Trastornos del sueño: somnolencia y apnea del sueño

Qué son los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño no son enfermedades graves pero marcan la vida diaria ocasionando agotamiento físico, bajo rendimiento laboral, dificultad para cumplir las obligaciones profesionales, familiares, etc. y sueño diurno.

Los trastornos de sueño son los siguientes:

  1. Insomnio o dificultad para conciliar el sueño, sobre el que ya he hablado extensamente en el artículo dedicado a cómo combatir el insomnio.
  2. Hipersomnia-somnolencia: es un sueño excesivo inconstante e involuntario.
  3. Ronquidos y apneas del sueño: se trata de una interrupción muy breve de la respiración durante el sueño causada por una obstrucción faríngea.
  4. Parasomnia: es un trastorno de la conducta del sueño caracterizado por episodios breves o parciales de despertar sin que se produzca una interrupción importante del sueño ni una alteración del nivel de vigilia nocturno. Entre éstos se citan:
    • Sonambulismo.
    • Terror nocturno.
    • Síndromes de las piernas inquietas o movimientos periódicos de los miembros.
    • Bruxismo es el cierre apretado o rechinamiento de los dientes.
    • Eneuresis nocturna: es la emisión involuntaria de orina durante el sueño.

Algunas veces son síntomas de una enfermedad generalizada. Así, por ejemplo, el hipotiroidismo provoca somnolencia y el hipertiroidismo provoca insomnio.

También pueden deberse al consumo de alcohol, drogas de abuso, algunos medicamentos y los ritmos de sueño irregulares debidos a cambios horarios provocados por trabajos nocturnos, viajes largos, etc.

Su correcto estudio, diagnóstico y tratamiento ofrecen un enfoque multidisciplinar como las unidades de sueño de los hospitales, aunque también son competencia de los neurólogos y algunos psiquiatras.

Diagnóstico de los trastornos del sueño

Se diagnostican mediante la polisomnografía o prueba fisiológica del sueño efectuada durante las noches. En esta prueba se determinan las ondas eléctricas cerebrales, los niveles de oxígeno en la sangre, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardiaca, los movimientos de los ojos y de las piernas, la posición del cuerpo y los ronquidos y cualquier otro tipo de ruido.

Esta prueba determina si funcionan bien las fases del sueño, que son las enumeradas a continuación:

  • Fase 1: determina una transición entre la vigilia y el sueño.
  • Fase 2: en la cual el sueño es ligero y disminuyen la frecuencia cardiaca y respiratoria.
  • Fase 3 o transición hacia el sueño profundo.
  • Fase 4: es el sueño profundo con dificultad para despertarse.
  • Fase REM: se producen movimientos oculares rápidos y mayor actividad cerebral que aumenta durante la segunda mitad de la noche.

Somnolencia diurna y cansancio

La somnolencia es un trastorno del sueño que se caracteriza por exceso de sueño diurno. Las personas que la padecen se quedan dormidas durante el día en cualquier sitio. Este problema dificulta el desempeño de la vida normal, tienen dificultad para moverse, oyen ruidos y ven cosas extrañas.

Trastornos del sueño Somnolencia

La somnolencia predispone a un bajo rendimiento laboral y accidentes de tráfico. La padece un 20% de la población adulta. Es por ello muy importante y necesario conocer la causa de este trastorno del sueño para un correcto tratamiento médico.

Causas de la somnolencia

  1. Primaria o narcolepsia e hipersomnia idiopática que sólo la padecen del 0,5% al 1% de la población.
  2. Algunas enfermedades que cursan con dolor crónico (reumatismo, migrañas, etc.).
  3. Enfermedades metabólicas como la diabetes, hipercalciemia o cifras muy altas de calcio en sangre, hiponatremia e hipernatremia (cifras altas o bajas de sodio en sangre) e hipotiroidismo
  4. El trabajo nocturno o en jornadas continuas (guardias de los médicos, por ejemplo).
  5. Otros trastornos del sueño (apnea del sueño, narcolepsia, no dormir el tiempo suficiente) y por causas psíquicas como la ansiedad y el estrés.
  6. El consumo de determinados medicamentos: tranquilizantes, antidepresivos, anticonvulsivos, antidiarreicos, antiespasmódicos, betabloqueantes, relajantes de la musculatura lisa, somníferos y antihistamínicos.

El tratamiento consiste en el consumo de café y bebidas con cafeína; medicamentos como modafinilo, anfetaminas y metilfenidato.

Síndrome de apnea obstructiva o apnea del sueño

Este síndrome consiste en una interrupción breve de la respiración que se presenta durante el sueño nocturno asociada a ronquidos.

Cada vez que esto sucede, el paciente se despierta una o varias veces durante la noche. Como consecuencia se siente fatigado y presenta somnolencia diurna.

Este trastorno del sueño afecta a un 2-4% de la población adulta, sobre todo varones. Es una causa frecuente de muerte súbita nocturna.

El síndrome de apnea obstructiva o del sueño se produce por un colapso o cierre de la vía aérea superior a la altura del paladar y de la base de la lengua que produce una ausencia (apnea) o disminución de la respiración de forma transitoria.

Las causas de la apnea del sueño son:

  • mandíbula o maxilar pequeños,
  • obstrucciones nasofaríngeas,
  • paladar muy grande o flácido,
  • la base de la lengua es muy ancha,
  • obesidad e
  • hipotiroidismo.

Es un problema grave porque cuando se presenta, a menudo predispone a un cuadro de arritmias cardiacas severas, hipertensión arterial, infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Cómo tratar la apnea del sueño

Mi recomendación es que las personas que padecen este trastorno del sueño, acudan a la consulta de un especialista. Existen varias maneras de tratarla:

  • CPAP o aparato de transmisión de presión continúa en la vía aérea con una mascarilla nasal adaptada a la cara del paciente y fijada con unos arneses. El CPAP corrige las detenciones de la respiración nocturna y la somnolencia diurna. Es el tratamiento de elección y el más empleado.
  • Dispositivo de avance mandibular que se introduce en la boca y modifican posición de la mandíbula, lengua y otras estructuras de soporte de la vía aérea superior.

Trastornos del sueño Apnea del sueño

También pueden emplearse varias técnicas de cirugía:

  • Reducción de la faringe, laringe, nariz hipertrofiadas.
  • Avance bimaxilar, indicado en personas con mandíbulas o maxilares pequeños. Se trata de adelantar el maxilar superior, la mandíbula y la musculatura de la base de la lengua. El objetivo de esta técnica es dejar suficiente espacio por detrás para evitar la obstrucción cuando el paciente está dormido.
  • La uvulopalatofaringoplastia, técnica que consiste en la eliminación del paladar blando, de la úvula muy gruesa en algunos pacientes y de la base de la lengua.

Y tú, ¿sufres alguno de los trastornos del sueño enumerados?

Fuentes

Imágenes de Shutterstock: Mujer en la cama, Mujer con sueño en la oficina y Hombre durmiendo con una CPAP

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *