Es tiempo de castañas, un alimento muy completo

Me ha parecido interesante escribir una entrada sobre las castañas y sus propiedades como alimento y aprovechar para reivindicar que es la castaña, y no la calabaza al estilo americano, la que ha formado parte de nuestras tradiciones en esta época del año. ¡Es tiempo de castañas!

Los frutos secos deben su nombre a su bajo contenido en agua, y sin embargo, la castaña es un fruto seco aunque casi el 50% de su contenido es agua.

Además, la cantidad de grasa que tiene es bastante inferior a la que tienen la mayoría de frutos secos. No obstante, se trata de ácidos grasos monoinsaturados, es decir, de grasas buenas para la salud.

Ambas características hacen que las propiedades de las castañas se asemejen más a las de los cereales que a las de los frutos secos en general.

La castaña es un alimento muy completo

Contrariamente a la creencia extendida de que las castañas engordan y pese a que su contenido en hidratos de carbono es alto, las castañas aportan muy pocas calorías.  Además, se trata de hidratos de carbono complejos, los más saludables, ya que el organismo los absorbe lentamente estabilizando los niveles de glucosa en la sangre.

Son muy ricas en fibra, lo que las hacen ideales para personas estreñidas. Pero hay que tener en cuenta que para que la fibra actúe adecuadamente es necesario beber mucha agua.

Las castañas también aportan proteínas y son, además, fuente de vitaminas E, B3, ácido fólico y varios minerales entre los que destacan el potasio, el fósforo, el calcio y el magnesio.

Destacan por su alto contenido en potasio, lo que las hacen muy recomendables a las personas que padecen hipertensión, ya que éste está implicado en la regulación de la hipertensión arterial en diversos niveles y participa en el metabolismo del agua, por lo cual también actúa favorablemente en casos de retención de líquidos.

Uno de los inconvenientes de las castañas es que pueden resultar pesadas para el estómago y provocar flatulencias. Desde luego, no es conveniente tomarlas crudas. Para evitar estos malestares, se recomienda masticarlas muy bien antes de tragarlas y si las vas a tomar cocidas, he leído un truco que puede ayudar a facilitar la digestión y evitar los gases: añadir unos granos de anís al agua.

Sus propiedades nutricionales y reconstituyentes (agua, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales) hacen de la castaña un alimento ideal para todas las personas, y en especial para ancianos, niños, estudiantes, deportistas, personas convalecientes o que necesiten un refuerzo extra por estrés o depresión, mujeres embarazadas o durante la lactancia, en casos de anemia…

Receta de flan de castañas

Y cómo es tiempo de castañas, te traigo una receta de Flan de Castañas que he encontrado en Pinterest. Es un modo diferente al usual de tomarlas y también de variar el tipo de flan al que estamos acostumbrados.

Tiempo de castañas: prepara un flan con ellas

Espero que tras haber leído esta entrada empieces a ver las castañas como un alimento a tener en cuenta por sus propiedades nutricionales. Ya sabes, es tiempo de castañas, ¿las sueles tomar? ¿Cómo te gustan más?

Fuentes

Imagen Castañas de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *