¿Cómo aliviar el dolor reumático?

Generalmente el reuma es una consecuencia de una combinación de factores como pueden ser razones genéticas, el desgaste natural, lesiones o la evolución de enfermedades reumáticas autoinmunes, entre otros.

El principal síntoma es el dolor. No obstante, también se pueden presentar otros síntomas como enrojecimiento, hinchazón y rigidez de los músculos y articulaciones.

Alivio del dolor mediante terapias no farmacológicas

Las terapias farmacológicas permiten un buen control de la enfermedad. Sin embargo, el tratamiento más efectivo es aquel que combina fármacos con tratamientos no farmacológicos. Estos tratamientos o terapias no curan por completo la enfermedad ni el dolor, pero sí lo pueden reducir y aliviar los síntomas.

A pesar de que estas terapias no farmacológicas son beneficiosas para el dolor reumático, cada profesional tiene su propia opinión en cuanto a su validez científica. Además, cada paciente tiene sus propias características y necesidades y, en consecuencia, su terapia personalizada. Por tanto, no son terapias aplicables en todos los casos y es necesario acudir al médico para evitar que interfiera con el tratamiento farmacológico.

Hacer ejercicio

Está comprobado que el ejercicio periódico es imprescindible para fortalecer los músculos y mejorar la movilidad de las articulaciones.

Además, el hecho de hacer ejercicio beneficia nuestro organismo ya que aumenta la producción de endorfinas, unas sustancias narcóticas que reducen la sensación de dolor. Por otra parte, el ejercicio también mejora la salud mental.

Tratamientos de aplicación local de frío o calor

Por una parte, envolver hielo en una toalla y aplicarlo en el área de dolor durante aproximadamente 20 minutos varias veces al día, ayuda a conseguir algo de alivio.

También se puede hacer con duchas de agua fría. Por la otra, hacer el mismo tratamiento pero con una bolsa de agua caliente o almohadilla eléctrica.

Terapia de Andulación

La tecnología de la Andulación es un tratamiento basado en principios biofísicos que alivian el dolor a la vez que mejoran el bienestar físico.

Esta terapia combina estímulos de vibración con calor mediante infrarrojos. Empresas como HHP Spain ofrecen estos dispositivos de Andulación para aliviar el dolor en casa.

Terapias de masaje, relajación y meditación

Estas terapias se aplican por un profesional con el fin de mitigar los inputs de dolor que se envían desde el cerebro.

Acupuntura y osteopatía

A pesar de que no esté avalado científicamente, parece ser que este tipo de terapias manuales alivian el dolor a nivel de la médula espinal. Como sucede al hacer ejercicio, el organismo libera endorfinas y reduce la sensación de dolor.

Productos naturales

Los productos con efectos analgésicos y antiinflamatorios pueden contribuir en la disminución del dolor. Existen múltiples suplementos nutricionales de plantas naturales con propiedades antiinflamatorias como la cúrcuma, la vitamina C o aceite de aguacate.

Alimentación

Una alimentación rica en fibra y bajo en grasas es la ideal para tratar el dolor reumático. Con una dieta sana y equilibrada se puede evitar el aumento de peso, haciendo que se reduzca la inflamación y la presión en las articulaciones. Por ejemplo, el Omega3 tiene efectos antiinflamatorios.

Por tanto, si se introducen alimentos ricos en Omega3 en la alimentación diaria, como es el pescado azul, se puede ayudar a aliviar los síntomas.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha impulsado una iniciativa internacional que consiste en responder a la pregunta “¿Qué es lo que de verdad importa a los pacientes?”.

Para conseguir resultados se ha iniciado la “encuesta RAMatters” y se anima a contribuir tanto a profesionales como pacientes. La finalidad de esta iniciativa es hacer que las personas que sufren artritis reumatoide puedan vivir lo mejor posible.

Imagen de Shutterstock: Puntos de dolor en articulaciones

Comentarios
  1. jose gregorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *