina D).

Suplementos de Omega

Si el pescado sólo lo ves cuando pasas delante de una pescadería, entonces es muy probable que necesites sumplementar tu alimentación con Omega 3 y 6. Estos ácidos grasos son esenciales para nuestra salud y no pueden ser sintetizados por el organismo humano, por lo que deben ser aportados por la dieta. Así pues, las personas que coman poco pescado, no consuman nueces y/o tomen poca verdura de hoja verde sufrirán carencias en este sentido.

El Omega a disminuir la tasa de colesterol y de triglicéridos, protege la salud cardiovascular, mejora la actividad cerebral y puede prevenir síntomas propios de la depresión, y favorece la circulación sanguínea. Si tienes problemas de circulación, ¡toma nota!

Suplementos de calcio

Las personas conforme nos hacemos mayores, podemos necesitar tomar calcio extra para evitar el debilitamiento de los huesos (osteoporosis). Sin embargo, hay que tener en cuenta que para que el cuerpo pueda absorberlo, es necesario que este calcio esté acompañado o contenga vitamina D. Una fuente natural de vitamina D es el sol, aunque en algunos lugares de este país, casi no lo vemos 😉

Suplementos antioxidantes

Los antioxidantes, de cuyos alimentos ya hemos hablado en el blog, son otro complemento interesante que ayuda a mantener un sistema inmune saludable, protege las células y tejidos de los radicales libres y refuerza las defensas del organismo.

Si estás pensando en tomar un suplemento de antioxidantes, yo te recomiendo que sea natural, elaborado con extracto de romero. Puedes leer un artículo muy interesante sobre las propiedades del romero en el blog “El rincón de Cristina“.

Lo puede tomar todo el que quiera mantener sus defensas a raya, pero en especial personas mayores (ya que tardan mucho más en recuperarse de las enfermedades), deportistas (porque pierden gran cantidad de sales minerales y vitaminas durante el ejercicio) y fumadores (muchas de las vitaminas que consumen durante el día se pierden sin haber aportado lo suficiente al organismo).

La pregunta de hoy para ti es: ¿tomas suplementos alimenticios? ¿Para qué?
O tal vez, consideres innecesario tomarlos. Tu opinión será bienvenida.

Imagen Cápsulas de Omega de Shutterstock

Comentarios
  1. Manel
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *