Cómo incorporar hábitos saludables en tu día a día

¿Te pasa que hay algunos hábitos saludables que te gustaría incorporar en tu vida y parece que no hay manera de conseguirlo?

  • Ir al gimnasio
  • Comer “bien”
  • Beber más agua
  • Ponerte la crema hidratante por las mañanas
  • Meditar cada día…

6 claves para incorporar nuevos hábitos saludables en tu rutina diaria

Hoy te propongo algunas claves para que te sea más fácil incorporar hábitos saludables en tu día a día.

1. Clarifica bien lo que quieres

¿Realmente quieres ir al gimnasio? ¿O crees que debes ir al gimnasio?
¿Por qué es importante para ti comer bien?

¿Qué quieres conseguir con este nuevo hábito?

Profundiza en qué quieres conseguir y en tus motivaciones. Cuando tienes una idea clara de lo que quieres, es mucho más fácil trabajar para conseguirlo.

Se trata de crearte el camino para llegar a una meta que tienes muy clara. Si la meta no está clara, es muy difícil trazar el camino.

2. Plantéate objetivos muy pequeños y específicos

Proponte pequeños objetivos cada semana que te acerquen a lo que quieres conseguir.

Los objetivos tienen que ser muy, muy específicos, definiendo exactamente cuándo lo harás y qué harás para acordarte.

Por ejemplo, si el hábito que quieres incorporar es beber más agua, la primera semana, puedes proponerte: cada día, en el descanso del café, beberé 1 vaso de agua (me pondré un post-it en la taza de café para acordarme).
Si el hábito que quieres incorporar es comer de manera saludable, puedes proponerte: cada día, me llevaré una fruta para media mañana. Me la pondré en el bolso por la noche, cuando prepare la cena.

3. Empieza ya

No pospongas el momento de empezar, al lunes, al 1 de enero o cuando cumplas años.
Empieza hoy con una pequeña cosa.

4. Póntelo fácil

Lo más difícil cuando quieres incorporar un nuevo hábito es el momento de empezar, es ahí donde nos asalta la pereza, el olvido, las excusas… Así que piensa en qué estrategias te pueden ayudar a hacerlo lo más fácil posible.

Por ejemplo, si te has propuesto ir al gimnasio, martes y jueves al salir del trabajo, prepárate la bolsa el día antes y déjala en el coche, queda con tu amiga en el gimnasio, apúntatelo en la agenda…
Si lo que quieres es comer una ensalada cada noche, llena la nevera de hortalizas y asegúrate que no hay pizza congelada en el congelador, busca recetas apetitosas…

5. Asócialo con otros hábitos

Asociar el nuevo hábito con alguno que ya tengas cómo tu ducha diaria, el lavarte los dientes, el sacar el perro a pasear… te ayuda a no olvidarlo.

Por ejemplo, si quieres meditar cada día, puedes prepararte un rincón en tu habitación y ponerte cada día 5 minutos justo antes de la ducha.

La excelencia es un hábito no un acto

6. Celebra tus logros

Ve siguiendo tus progresos y celebra tus logros, felicitándote por lo bien que lo estás haciendo y también, proponiéndote algún premio saludable cuando alcances alguna meta.

Por ejemplo, cuando haya ido al gimnasio 3 veces por semana, durante 2 semanas, me regalo un masaje relajante.

Y tú, ¿cuáles son los hábitos que quieres adquirir y se te resisten? ¿Qué has probado que te funcione?
¡Me encantará que compartas tus comentarios!

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *