fbpx

Medidas de prevención y tratamiento del glaucoma (incluye recetas)

En este artículo veremos cuáles son los factores de riesgo del glaucoma, que tipos hay y varias medidas de prevención y tratamiento del glaucoma incluyendo algunas recetas.

tratamiento del glaucoma

Glaucoma, Imagen de James Heilman, MD

El glaucoma es una patología que causa hipertensión intraocular y atrofia del nervio óptico y la retina ocasionando una pérdida progresiva de la visión. Su principal factor de riesgo es la hipertensión ocular y provoca una pérdida del campo visual o visión periférica que termina afectando a la visión central en casos más avanzados. La tensión ocular normal es de 10 a 20 mm Hg y a partir de 21 mm Hg se puede hablar de hipertensión ocular o glaucoma.

Afecta al 6% de la población española, sobre todo a personas de más de 40 años de edad. Más de 60 millones de personas del mundo padecen glaucoma, que es en la actualidad la segunda causa más común de ceguera.

Factores de riesgo del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad asintomática, indolora e irreversible, cuyos factores de riesgo son:

  • Una presión intraocular elevada.
  • Antecedentes familiares de glaucoma.
  • Tener una córnea fina.
  • Anatomía anormal del nervio óptico.
  • Ser miope.
  • Sinequias oculares anteriores y posteriores. Son adherencias anteriores entre la córnea y el iris o posteriores entre la córnea y el cristalino
  • Traumatismos y cirugías oculares.
  • Uso de corticoides.
  • Hipertensión arterial.

La presión intraocular se eleva cuando se bloquea el drenaje del humor acuoso que sale de los ángulos que son los canales que forman la córnea y el iris. Es importante que este líquido se renueve constantemente y que no se quede bloqueado. Al acumularse este líquido genera presión en todo el globo ocular degenerando las células de la retina que como consecuencia origina pérdida de visión que al principio es de los campos laterales de la visión pero luego se extiende al área central de nuestra visión. Se lesiona el nervio óptico porque presiona sobre la cara posterior del globo ocular provocando ceguera.

Tipos de glaucoma

El glaucoma puede ser de ángulo abierto cuando el líquido que fluye por la pupila hacia la cámara anterior del ojo tiene obstaculizado el paso. La presión intraocular aumenta de manera lenta y gradual. Suele ser asintomático hasta etapas muy avanzadas de la enfermedad.

El glaucoma puede ser de ángulo cerrado cuando se cierra el paso del líquido que fluye entre la córnea y el iris. Causa un brusco aumento de la presión intraocular y es necesario tratarlo rápidamente para evitar la ceguera.

Sus síntomas son dolor ocular, molestias o ardor en los ojos, pérdida de visión en los campos laterales, visión borrosa, percepción de lucecitas o chispas, ojos enrojecidos y náuseas o vómitos.

El glaucoma secundario se produce por enfermedades como la uveítis, diabetes, lesiones intraoculares y consumo frecuente de corticoides.

El glaucoma congénito se presenta en niños recién nacidos cuando el ojo no se desarrolla normalmente.

Pruebas para el diagnóstico del glaucoma

El diagnóstico del glaucoma se efectúa por las siguientes pruebas:

  • Tonometría: mide la tensión ocular dentro del ojo aplicando un tonómetro después de anestesiar el ojo con unas gotas. La tensión ocular normal es de 10 a 22 mmHg.
  • Oftalmoscopia para visualizar el fondo de ojo y detectar los daños causados en el nervio óptico.
  • Gonioscopia encaminada a detectar la amplitud del ángulo que se forma entre la córnea y el iris para comprobar si el ángulo es abierto o cerrado. Sirve para diagnosticar glaucomas de ángulo abierto o cerrado.
  • Perimetría para comprobar hasta qué punto ha afectado el glaucoma a su vista. Mide el mapa visual de cada persona.

diagnóstico y tratamiento del glaucoma

Prevención y tratamiento del glaucoma

Alimentación saludable

Dieta depurativa rica en líquidos y en verduras y frutas depurativas, entre las que citamos el apio y la cebolla, las alcachofas, los puerros y los espárragoso las espinacas.

Se deben consumir frutas depurativas como peras, las fresas, la piña, los cítricos. Es muy importante seguir una dieta depurativa porque ayuda a eliminar y drenar el exceso de humor acuoso depositado en el globo ocular.

