fbpx

4 vitaminas para la salud del cerebro y la memoria

¿Sabías que el cerebro humano usa más energía que cualquier otro órgano del cuerpo? El cerebro representa solo el 2% del peso corporal total, aun así, concentra más del 20% del gasto energético total del cuerpo.1

4 vitaminas para la salud del cerebro y la memoria

De cara a las vitaminas que apoyan la salud del cerebro, debemos entender que se trata de un órgano al que muchas veces comparamos con una esponja que absorbe todo lo que puede. En esa absorción se incluyen los nutrientes de los alimentos y los suplementos alimenticios, para ayudar a mantenerse activo.

Existen muchas vitaminas indicadas para ayudar a mantener e incluso mejorar su función cerebral. Ten en cuenta que se trata de un órgano que nunca descansa, por lo que una dosis extra de vitaminas no le va a venir nada mal a tu cerebro, que funciona las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Conoce las 4 mejores vitaminas para el cerebro y la memoria

Vitaminas B

Se podría decir que es son las vitaminas más representativas del cerebro. Concretamente, la B12 es una de las más efectivas. De hecho, la investigación ha confirmado que existe una correlación directa entre la deficiencia de vitamina B12 y la mala salud del cerebro.2

Una conexión entre las vitaminas B y la salud del cerebro es con la homocisteína. Los niveles altos de homocisteína pueden contribuir a la mala salud, lo que incluye una función cerebral deficiente.3 Por ello, está científicamente probado que las vitaminas B ayudan a mantener controlados los niveles de homocisteína.

“Las vitaminas B que participan en el metabolismo de un carbono incluyen folato, vitamina B12 y B6. La deficiencia o los defectos congénitos en las enzimas involucradas en el metabolismo de estas vitaminas B están asociados con el deterioro de la función cerebral.4

Por otra parte, las vitaminas B están íntimamente involucradas en la producción de energía catabólica en las células. Una vez en el cerebro, los mecanismos específicos de absorción celular dictan la distribución. Es más, todas las vitaminas B tienen grandes transformaciones, que van del 8% al 100% por día, pero sus niveles están estrechamente regulados por múltiples mecanismos homeostáticos en el cerebro.5

Vitamina C

Al igual que la vitamina B, también puede ayudar a mantener la salud del cerebro debido a su alta actividad antioxidante. Según una revisión de 50 estudios realizada en 2017, el beneficio cerebral primario que proviene de la vitamina C es para aquellos que tienen deficiencia de este nutriente.6

Según un artículo publicado en la revista Nutrients, cada vez más pruebas apuntan a la vitamina C como un factor homeostático redox importante en el sistema nervioso central, vinculando un suministro dietético inadecuado de vitamina C con efectos negativos sobre el rendimiento cognitivo.7 Esto es especialmente cierto con los adultos mayores, ya que la deficiencia de vitamina C es más común entre las personas mayores.


Te puede interesar:

La importancia de las vitaminas en la alimentación

Vitamina E

Tiene un mecanismo similar a la vitamina C, porque también es un poderoso antioxidante. La investigación demuestra que los niveles bajos de vitamina E pueden contribuir a una función cerebral deficiente.8 Los estudios preliminares en animales sugieren que la suplementación con esta vitamina puede tener un efecto protector sobre la función cerebral.9

Vitamina K

También beneficia la salud del cerebro. Cuando pensamos en la vitamina K, generalmente pensamos en huesos fuertes, pero deberíamos tener en cuenta que sirve como revulsivo para la salud del cerebro. Los estudios han demostrado que la vitamina K influye en los esfingolípidos, que son compuestos de ácidos grasos en las membranas celulares del cerebro.10

Para determinar la asociación entre el estado de la vitamina K y la función cerebral, los investigadores evaluaron a 192 personas iguales o mayores de 65 años. Esto se conocía como el estudio CLIP y los investigadores concluyeron: “El principal hallazgo de este estudio transversal es que, independientemente de todos los posibles factores de confusión medidos, el aumento de la ingesta dietética de vitamina K se asoció con una mejor cognición y comportamiento entre los pacientes geriátricos”.11

Cabe añadir que algunos medicamentos comunes pueden causar deficiencias en las vitaminas B, C y K.

Conceptos básicos de la salud del cerebro

Estas vitaminas fundamentales (B, C, E y K) pueden ayudar a mantener la salud en muchos niveles, incluida la función cerebral. Sin embargo, cuando se trata de mantener, mejorar y proteger la salud del cerebro, también es importante recordar a los pacientes estos tres factores básicos del estilo de vida:

  • Ejercicio. La investigación muestra que el ejercicio no solo ayuda a tu cuerpo a mantenerse en forma, también ayuda a tu cerebro. Hacer ejercicio moderado tiene muchos beneficios para el cerebro, incluida la memoria y la cognición.
  • Dormir. Es fundamental para la salud en general, pero también es importante para el bienestar cerebral. Mientras el cuerpo duerme, el sistema glifático se activa para comenzar a desintoxicar el cerebro de las proteínas neurotóxicas de desecho.12
  • Dieta. La investigación es clara: se recomienda una dieta integral sin procesar que incluya muchas grasas saludables. Es bueno para el cerebro.
cómo mantener tu cerebro sano y activo

Te puede interesar


Proteger y mejorar la función cerebral es importante para todos nosotros. Puedes optar por seguir un plan proactivo de salud cerebral que incluye consejos básicos sobre el estilo de vida. A esto se le debería añadir la prevención de la deficiencia de nutrientes y la suplementación con vitaminas que promueven la salud cerebral.

¡Ahora puedes ponerte en marcha para «absorber» todos estos beneficios y potenciar tu súper cerebro!

Referencias

1. Raichle ME. Two views of brain function. Trends in Cognitive Science. 2010;14:180-190.

2. Health Quality Ontario. Vitamin B12 and cognitive function. Ontario Health Technology Assessment Series. 2013;13(23):1-45.

3. Ford AH, Garrido GJ, Beer C, et al. Homocysteine, grey matter and cognitive function in adults with cardiovascular disease. PLoS ONE. 2012;7(3).

4. Rosenberg IH. B vitamins, homocysteine and neurocognitive function. Nutrition Reviews. 2001;59(8):S69-S74.

5. Kennedy DO. B vitamins and the brain: mechanisms, dose and efficacy—a review. Nutrients;2016;8(2):68.

6. Travica N, Ried K, Sali A, et al. Vitamin C status on cognitive function: a systematic review. Nutrients. 2017;9(9):960.

7. Hansen S, Tveden-Nyborg P, Lykkesfeldt J. Does vitamin C deficiency affect cognitive development and function? Nutrients. 2014;6(9):3818-3846.

8. Mangialasche F, XuW, Kivipelto M, et al. Tocopherols and tocotrienols plasma levels are associated with cognitive impairment. Neurobiological Aging. 2012;33(10):2282-90.

9. La Fata G, van Vliet N, Barnhoorn S, et al. Vitamin E supplementation reduces cellular loss in the brain of a premature aging mouse model. The Journal of Prevention of Alzheimer’s Disease. 2017;Aug 8.

10. Ferland G. Vitamin K, an emerging nutrient in brain function. Biofactors. 2012;38(2):151-7.

11. Chouet J, Ferland G, Feart C, et al. Dietary vitamin K intake is associated with cognition and behavior among geriatric patients: The CLIP study. Nutrients. 2015;7(8):6739-6750.

12. Shokri-Kojori E, Wang G, Wiers CE, et al. β-amyloid accumulation in the human brain after one night of sleep deprivation. PNAS. 2018;115(17):4483-4488.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *