La inflamación crónica es la causa principal de muchas enfermedades como cardiopatías, cáncer y enfermedades neurodegenerativas.