Una dieta depurativa eficaz necesita un consumo abundante de líquidos por lo que se recomienda beber 8 vasos de agua al día, consumir muchos caldos y purés de verduras depurativas, beber zumos naturales e infusiones.

Consumo de alimentos antioxidantes que benefician a nuestros ojos y evitan la degeneración de nuestra retina como los betacarotenos o provitamina A: zanahorias, calabazas, melocotón, albaricoques, etc. Antocianidinas presentes en los arándanos y algunas bayas. La vitamina C presente en el tomate, el brócoli, la coliflor y los pimientos y la vitamina E presente en el germen de trigo, aguacate y en los aceites vegetales son fundamentales en este caso.

Ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 como el pescado azul: el salmón y la trucha contienen, además, astaxantina que es un potente antioxidante que protege a nuestra visión. Frutos secos ricos en fibras, antioxidantes, etc.

Se deben evitar los alimentos ricos en grasas saturadas, sal y azúcares refinados.

Recetas para combatir el glaucoma

Recetas para combatir el glaucoma

Caldo depurativo de verduras

Ingredientes

  • 2 nabos
  • 2 zanahorias
  • 1 rama de apio
  • 2 puerros
  • 1 patata
  • 1 hoja de laurel
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 8 tazas de agua

Elaboración

  • Se echa aceite en una olla y cuando esté caliente se añaden las verduras troceadas y se saltean hasta que se doren.
  • Se añade al agua y el laurel y se cuecen las verduras durante 1 hora.
  • Se toma calentito. Este caldo limpia el organismo y ayuda a eliminar el exceso de líquido o humor acuoso producido en el glaucoma.

Calabaza asada al horno

La calabaza es una verdura muy rica en betacarotenos o provitamina A que protege nuestra retina de la presión ocular alta y, además, contiene antioxidantes que neutralizan los efectos de los radicales libres sobre las células de la retina, nervio óptico y de las estructuras del globo ocular. También tiene efectos depurativos y ayuda a eliminar el exceso de humor acuoso acumulado en el ojo.

Se corta una calabaza en rodajas enteres y se colocan en un horno para asarlas a 180ºC durante 45 ó 50 minutos.

Una vez finalizada la cocción la dejamos templar y podemos sacar la pulpa con una cucharada. Se cortan 6 u 8 cuñas y se espolvorean con escamas de sal marina.

Salmón al horno

El salmón contiene ácidos grasos omega 3 y astaxantina, que es un antioxidante protector del ojo.

Ingredientes

  • 1 kg de salmón fresco en un lomo entero.
  • 2 patatas
  • 1 pimiento verde italiano
  • 2 tomates
  • 2 cebolletas
  • Vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

  • Se cortan las patatas en rodajas de 2 cm de grosor, picamos el pimiento y la cebolleta y los colocamos en la fuente del horno en la cual horneamos a 190º durante 20 minutos hasta que se ablanden las patatas y las verduras. Dejamos que se cocine el salmón durante 10 minutos.

Otras medidas preventivas para el glaucoma

Moderar el consumo de alcohol

> Consumo de alcohol: efectos, prevención y tratamiento

Ejercicio físico corporal y gimnasia ocular

  • Ejercicio físico durante más de 30 minutos al día para movilizar nuestros músculos y la circulación de todos los fluidos corporales: sangre, linfa y humor acuoso lo cual disminuye la hipertensión ocular.
  • Ejercicios de movimientos de los ojos: muévelos hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados y girarlos en todas las direcciones. Esto ayudará a reducir la presión intraocular y a eliminar las toxinas.

Descanso y relajación necesaria para los ojos

  • Descansar los ojos después de trabajar mucho tiempo con el ordenador o de realizar trabajos intelectuales.
  • Estar relajados y dormir bien.
  • Protegerse con gafas de sol.

> 5 recetas para Cuidar Tu Vista

Controles y revisiones médicas

  • Control de la tensión arterial para evitar la hipertensión arterial y los niveles elevados de colesterol malo, glucosa, etc.
  • Controles oftalmológicos periódicos para tomar la tensión ocular. A partir de los 40 años de edad es necesario acudir 1 vez al año al oftalmólogo.
  • Tener cuidado con algunos fármacos que incrementan la presión del globo ocular como, por ejemplo, los corticoides.

 

Fuentes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com