¿Tiene sentido el consumo de edulcorantes?

Por supuesto, si eres diabético tiene sentido el consumo de edulcorantes.

Los edulcorantes son sustancias que empleamos para sustituir el azúcar y seguir disfrutando del sabor dulce sin engordar, aunque en realidad sería mucho más saludable desacostumbrase al sabor azucarado o dulce que utilizarlos para endulzar nuestras bebidas habituales [por difícil que resulte dada la amplia variedad de productos y alimentos azucarados o edulcorados que encontramos en el mercado].

Somos muchas las personas que utilizamos edulcorantes con el café. Imagino que te has encontrado alguna vez con alguien que pide sacarina para el café al tiempo que se toma un pastelito o bollo para acompañarlo. Es contradictorio, ¿verdad? Sin embargo, la explicación a esta situación radica en que nos hemos acostumbrado al sabor del café con sacarina y tomarlo con azúcar no nos gusta tanto. A mí me pasa: el café sólo lo tomo con edulcorante y el café con leche con azúcar.

Edulcorantes artificiales

Los edulcorantes pueden ser naturales o artificiales. Hoy me voy a centrar en los segundos: sacarina, aspartamo y ciclamato de sodio. Los compramos en forma de comprimidos, en polvo o líquidos y también están presentes en muchos de los productos que consumimos, light o no: refrescos industriales, lácteos edulcorados, mermeladas light, bollería light …

En los últimos años se han levantado muchas voces en contra de su consumo habitual por los riesgos que entrañan para la salud. Ten en cuenta que el edulcorante forma parte de muchísimos de los productos industriales que encuentras en el super.

Los edulcorantes artificiales pueden perjudicar la salud incluso cuando no tienen calorías.

Efectos secundarios del consumo de algunos edulcorantes

Efectivamente, dado que el boom de su consumo comenzó en la segunda mitad del siglo pasado, no es hasta hace poco que se ha podido constatar la huella de sus efectos secundarios en la salud.

Efectos secundarios del consumo de sacarina

La sacarina es un edulcorante artificial a base de una sustancia presente en el petróleo formado a partir del ácido aspártico y de la fenilalanina. A diferencia de otros edulcorantes, la sacarina sí tiene algún aporte calórico.

Su consumo estuvo prohibido en Estados Unidos de 1972 a 1981 y cuando se levantó la prohibición, se advertía en el etiquetado de los productos que la contenían que podía resultar perjudicial para salud. De ella se dice que puede causar alergias y que consumida en grandes cantidades, tiene efectos cancerígenos, cuestionándose la posible formación de tumores en las vías urinarias, en la vejiga.

No obstante, se deben consumir más de 20 pastillas de sacarina al día para sufrir nefastas consecuencias en la salud. Me cuesta creer que haya alguien que consuma tantas, salvo que las utilice en la cocina o en repostería.

Efectos secundarios del consumo de aspartamo

El aspartamo, que tiene un poder endulzante 200 veces mayor que el del azúcar, se utiliza en la industria alimenticia en refrescos, chicles, postres helados, cereales para el desayuno…

Se relaciona el aspartamo con daños cerebrales y nerviosos. De hecho, existe un vídeo en YouTube titulado Aspartamo – Dulce Miseria, Un Mundo Envenenado que relata el daño que este producto produce en la salud. Te dejo el vídeo para que lo veas si quieres, pero te adelanto que dura hora y media y que está en inglés, aunque subtitulado.

Efectos secundarios del consumo de ciclamato de sodio

Es también un edulcorante artificial que tiene la propiedad de endulzar 50 veces más que el azúcar. Según algunos estudios, ha llegado a producir cáncer en ratas de laboratorio, llevándolo a estar prohibido en algunos países. Además, podría producir malformaciones congénitas en bebés cuyas madres hayan consumido alimentos endulzados con él durante el embarazo.

Mete miedo, ¿no?

Los defensores de este tipo de productos tienen muchas veces intereses económicos en ello y se cuestionan la validez de los estudios que evidencian los riesgos que para la salud humana tiene su consumo frecuente.

A la vista de todo esto, ¿tiene sentido el consumo de edulcorantes? ¿No tiene más sentido deshabituarnos del sabor dulce o, en su caso, endulzar con un poquito de azúcar el café o las infusiones? Hay estudios que dicen que tan sólo se necesitan 21 días para adquirir un hábito.

¿Te animas a dejar de tomar el café con azúcar y/o edulcorante? O de hecho, ¿ya lo tomas así?

Una última cosita: por tu bienestar, lee las etiquetas de los productos que compres y no te pierdas este artículo que trata sobre los edulcorantes naturales y saludables.

Imagen de Shutterstock: Bote dispensador de endulzantes

Comentarios
  1. Pilar
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *