Cómo cambiar el estado de ánimo

Cómo cambiar el estado de ánimo con un sencillo ejercicio

Comparte si te ha gustado

En ese artículo aprenderás cómo cambiar el estado de animo fácilmente a través de una ancla, un ejercicio que no te llevará mucho tiempo practicar cada día y que con el hábito sólo te aportará bienestar mental y emocional.

Cómo cambiar el estado de ánimo

Normalmente voy a trabajar en bici, pero ayer decidí coger el coche. Antes de empezar a conducir, abrí el contenedor de los cd y empecé a buscar uno que me gustara y que me acompañara en aquel trayecto de 20 minutos.
Encontré uno sin nombre. Tenía pinta de ser bastante viejo, quizás de la época de la universidad. Con gran curiosidad lo puse y empecé a conducir.

Al cabo de unos segundos empezó la canción: The final countdown de Europe. Desde las primeras notas de la canción, mi mente viajó al instante a un día de primavera del 1999. Era el primer año de la universidad y estaba enamorada de un compañero de curso, que fue el que me regaló aquel cd.

Fue como tener una máquina del tiempo que me tele-transportara al pasado, a aquel día específico de una lejana primavera romana.

De repente surgieron, como las burbujas de una lata de coca-cola, todas las sensaciones de serenidad, amor y confianza que sentí en aquel entonces, cuando escuchaba aquel cd por primera vez, mirando la puesta del sol en uno de los lugares más románticos de Roma, el Gianicolo.

Este fenómeno se llama ancla.

El poder de las anclas

Una ancla es una imagen, un olor, un sonido, un tacto que nos llevan a una sensación particular de forma instantánea.

Es algo muy natural que todos experimentamos porque nuestra mente ha creado unos circuitos neuronales muy fuertes, que conectan aquella sensación o recuerdo a un estímulo específico.

Podemos beneficiarnos de este mecanismo natural de nuestro cerebro para crear anclas a nuestro favor y generar, así, las emociones que deseamos en los momentos que queremos sentirlas.

Por ejemplo, podemos crear una ancla que nos permita sentir motivación en los momentos de desanimo, o tranquilidad en los momentos de estrés.

Sería como tener un mando: cuando quisiéramos motivarnos, solo necesitaríamos apretar el botón de la motivación o de la tranquilidad para salir de un estado emocional no deseado (el desanimo o el estrés).

ancla bien tus emociones

Cómo cambiar el estado de ánimo cuando estás estresado

¿Te imaginas lo genial que sería sentir tranquilidad de forma instantánea cuando te sientes estresado?

Vamos a pasar a la acción y vamos a crear una ancla relacionada con la tranquilidad, una ancla que nos ayude a gestionar el estrés de una manera muy sana y fácil.

Cierra los ojos y piensa en una situación en la que te sentiste realmente relajado y tranquilo.

Sumérgete completamente en aquel momento como si lo estuvieras viviendo otra vez con todos tus sentidos. Vuelve a mirar lo que veías, vuelve a escuchar lo que escuchabas y siente lo relajado que estabas.

Si no se te ocurre ninguna experiencia, entonces imagínala.

Piensa en un lugar en el que te encuentres tranquilo y sereno e imagínate allí.

Contacta con esa sensación de tranquilidad, esa sensación que en aquel momento inundaba cada célula de tu cuerpo.

Ahora, mientras estás reviviendo esta experiencia tan relajante y tranquilizadora, aprieta con fuerza las yemas de tus dedos pulgar e índice de ambas manos.

Haciéndolo estas asociando esta particular presión de tus dedos con la sensación de paz y tranquilidad.

Repite este ejercicio por lo menos 5 veces seguidas. Luego, sin pensar en nada, vuelve a apretar tus dedos de la misma forma y dime: ¿Qué sientes? Deberías sentir una sensación de tranquilidad.

Sigue repitiendo este ejercicio durante unos 21-30 días a la misma hora: tómate unos minutos para ti, cierra los ojos y piensa en aquella situación en la que te sentiste realmente relajado. Vuelve a apretar tus dedos cuando estés experimentando aquella experiencia de manera vívida, percibiendo cada uno de sus matices.

Repitiendo tu ancla todos los día la reforzarás, de manera que cuando te sientas estresado y nervioso, apretando tus dedos podrás conectar con la sensación de paz y tranquilidad que necesitas para salir de ese estado emocional desagradable.

Las anclas van a ser un valioso recurso para tu vida diaria, para aprender a tomar más conciencia de cómo te sientes y de cómo quieres sentirte.

Transforma tus anclas negativas en anclas que te ayuden a sentir bien

Como te decía antes, las anclas no son nada más que neuro asociaciones entre un estímulo y una sensación.

Naturalmente no existen sólo anclas positivas, que están asociadas a emociones y sensaciones agradables, sino que también existen las anclas negativas, asociadas a momentos desagradables de nuestra vida y, como consecuencia de ello, evocan sensaciones negativas.

Nuestra vida diaria está diseminada de anclas negativas y la mayoría de las veces no somos conscientes de ello.

Te pongo un ejemplo. El día que mi ex pareja me dejó, tenía puesta una colonia floreal, que hasta aquel día siempre me había gustado mucho. Pero, el día en el que él me dejó, aquel perfume se transformó en una poderosa ancla negativa: el olor de la colonia me hacía sentir triste, acordándome de aquel acontecimiento de mi vida.

Transforma tus anclas negativas en anclas para tu bienestar

Aquel verano me fui de vacaciones con mis mejores amigas a las islas griegas. Durante una maravillosa noche llena de estrellas nos fuimos a la fiesta más bonita en la que participé: una fiesta en la orilla del mar, con buena comida, buena gente, buena música y tanta diversión. Aquella noche llevaba aquella colonia. Desde entonces, cada vez que me la pongo, mi mente asocia el perfume a la fiesta griega, una de las noches más divertidas de mi vida, no a mi ex.

Es decir, que la ancla negativa colapsó, dejando el paso a una nueva, positiva y aún más fuerte.

Así que, para que las anclas negativas colapsen, necesitamos asociar aquel determinado estimulo a una fuerte sensación agradable.

¿Cuales son tus anclas negativas? Identifícalas y empiezas a colapsarlas.

Si no lo consigues porque te resultan demasiado fuertes, entonces destrúyelas: tira aquella colonia, rompe aquel cd.
Llena tu vida de anclas positivas que te ayuden a ser director y guionista de tu propia vida.

¿Crees que podrás cambiar el estado de ánimo que desees practicando este ejercicio de anclaje emocional?

Imágenes de Shutterstock: Cámara y fotos antiguas y Mujer perfumándose

Guardar

Guardar

6 comentarios en “Cómo cambiar el estado de ánimo con un sencillo ejercicio”

  1. Hola Federica:
    Yo soy un hombre de 43 años, soy profesionista y tengo un buen cargo acorde a mi desarrollo profesional, el problema que tengo es que desde muy joven siempre he sido un poco timido y considero que eso me ha complicado crecer como persona quiero saber que tipo de ancla me puede recomendar para empezar a cambiar esa parte de mi personalidad que considero no me ayuda.
    Gracias

    1. Buenos días Antonio:
      ¿de qué forma tu timidez te ha complicado crecer como persona? Creo que lo primero sería darte cuenta de esto porque es el primer paso para poderlo cambiar. Al fin y al cabo la timidez es la consecuencia de un proceso mental que hacemos en determinadas situaciones. Digo en determinadas situaciones porque estoy segura que no siempre te comportas con timidez. Seguramente en algunos entornos en que te sientes más relajado te comportarás de manera diferente.
      Así que, toma consciencia de cuáles son las situaciones en que te sientes bloqueado y de cuáles son los pensamientos que tienes en estas situaciones. Después empieza por cambiar estos pensamientos y entrenar todos los días un poquito para desarrollar aquella faceta de tu personalidad que te gustaría tener. Haz algo todos los días para salir de tu zona de confort y para superar esta timidez.
      También puedes crear un ancla pensando en una situación de tu vida en la que conseguiste comportarte de la manera deseada, superando la timidez. Intensifica este recuerdo fijándote en cada sensación positiva luego crea tu ancla ye úsala todos los días para que se consolide. Si no encuentras un recuerdo así invéntatelo. Visualiza todos los días el tipo de persona en el que quieres transformarte y crea el ancla durante la visualización.
      Espero que mi respuesta te sirva. Te deseo una bonita semana
      Un abrazo
      Federica

  2. Me gustaría que me dijeran como ayudar a un familiar que ya es mayor llega siempre de trabajar de malas empieza a aventar cosas y a decir cuanta ofensa puede hasta que se cansa creo que lo frustra todo, me gustaría ayudarlo pero por lo que me ha dicho no quiere después de un rato se calma pero así es todos los días.

    1. Querida Olga,
      entiendo como te sientes. Es muy duro ver a una persona cercana y querida actuar de esta manera, querer ayudarla y no saber que hacer.
      El primer paso para hacerlo es que él quiera cambiar, que él se de cuenta de que es el único responsable de la manera en la que se siente y el único que puede cambiar sus sentimientos. Tu puedes solo ofrecerle posibilidades e ideas para que tome consciencia de ello y entonces cambie su actitud, pero realmente el trabajo lo tiene que hacer él.
      A veces resulta más fácil actuar desde la queja y el victimismo que tomarnos la responsabilidad plena de nuestra vida. Quizás es esto lo que le pasa.
      La próxima semana voy a publicar un artículo sobre este tema, espero que te resulte útil para llevar esta situación y para apoyar a tu familiar.
      Un abrazo muy cariñoso
      Federica

  3. Me fascinan los aromas. Me parece algo magico que te transporta a los recuerdos. Tengo especial preferencia por los aromas frutales y florales citricos. Uno en especial me recuerda una etapa de amor y libertad que tuve cuando enmorada viaje y conoci lugares donde la brisa y el clima me dieron un gran respiro. Quiero volver a tener un ancla positiva.
    Pase por situciones que me han confrontado con mi familia, mi trabajo y mi relacion de pareja. Amo mi profesión pero me distancia de mis seres queridos. Ahora q mi madre fallecio mi hermano me acusa de «no haber estado» y siento que es injusto pues me enfoque en el trabajo por estabilidad económica. Me pregunto por que si lo que antes buscaba era claro, que hace que ahora me sienta desenfocada.

    1. Querida Rosa:
      Siento muchísimo lo de tu madre y los malentendidos con tu familia. Creo que la vida no es nada más que un proceso de aprendizaje, una gran escuela donde todos aprendemos a mejorar y a alcanzar nuestros sueños. Hacemos lo que podemos con los recursos que tenemos en aquel determinado momento. Sólo con el dialogo y la comprensión con nosotros mismos y con los demás es posible crear un espacio sereno. Estoy segura que vas a llenar tu vida de mil anclas positivas que van a apoyarte a superar los momentos grises. Llena de aromas floreales tus días, encuentra anclas que puedan ayudarte también a tener una comunicación clara y serena con tu hermano para que podáis comunicar desde el corazón. Utiliza los increíbles recursos de tu imaginacion para crear aquel espacio sereno que necesitas. Un abrazo muy fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba