Guía para identificar, tratar y prevenir las tendinitis

En este artículo descubrirás qué son las tendinitis, su causas y síntomas, los tipos de tenditinis que puedes sufrir, cuál es el tratamiento recomendado y qué puedes hacer para prevenirlas.

Y la semana que viene publicaremos un artículo sobre las enfermedades del miembro superior más frecuentes: epicondilitis o codo del tenista, tendinitis crónica del manguito de los rotadores, el síndrome del pronador redondo, el síndrome del túnel radial y el síndrome del túnel carpiano.

Las tendinitis son la inflamación de un tendón, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso. Se suele acompañar de hinchazón del tendón.

La tendinitis es una patología crónica que tiene una elevada tasa de reincidencia una vez que se introduce en el paciente y provoca dolor y aumento de la sensibilidad alrededor de la articulación.

La bursitis es una inflamación de la bursa, un pequeño saco de líquido que actúa como almohadilla entre los músculos, tendones y huesos. Las bursas se distribuyen en todas las articulaciones del cuerpo: rodillas, tobillos, codos, hombros, etc.

Causas de la tendinitis

Su principal motivo es una sobrecarga muscular o una lesión, aunque también puede ser debida al desarrollo de otra patología o a la edad, porque con el envejecimiento los tendones se van degenerando y se tornan más rígidos.

Se pueden producir en cualquier tendón que haya en el cuerpo humano si bien las áreas más frecuentes son los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones.

Suelen ser frecuentes en adultos jóvenes a consecuencia de un esfuerzo repetitivo o por sobrecarga de alguna zona del cuerpo. Esta patología es, por lo tanto, frecuente en algunos trabajos que empleen movimientos repetitivos y de fuerza.

Los traumatismos pequeños que se repiten con frecuencia predisponen a la tendinitis o ejercicios y movimientos bruscos que no se ejecutan con frecuencia.

Las principales afecciones que desencadenan esta patología son la diabetes tipo 1 y 2 y la artritis reumatoide.

Causas de la bursitis

La bursitis se produce por el uso excesivo de una articulación o lesión directa de la rodilla o del codo y surge cuando la persona se arrodilla o apoya los codos durante periodos prolongados.

Cuando se efectúan los mismos tipos de movimientos todos los días o se hace demasiada fuerza sobre las articulaciones, aumenta el riesgo de padecimientos como sucede en los carpinteros, los músicos, los jardineros o los atletas.

Síntomas de la tendinitis

Dolor y sensibilidad en la zona de movilización del tendón son los principales síntomas de la tendinitis.

Estos síntomas se agudizan en las zonas cercanas a las articulaciones; se intensifica e incrementa el dolor y malestar con la realización de alguna actividad.

Tendinitis más frecuentes

Epicondilitis bilateral

Se trata de una lesión producida por la flexión y extensión de los músculos del antebrazo que tienen su origen en el codo: Tendinitis de la cara externa del codo o codo de tenista y tendinitis de la cara interna del codo o codo de golfista. El dolor se presenta cerca del codo y puede irradiarse hacia el brazo o antebrazo.

Epicondilitis medial

Es una enfermedad en la que la flexión forzada de la muñeca puede dañar los tendones que se insertan en el codo.

tendinitis del codo

Tendinitis del bíceps

Causa dolor en la parte frontal o lateral del hombro y se puede extender hacia el antebrazo y codo. Se puede sentir dolor cuando se mece una raqueta o se lanza una pelota.

Tendinitis del manguito de los rotadores

El manguito de los rotadores es un grupo de músculos que se unen al omoplato o escápula y permite alzar o girar el brazo. Este tipo de tendinitis es una inflamación de la capsula del hombro y de los tendones relacionados.

Causa dolor en la parte más alta del hombro y del brazo. El dolor empeora con los movimientos de empujar, estirar, tirar o alzar el brazo por encima del hombro.

Los trabajos que requieren alcanzar objetos por encima de la cabeza y los deportes que requieren el uso intensivo del hombro pueden dañar el manguito de los rotadores y la bursa.

Tenosinovitis de De Quervain

Se trata de una inflamación de la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.

Dedo o pulgar en resorte

Es la tenosinovitis en la que la vaina del tendón se inflama y se engrosa impidiendo que la persona pueda flexionar o extender el dedo o pulgar afectados.

Tendinitis de la rodilla o rodilla del saltador

Los tendones se pueden desgarrar e inflamar si se abusa de ellos en actividades como bailar, montar en bicicleta o trotar. Este tipo de lesiones es más frecuente en las personas de edad avanzada con los tendones debilitados o menos flexibles.

El dolor en los tendones que rodea la rodilla se llama rodilla del saltador porque afecta a personas jóvenes que practican deportes como el baloncesto. El uso excesivo de los músculos y la fuerza del impacto contra el suelo después de un salto puede afectar al tendón.

Tendinitis Aquiliana

El tendón de Aquiles conecta el músculo de la pantorrilla con la parte posterior del talón. La tendinitis aquiliana es una lesión que hace que el tendón se inflame, estire o desgarre. Suele ser causada por exceso de uso pero también por practicar deportes como correr, fútbol, tenis y baloncesto.

La lesión del tendón de Aquiles es un padecimiento de larga duración que puede ser debido al efecto de la edad o al exceso de uso. Suele ocasionar dolor fuerte en el talón.

Tratamiento de las tendinitis

El tratamiento consiste en reposo combinado con antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno. Se trata de aliviar la inflamación de la bursa o del tendón lesionado.

  • Aplicación de frío en la zona afectada mediante la aplicación de hielo sobre la zona afectada durante 15 minutos.
  • Aplicación local de aloe vera que regenera y alivia las inflamaciones y es excelente para este tipo de lesiones. Se cogen 2 o 3 hojas de la planta se mezclan con agua y se elabora una papilla ideal para aplicarla en la zona afectada y se cubre con un vendaje.
  • Masajes con alcohol de romero que actúa como antiinflamatorio, antirreumático, antiséptico y cardiotónico.

Muchas veces la intervención del médico se combina con la del fisioterapeuta dedicada a fortalecer y mejorar la zona.

  • Inmovilizador para la rodilla, mano, codo con banda para el codo de tenista. Férula para el tobillo o pie.
  • Ecografía: ondas que causan leves vibraciones que calientan los tejidos profundos y mejoran el flujo de la sangre.
  • Electroterapia con aplicación de corrientes eléctricas .Algunas veces se impulsa un medicamento antiinflamatorio desde la piel hasta la bursa o tendón inflamado.
  • Masaje de los tejidos blandos.

Medidas para prevenir las tendinitis y las bursitis

  • Seguir un plan de alimentación con ingesta rica en:
    • Piña y papaya, frutas ambas con propiedades antiinflamatorias y ricas en enzimas.
    • Alimentos ricos en silicio como cereales integrales: avena, grano de trigo entero, mijo, patatas y cerveza.
    • Alimentos ricos en magnesio como frutos secos, soja, las espinacas, los espárragos y la lechuga.
  • Ejercicios de calentamiento y estiramientos antes de practicar deporte.
  • Pausas frecuentes al realizar tareas repetitivas.
  • Proteger la articulación afecta con almohadillas (rodilleras, muñequeras, coderas).
  • Aumentar la superficie de agarre usando guantes, cintas de agarre o almohadillas.
  • Evitar permanecer sentados durante tiempos prolongados.
  • Mantener una buena postura.
  • Posicionar al cuerpo adecuadamente para realizar tareas cotidianas, comenzando a realizar poco a poco los ejercicios nuevos.

Fuentes

Imágenes de Shutterstock: Tendón inflamado y Dolor en el codo

Comentarios
  1. Paloma Pérez
  2. Socorro Álvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *